A Brasil “mochileando”

0

Aunque no es tan fácil, ir a Brasil también es posible “regatiando”, animándose a aventurarse especialmente en la consecución de boletas, que seguramente pueden resultar muy costosas para las fases finales, pero asequibles para los tres primeros partidos de la selección.

Crédito: EFE/Mauricio Dueñas
Crédito: EFE/Mauricio Dueñas

Para armar su plan, usted puede esperar hasta la primera semana de diciembre cuando se defina el calendario y la sede de la Selección. Las distancias entre las ciudades brasileñas son muy grandes, por lo que llegar a Sao Paulo o a Rio no es garantía de mucho, aunque es un avance. Entre esas ciudades y las del nordeste brasileño hay distancias que son un poco más largas que ir de Cali a Santa Marta. Usted tendría que recorrer casi 1800 km.

Si está decidido, un camino es ir a Leticia, en donde usted puede llegar con un vuelo directo que sale de Bogotá y que le cuesta unos 600.000 pesos. Pasar la frontera a Tabatinga es muy fácil, es prácticamente atravesar una calle; sin embargo, Tabatinga está aislado del resto de Brasil. Allí tiene dos opciones para internarse en ese gigante: podrá navegar por el Amazonas hasta Manaos o tomar un vuelo por una aerolínea regional que opere desde el aeropuerto de Tabatinga y llegar a cualquier ciudad brasileña. El costo del tiquete varía en función de la distancia, pero todas quedan lejos y usted tendría que alistar aproximadamente 700 dólares para comprar el boleto aéreo de ida y regreso.

Este puede ser un buen camino si Colombia tiene que jugar en Fortaleza, Salvador o Recife.

Todavía hay algunas opciones de tiquetes aéreos a precios razonables para ir a Rio, a Sao Paulo o a Brasilia. Ninguno le baja de 1.000 dólares, pero en algunos casos la cotización sube de los 2000, es decir, casi tres veces el costo del tiquete en una época que no sea la del Mundial.

Algunas personas están explorando irse por Asunción o Montevideo, para después entrar por tierra por la frontera sur. Esta opción podría ser buena si Colombia tiene que jugar en ciudades del sur como Porto Alegre o Curitiba.

Seis caleños y cinco barranquilleros, un grupo de amigos, viajarán a Sao Paulo, unos, y a Manaos, otros, para vivir la experiencia del Mundial.

Steven Rozen, caleño y aficionado al fútbol, consiguió un pasaje por avión en una promoción con LAN, sumando algunas millas consiguió tiquete ida y regreso Cali-Bogotá, Bogotá-Lima, Lima-Sao Paulo en 1.100.000 pesos, se puso en contacto con amigos suyos en la ciudad brasileña y aplicó al sorteo de la FIFA por entradas para seguir a un equipo específico (Colombia) en sus partidos hasta octavos de final. Cuenta con que sus amigos en Sao Paulo le brinden hospedaje y que Colombia sea cabeza de serie de alguno de los grupos B, C, D, F o H.

Según él, el presupuesto por persona no supera los 8 millones de pesos, entre transportes al interior de Brasil, alimentación, hospedaje y el tiquete (en avión, que ya pagaron en LAN); todo, sujeto a salir favorecidos entre los más de 4 millones de personas que aplicaron al primer sorteo de compra de boletas con la FIFA. De esta forma, Steven, Adrián y Joseph son los caleños que viajarán a Sao Paulo, y Jacob, Joel y otro de sus amigos irán a Manaos. Estos últimos lo harán viajando por Leticia, para ingresar por tierra a Brasil; dormirán en un hotel que consiguieron, en el que pasar la noche cuesta 30 dólares. Pero ellos aplicaron a las entradas por sede específica, para presenciar los cinco partidos en Manaos en la mejor categoría de boletas.

Consulte más maneras de llegar a Brasil para el Mundial de Fútbol 2014 en las opciones de este especial.

Comments are closed.