Altas temperaturas, nuevas incertidumbres

0

Con la nueva ola de calor, que se extenderá hasta marzo, surgen preguntas sobre qué tan preparados están los organismos de emergencia en Cali para enfrentarse a los incendios forestales y si en varios sectores de la ciudad se impondrán cortes en el servicio de agua.

incendiocabuyal2La temperatura subió con toda intensidad desde principios de 2013. Así lo indica el capitán Rubén Darío Gamboa, comandante del Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali.

“Este año empezó muy crítico. En los primeros quince días de enero tuvimos 47 emergencias, tanto urbanas como rurales, con una afectación total de área de unos 281.750 metros cuadrados. Si seguimos así, alcanzaremos los registros de 2010, que fue un año completamente crítico, en el que atendimos más de 208 emergencias rurales y más de 628 emergencias urbanas, y se quemaron 850 hectáreas”, comenta Gamboa.

Pese a que el capitán piensa que los bomberos de Cali son hombres que están preparados y equipados para enfrentarse a estas conflagraciones, Rafael Antonio Piragauta, director de la Defensa Civil Valle, ha denunciado que a sus hombres les faltan herramientas para salvar vidas en la atención de incendios forestales.

En todo caso, es evidente que los recursos que la Alcaldía y la Gobernación destinan para sus organismos de socorro no son los suficientes.

En el caso del agua, aunque la represa de Salvajina se encuentra en niveles que no hacen temer un racionamiento de agua generalizado, el cauce del maltratado río Meléndez podría bajar nuevamente y afectar el servicio de agua para los habitantes de las laderas de Cali, que son abastecidos por la planta La Reforma.

La respuesta de Emcali ha sido construir dos tanques para almacenar más agua en dicha planta de tratamiento, pero todo depende de que el río no alcance sus caudales más bajos, como ocurrió a mitades del año pasado.

Bomberos de Cali solicitan estaciones adicionales

Entre las tres grandes ciudades de Colombia, Cali sigue siendo la que menos recursosaportaa los bomberos.

La Alcaldía de Bogotá tiene presupuestados $74.000 millones al año para su Cuerpo de Bomberos y la de Medellín, $28.000 millones. La administración municipal de la capital del Valle les aporta alrededor $7.500 millones,tomados de la sobretasa del impuesto predial, sobre los que se  adicionan otros dineros oficiales.

En junio pasado, el capitán Gamboa manifestó que el presupuesto de $7.500 millones no era suficiente. En respuesta a ello, el secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, le manifestó a EL PUEBLO en septiembre que “los bomberos van a recibir este año $10.100 millones. Es el organismo de socorro y de seguridad, de todos los que operan en la ciudad, incluida la policía, que más recursos está recibiendo”.

Por su parte, Gamboa le dijo a EL PUEBLO que el presupuesto oficial puede mejorar en 2013:“Hemos logrado que el gobierno municipal articule un programa, junto con todos los entes de socorro, para mitigar el impacto de las emergencias”.

“Este año firmamos un convenio por $7.500 millones yse recaudaron $9.200 millones, de los cuales estamos a la espera. Nosotros necesitamos entre $16.500 millones y $17.000 millones para funcionar. Los recursos restantes los conseguimos a través del trabajo del voluntariado, como la venta y recarga de extintores, las inspecciones técnicas, diseños de redes de incendios para edificios y capacitaciones a empresas privadas, entre otras labores”.

En los últimos meses de 2012, los bomberos adquirieron nueve máquinas, una de ellas de fabricación española. Las ocho restantes son americanas y tres de ellas, que son de tracción total o 4 x 4, están disponibles en las estaciones de Siloé,  Aguacatal y Norte, que son las que más frecuentemente deben atender incendios forestales.

“Le cumplimos a la sociedad caleña con la llegada de estas máquinas, tanto para emergencias urbanas como para emergencias forestales. La máquina española de altura que nos llegó es de última generación y está completamente computarizada para atender emergencias en edificios”.

No obstante, Gamboa advierte que hacen falta estaciones de bomberos en la capital del Valle. “De acuerdo a las necesidades de una ciudad como Cali, que ha crecido desmesuradamente, debemos implementar un par de estaciones hacia el sur, otra en el distrito de Aguablanca y otra cerca de Candelaria. Estamos hablando, mínimo, de cuatro estaciones más para poder ser más efectivos en nuestros tiempos de respuesta”, señala el capitán.

“Hemos radicado unos proyectos a nivel nacional para obtener recursos de regalías, porque implementar las estaciones implica comprar el lote, construir las instalaciones, dotarlas con los equipos y, lo más importante, mantenerlas en el tiempo. Mantener un personal las 24 horas en una estación nos cuesta alrededor de $800 millones anuales”, añade.

incendiomontañitas3Otro problema al que se enfrentan los bomberos es la desordenada planeación urbana de Cali y la poca colaboración de la ciudanía en las vías de la ciudad.

