A construir ciclorrutas

0

pablo-uribeExiste un vehículo que no contamina; que ocupa menos espacio que un bus o un carro y por lo tanto produce menos trancón; que es muchísimo más barato que una moto, no solo por su precio, sino también porque no usa combustible; que además de transportarnos también nos ejercita: así nos ayuda a bajar esos kilos de más que tenemos muchos caleños que sufrimos de obesidad. Este vehículo existe y ha estado en frente de nuestras narices desde hace décadas. Es la bicicleta.

La bicicleta siempre ha sido un medio de transporte para miles de caleños, pero ahora que el trancón empeora cada día que pasa, pues muchos han dejado de ver este aparato como una máquina de hacer ejercicio y más como una opción viable para moverse de la casa al trabajo y/o universidad.

Me gusta la idea de ir al trabajo en bicicleta; es más, cuando estudiaba en la universidad muchas veces la utilicé como medio de transporte y esas veces que lo hice me encantó.

Pero, existe un problema y es que la bicicleta no tiene los caminos apropiados para ser utilizada. Cuando voy al trabajo todos los días, me doy cuenta que los ciclistas tienen que ir en la misma calle que los carros, los buses y las motos. Esto para un ciclista, es casi que un suicidio.

Para ser sinceros, las calles de Cali no son las más amplias del mundo. Los carros muchas veces no caben y siempre están tratando de pasarse de carril o de acelerar lo que más puedan; son animales de latón andando a altas velocidades y cualquier golpe de ellos podría ser mortal. Ahora, sumémosle a eso las motos, andando entre los carros a altas velocidades, zigzagueando y moviéndose sin parar para poder pasar lo más rápido posible sus obstáculos. Por último, los buses: auténticos mastodontes gigantescos que pueden aplastar a cualquiera que se les atraviese. Imaginémonos ese caos por un segundo y pongámonos en los zapatos de los ciclistas que tienen que atravesar esa marea de metal y humo todos los días… Da miedo de solo imaginarlo.

La finalidad de construir una calle es que todos los ciudadanos, y cuando digo todos es TODOS, se puedan mover más fácilmente, lastimosamente las calles que existen en Cali sólo le sirven a una parte de nuestros ciudadanos.

Con todos los caleños que utilizan la “cicla” para movilizarse podríamos llenar 7 veces el Pascual, 250 mil personas, y esto ya es una razón para invertir fuertemente en el bienestar y el progreso de todas estas. Hay que comenzar a construir ciclorrutas en los trayectos más usados por la gente.

Ahora, no estoy diciendo que dejemos de construir autopistas. Para nada, antes por el contrario, Cali tiene una necesidad gigantesca de infraestructura; nuestras calles se nos quedaron chiquitas hace rato y el Municipio está quedado en esta labor. Aun así, existen cientos de miles de personas que no tienen por donde transportarse en la ciudad y hay que ayudarles, no podemos seguir permitiendo que sigan arriesgando su vida todos los días.

A construir ciclorrutas.

Pablo Uribe

@pablouribecali

Comments are closed.