Absurda explicación

0

Por: Camila Zuluaga

Twitter: @zuluagacamila

Se avecina una transformación del funcionamiento del Estado para generar un mejor balance de los poderes, que fue afectado con la aprobación de la reelección durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.  Diferentes sectores han venido pidiendo este cambio desde que fue transformada la constitución, sin embargo el proyecto presentado por el gobierno del presidente Santos tiene varias críticas, lo cual es normal con cualquier iniciativa que entra en curso en el Congreso, lo cuestionable y aterrador en esta oportunidad es la respuesta que ha dado el presidente a esos cuestionamientos.

Oír al primer mandatario decirle al país que a pesar de las criticas válidas que tiene la propuesta de unificar los periodos de alcaldes y gobernadores con el presidencial, y de alargarles su mandato actual o permitirles por esta vez la reelección inmediata, él iba a seguir adelante para que este cambio se aprobara en el Congreso. La razón dada por el mandatario genera una gran desconfianza frente a la manera en que se está manejando el país. Santos aseguró que por más acertados que fueran los cuestionamientos seguiría adelante con el proyecto porque así se lo había prometido a los políticos de las regiones durante la campaña. ¿Quiere decir que por más que se le haga daño al sistema y funcionamiento del país  los cambios prometidos en campaña se harán? Sorprende esta lógica, sobre todo cuando hemos estados acostumbrados a los incumplimientos de las promesas de campaña de los políticos, pero  en particular de Juan Manuel Santos quien una de las primeras frases famosas que pronunció como presidente fue: “solo los estúpidos no cambian de opinión”

Quienes votaron por el presidente en el 2010 lo hicieron pensando en que este iba a gobernar de una manera completamente distinta a la forma en que lo hizo, tanto así que quienes eran sus opositores en la primera campaña fueron sus grandes defensores en la segunda.  Quienes le hicieron ganar las recientes elecciones fueron aquellas fuerzas de izquierda y centro izquierda que gran oposición le habían hecho en el pasado. Así que eso de que se va a seguir adelante con una reforma que, por más dañina que sea para el país, se dará por cuenta de una promesa de campaña, lo que es un argumento absurdo  y aterrador de quien lo pronunció.

Los incumpliendo de Santos han sido conocidos y notorios, empezando por la falta de compromiso que tuvo con el ex presidente Uribe, del cual muchos sectores se alegraron pues pensaban que no debía seguirle el juego a las prácticas y vociferaciones del ex mandatario. Pero posteriormente vino la falta de compromiso con otro ex presidente, en esta oportunidad con Cesar Gaviria, quien se la jugó toda durante la campaña gritando a diestra y siniestra, a través de cuanto medio de comunicación se le aparecería, que Uribe era un “mentiroso, mentiroso, mentiroso” y Santos en la primera oportunidad no tuvo ningún problema en darle la espalda y faltar a  sus promesas. La diferencia es que Gaviria tiene un talón de Aquiles por su hijo Simón, quien quedó en la mitad de toda esta disputa de poder y al final logró convencer a su papá de no “tirársele” las aspiraciones y proyecto político que se había planteado. Así que todo quedó como si nada hubiera pasado, lo cual no es cierto pues si hubo una ruptura y está no se compondrá.

Por eso es que lo dicho por el presidente no tiene otro calificativo diferente a que es irresponsable que nuestro país y su funcionamiento se estén manejando por cuenta de unas promesas de campaña a unos politiqueros regionales que además incumplieron la ley por apoyarlo. Ya se viene la primera sanción por cuenta de esa actuación, el ejemplo está en el caso del gobernador del departamento de Arauca, quien esta semana fue llamado por la Procuraduría por haber participado en política en favor del presidente. Seguramente este no será el único de los políticos regionales que sancione el órgano disciplinario por pasarse por la faja la ley electoral durante la campaña.

Así que esperemos que el debate en el Congreso sea lo suficientemente profundo y contundente para que en esta oportunidad sean los senadores y representantes los que enderecen el despropósito que pretende el gobierno. ¡Ojalá así sea!

Una cosa más: Es una falta de respeto, y tiene toda la razón el defensor del pueblo al molestarse, que el ministro del interior no haya asistido al evento que convocó la Defensoría en el departamento del Chocó y que la ministra de educación no se haya ni siquiera molestado en contestar. ¿Así es que quieren transformar al país? Que no se les olvide a los ministros de este gobierno que por cuenta de esa indiferencia del Estado con las regiones apartadas es que hemos vivido en guerra durante 50 años.

Comments are closed.