A comprar que llegó Diciembre!

0

Por MiguelJ MondragónD

Twitter @Miguel_Mondrag

Twitter: @Miguel_Mondrag
Twitter: @Miguel_Mondrag

Defensor de Derechos Humanos, transformando vidas. Gestor social y comunitario. Administrador de Empresas Especialista en Gerencia Social. Experiencia en procesos de intervención social con comunidades de base.

La economía solidaria como forma de producción, consumo y distribución de riqueza, es un tipo de economía que se centra en valorar al SER humano, por encima de priorizar el capital económico. Promueve asociatividad, cooperación y autogestión y su finalidad principal es fomentar el desarrollo humano.

Centros comerciales, grandes avenidas, estrechas calles en el centro de la ciudad anuncian desde finales de octubre muy tempranamente que diciembre ha llegado, atiborrados de lucecitas, guirnaldas, flores, y diversidad de arreglos navideños abundan a más no poder. Como un suplicio y verdadero tormento se convierte esto para quienes el sentido de la época lo encuentran en los valores y la tradición familiar. En el regreso a casa, en el reencuentro con los amigos de siempre, en las añoranzas de las cálidas reuniones familiares en casa de los abuelos escuchando villancicos en torno el pesebre, y con el arbolito de chamizo recubierto con algodón decorado con bolitas de colores en forma de lágrimas, y en su base, muchas tarjetas de navidad que hoy nadie envía: Todo ha cambiado.

El mundo ha cambiado, diciembre y la celebración de la natividad han cambiado, las costumbres con las que crecimos han cambiado, hoy todo gira en torno al consumo, fastuosas fiestas en clubes, la feria y su rumba corrida, atrás quedaron las costumbres y la tradición de unión y encuentro familiar. Que en diciembre haya alegría, alboroto, y el despiporre de celebración tras celebración es cosa de quiénes lo gozan y lo disfrutan, diferente es que el consumismo y los grandes pulpos comerciales; como las grandes superficies nos envuelvan y se lleven todas las ganancias, por el incontrolado frenesí de compradores compulsivos, sedientos de gastar en artículos de decoración, regalos, opíparas cenas navideñas, licor y más licor, pólvora, y cuanta cosa innecesaria ofrece el comercio por estos días.

¿Qué pensarán hoy niñas y niños, jóvenes adolescentes de lo que significa para ellos diciembre y la navidad? una firma encuestadora o un medio de comunicación que lo averigüen, y en esta crisis de valores en la que nos hemos sumergido, el resultado no habría de extrañarnos. Una prueba, pregunta a tus hijos si ellos hoy juegan a los aguinaldos: Pajita en boca, dar y no recibir, el beso robao, entre otros.

Con sentido de solidaridad digámosle no a “Vicente que siempre va para dónde va la gente”, reflexionemos, decidámonos a apoyar al pequeño empresario, a la

artesana de la Loma de la Cruz en Cali, buscar en Aguablanca a las mujeres matronas negras emprendedoras que cocinan las delicias de la gastronomía del pacifico, a Inés que fabrica bebidas espirituosas con pene de tortuga que no solo levantan el ánimo, ir hasta donde Alicia la lideresa de Paz y Bien, la más experta en Economía Solidaria, ahora con sus muchachos de Potrero Grande rebuscándose para salvarles la vida y sacarlos de sus dinámicas de conflicto, creando y ofreciendo artículos navideños. Cuánto ayudaríamos si nos decidiéramos a pensar más en el ser que en el tener.

No prevalece la dignidad humana cuando no hay justicia social, así nunca alcanzaremos la paz. Ser solidarios, propiciar escenarios para la generación de ingresos de las comunidades menos favorecidas es tarea de todas y todos. Anuncian y soplan vientos de transformación para Cali, en épocas de posconflicto la Economía Solidaria es la protagonista para las grandes transformaciones que generan grandes cambios, actuando solidariamente contribuimos a superar pobrezas y a distribuir la riqueza en la Cali Social, en la Cali Empresa de todas y todos, porque si nos unimos Una Cali mejor es posible!

Comments are closed.