ABC de los acuerdos de paz

0

El acuerdo al que llegaron el gobierno y las Farc este miércoles 24 de agosto de 2016 quedará grabada en la historia colombiana. El fin de la guerra es un hecho. No obstante, siguen asaltando dudas en torno a lo acordado ¿en qué consiste? ¿cuáles son sus implicaciones en el Cauca? El Nuevo Liberal hace un resumen de lo que significan los seis puntos que definirán la hoja de ruta en el posconflicto.

Punto 1: Reforma rural integral

Para acabar las causas que suscitaron el conflicto armado se hizo necesario adelantar una reforma que consta de 4 pilares: 1) Distribuir tierra a los campesinos a través de un gran Fondo de Tierras que les permita vivir en condiciones de dignidad. 2) Establecer el programa especial de desarrollo con enfoque territorial (PDET) en los territorios más necesitados, que coordinen unas grandes intervenciones del Estado para que las instituciones trabajen de la mano de las comunidades y se logre estabilizar esas regiones. 3) Gestar planes nacionales que permitan la reducción radical de la pobreza y en especial de la pobreza extrema en las zonas rurales. 4) Establecer la seguridad alimentaria y nutricional.

Estos cuatro puntos tendrán en cuenta las necesidades, características y particularidades de los territorios y las comunidades, además, contarán con una perspectiva de género y enfoque diferencial. Su efectividad, transparencia y buen desarrollo dependerá de la amplia participación de las comunidades en la planeación, ejecución y seguimiento.

En el Cauca gran parte de la tierra en Cauca está en manos de terratenientes. Según un estudio académico realizado por la Universidad Nacional en 2010 y retomado por el estudio del Incoder y la Universidad Javeriana, para el 2000 en el Cauca se calculaba que 61 por ciento de la tierra estaba en manos del 5 por ciento de los propietarios.

Según datos del Igac, en 2002 el coeficiente Gini (que indica la desigualdad) para este departamento se situaba entre el 0,8 y el 0,9, lo que revela una alta desigualdad en la distribución de la propiedad de la tierra (entre más cerca a uno, la concentración es mayor).

Esta Reforma busca paliar esta problemática y hacer equitativa la propiedad y la producción de la tierra.

En el Cauca las Zonas de Reserva Campesina –ZRC- constituyen una petición de los campesinos, principalmente en los límites entre Cauca y Valle, como medio para la garantía agroalimentaria y agroambiental. Esto se traduciría en la protección y promoción de la cultura y economía campesina, el cuidado al medio ambiente y evitar la fragmentación improductiva de la propiedad. Son 66 peticiones de constitución de ZRC vigentes, de las cuales 6 están en el Cauca.

Punto 2: Participación Política

Este acuerdo está sobre la base de tres ideas. La primera es que para consolidar la paz es necesario una nueva apertura democrática que permita que surjan nuevos proyectos políticos.

De ahí la creación de 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz en las regiones más golpeadas por el conflicto de manera que sus habitantes puedan elegir, durante la fase de transición y de manera temporal, Representantes a la Cámara adicionales bajo unas reglas especiales.

La segunda idea es que para establecer la paz es imperativo una mayor participación ciudadana. Por esa razón, se acordaron una serie de medidas específicas para fortalecer la transparencia del sistema electoral, así como la revisión integral del régimen y la organización electoral para dar esas garantías y poner a Colombia a la vanguardia del continente.

“La mejor forma de ganarle a la guerra fue sentándonos a hablar de la paz”, Humberto de la Calle.
La tercera idea es que la condición básica para afianzar la paz es romper para siempre el vínculo entre política y armas. Para ello es necesario fortalecer las garantías para el ejercicio de la oposición y crear condiciones para cumplir con un principio básico de la democracia como es la alternancia en el poder.

Lo cual se traduce en medidas concretas como en el compromiso de expedir, luego de la firma del Acuerdo Final y de un posterior debate con todos los partidos políticos interesados, el Estatuto de la Oposición, una tarea aún pendiente de la Constitución del 91.

Actualmente se desarrolla una mesa de trabajo con el Ministerio del Interior, Partidos y Movimientos para la reforma política con amplia participación de colectividades que busca generar conocimiento y reflexiones en cuanto al Estatuto de Oposición y minorías políticas, Sistema de Partidos y movimientos políticos, y Sistema electoral.

Líderes rurales de las seis Zonas de Reserva Campesina de hecho en el Cauca han pedido reconocimiento al campesinado como sujeto político y de derechos. Por otro lado, estarían las 16 circunscripciones en las zonas más afectadas por el conflicto. Se dispuso que movimientos sociales postulen candidatos para llegar a la Cámara de Representantes con requisitos flexibles en 2018 y 2022. Aún no se sabe en donde se fijarán éstas circunscripciones, lo que permitiría a las ZRC, una oportunidad para que al menos una de ellas figure en la delimitación que venga.

Punto 3: Fin del Conflicto

El gobierno y las Farc acordaron que, una vez establecido el cese bilateral del fuego y las hostilidades, la ONU se encargará de recibir el armamento del grupo insurgente.

Para el cumplimiento de su misión, Naciones Unidos articulará comunidades, organizaciones sociales y entidades del Estado, y rendirá informes periódicos a la opinión pública.

Así, las FARC tendrán 180 días para que la ONU reciba la totalidad de su armamento.

En el Cauca se registran 310.673 víctimas del conflicto según el más reciente corte de cuentas de la Ley de Víctimas.
Por otro lado, las FARC se ubicarán de manera temporal y transitoria en 22 zonas veredales transitorias de normalización y 6 pequeños puntos transitorios de normalización.

El gobierno se compromete a implementar un programa de protección integral para proteger a los integrantes del nuevo partido o movimiento político que surja del tránsito de las FARC y, desde luego, a todo tipo de actividades que realicen en su proceso de reincorporación a la vida civil.

No se asignarán curules a dedo. La nueva colectividad política que surja -del tránsito de las FARC al sistema democrático- deberá participar en los procesos electorales de 2018 y 2022 para asegurar una representación mínima en el Congreso de la República.

El acuerdo garantiza una representación mínima de 5 Senadores y 5 Representantes a la Cámara durante los próximos dos períodos electorales.

Por último, se creará el Consejo Nacional de Reincorporación que será una instancia conjunta entre el Gobierno Nacional y las FARC, uno de cuyos objetivos será realizar el seguimiento al proceso de reincorporación de los integrantes de las FARC.

4. Solución al problema de las drogas ilícitas

En medio del conflicto armado, actores armados ilegales encontraron en el narcotráfico una fuente de financiación.

El acuerdo logrado con la guerrilla de las Farc ubica tanto a los territorios como al campesinado en el centro de la solución por cuanto se reconoce la expresión territorial de los cultivos ilícitos y las economías ilegales que se derivan.

9% de los cultivos de coca del país están ubicados en el departamento del Cauca.
Los cultivos de uso ilícito se sustituirán en coordinación con las comunidades; no será solo quitar las matas de coca. Será voluntario, y cuando no, la erradicación será manual. El consumo de drogas ilícitas se abordará como problema de salud pública, lo que permitirá partir de un enfoque respetuoso de derechos del individuo superando la represión, que ha demostrado no ser efectiva per se.

En cuanto al narcotráfico, se pone en marcha una nueva estrategia de política criminal que articule capacidades de investigación y judicialización a nivel regional y nacional. La correlación violencia-narcotráfico produjo dinámicas perversas como corrupción y crimen organizado que serán combatidas territorialmente para que el Estado pueda garantizar condiciones de seguridad.

En el Cauca hay registro de 8.660 hectáreas de coca sembradas. Cauca, Nariño, Putumayo, Caquetá y Norte de Santander tienen el 81% de cultivos de coca en todo el país de las cuales nuestro departamento tiene el 9% del total nacional según cifras de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito.

5. Víctimas: Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición

El conflicto armado en Colombia, de más de cinco décadas, ha ocasionado un daño y un sufrimiento a la población sin igual en la historia. En reconocimiento de esta tragedia nacional se acordó que el resarcimiento de las víctimas debería estar en el centro de cualquier acuerdo y que la agenda para la terminación del conflicto debería incluir un punto sobre las víctimas.

“Esa es la palabra: oportunidad. No debemos limitarnos a celebrar el silencio de los fusiles. Lo que realmente importa es que se abren caminos para dejar atrás la violencia y reconstruirnos desde el respeto”: Humberto de la Calle.
Se acordó la creación de un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición compuesto por diferentes mecanismos y medidas, tanto judiciales como extra judiciales, que se pondrán en marcha de manera coordinada y simultánea.

Estos son:

• La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición.
• La Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado.
• La Jurisdicción Especial para la Paz.
• Medidas de reparación integral.
• Garantías de No repetición

El Sistema Integral busca satisfacer, a través de los distintos mecanismos, los derechos de todas las víctimas del conflicto armado.

En el Cauca se registran 310.673 víctimas del conflicto según el más reciente corte de cuentas de la ley 1448 de 2011 o Ley de Víctimas. Así mismo, 71.050 hectáreas tenían orden de restitución en el departamento al finalizar el 2015.

6. Implementación, verificación y refrendación

Este Acuerdo señala que a la firma del Acuerdo Final, se da inicio a la implementación de todos los puntos acordados. Con el fin de garantizar que esto ocurra, El Gobierno Nacional y las FARC acordaron:

1. Crear una “Comisión de Seguimiento y Verificación del Acuerdo Final de Paz y de Resolución de Diferencias” encargado de asegurar la eficacia de la participación en la definición de prioridades y en la formulación de proyectos del acuerdo.

2. Crear un equipo que se encargará del seguimiento a la implementación comprobar el estado y avances de la implementación de los acuerdos.

3. Solicitar a las Naciones Unidas una Misión Política que verifique la reincorporación de las FARC y la implementación de medidas de protección y seguridad para éste grupo.

4. Solicitar acompañamiento internacional que monitoree la implementación verificación y refrendación de todo el proceso para garantizar que se cumplan los acuerdos y contribuyan en la construcción de la paz.

Para el país, y especialmente para el departamento, los acuerdos y su posterior validación popular constituyen una gran oportunidad para el Estado de implementar políticas y promover acciones que logren avances sustanciales una vez callen los fusiles.

Como lo afirmó Humberto de la Calle en el discurso de enunciación de los acuerdos: “Seguramente el acuerdo logrado no es un acuerdo perfecto. Pero con la misma honestidad y franqueza con la que hemos informado a la opinión pública, quiero ahora transmitir ahora que tengo la certeza de que es el mejor acuerdo posible (…) la faena que sigue nos compromete a todos. Vendrán discusiones, ajustes y sacrificios. Necesitamos comprensión, altruismo, tenacidad y paciencia. Tenemos que asumir una responsabilidad como colectividad humana, en la que cada quien debe jugar su propio papel. Lo mínimo que nos debemos mutuamente es dar paso a una nueva oportunidad de vida”.

Comments are closed.