“Las obras de urbanización en la ciudad han obstaculizado, en parte, nuestra labor de brindar una atención oportuna, porque las vías se han vuelto más pequeñas. La instalación de más cámaras de fotomultas en los semáforos también ha hecho que los conductores no se animen a darles el paso a los vehículos de los bomberos por temor a las sanciones”, expresa el comandante de los bomberos voluntarios.

Por ello, gamboa acota: “Queremos que la gente adquiera la conciencia de que nosotros estamos prestando un servicio: el de salvar vidas y bienes”.

No obstante, el capitán Gamboa asegura que los habitantes de Cali pueden confiar en su Cuerpo de Bomberos Voluntarios. “En este momento le podemos dar un parte de tranquilidad a la ciudadanía de que tenemos el personal y los equipos para atender cualquier incendio forestal que se desate en esta ola de calor que se nos vino encima”.

“Estamos equipados con todo el material necesario que podemos tener para combatir las emergencias, pero como estas son siempre inesperadas y nunca se sabe su magnitud, cualquier recurso es corto”, concluye.

La Defensa Civil Valle se siente abandonada

“La situación es caótica, porque el gobernador Ubeimar Delgado no nos dio un peso ni un galón de gasolina en 2012. Así es muy complejo que nosotros apoyemos a los bomberos en los incendios forestales y sin embargo lo estamos haciendo en todos los municipios”, le aseveró a EL PUEBLO.

“Tenemos 52 comités operativos en el departamento, cada uno compuesto por 10 voluntarios, entre quienes hay un líder. Estamos hablando de 520 personas que están apoyando a los bomberos en el Valle a pesar de que nos faltan uniformes y herramientas”, agrega.

El director de la Defensa Civil Valle aclara que para prestar auxilio en un incendio forestal los comités deben ir a la zona de conflagración con casco, guantes, monogafas, tapabocas, polainas, rastrillos, bombas de agua que se portan en la espalda, machetes, picas y palas, entre otros implementos. “Si no tenemos esos materiales, es un suicidio apoyar a los bomberos en esas emergencias”.

Piragauta califica como “lacónicas” las repuestas que ha recibido de la administración municipal y de la Gobernación del Valle. “El consejero para la Gestión de Riesgos de Cali, Rodrigo Zamorano, dijo que el 28 de enero nos van a dotar. Estoy esperando esa fecha para ver si cumplen. Si no lo hacen, procederé inmediatamente a informarle a la Procuraduría”, afirma el director de la Defensa Civil Valle.

En el área urbana de Cali, la Defensa Civil Valle cuenta con 11 juntas. “Son 110 los hombres listos para atender cualquier conflagración, pero tampoco poseen las herramientas ni los equipos. Por eso no es una situación solo de la Gobernación, sino también de la Alcaldía”, según Piragauta.

El director de la Defensa Civil Valle reconoce que la administración municipal aportó recursos el año pasado, pero que estos no fueron orientados exclusivamente a la prevención y atención de emergencias. De acuerdo con Piragauta se gastaron “acompañando al alcalde Rodrigo Guerrero y a la comunidad en la Feria de Verano, en Semana Santa, en el Petronio Álvarez, en la Feria de Cali, en Consejos Comunitarios y en distintos eventos de las secretarías municipales”.

Piragauta sostiene que el año pasado, la Alcaldía aportó $160 millones a las 11 juntas de la Defensa Civil. “Son apenas $1.200.000 al mes, que solo alcanzan para 100 galones de gasolina. Eso no es nada comparado con los $9.800 millones que reciben anualmente los bomberos”.

Eduard Fierro, coordinador de Gestión de Riesgos del Valle, le admitió a EL PUEBLO que “el año pasado, por la situación económica del departamento, sometido a Ley 550, no fue posible hacer ninguna cooperación al fortalecimiento de los organismos de socorro”.

“Este año, a pesar de que esa situación financiera del Valle todavía es difícil, se está programando un apoyo institucional a esos organismos. Para ello, los recursos que aporte el departamento serán bajos –$70 millones en 2013–, pero se están buscando otras fuentes”, explica Fierro.

Las medidas de Emcali para evitar cortes de agua

Óscar Libardo Campo, director de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, declaró hace unas semanas que la represa de Salvajina se encuentra actualmente con el 53 % de su capacidad y que, por lo tanto, el abastecimiento de agua en la región está asegurado a pesar de la fuerte temporada de calor que inició desde los primeros días de 2013.

De igual forma, las Empresas Municipales de Cali, Emcali, anunciaron recientemente la construcción de dos tanquescon capacidad de 5.200 metros cúbicos en la Planta La Reforma, para garantizar el servicio de agua durante diez horas a los habitantes de las laderas.

Hay que recordar que a finales de juliopasado se aplicaron cortes en el acueducto en las comunas 18 y 20, ante los bajos niveles a los que llegó el río Meléndez en la pasada ola de calor. A mediados de 2012, este río, que abastece a la planta La Reforma, llegó a estar por debajo de la mitad de su promedio histórico de 820 litros por segundo.

El bajo caudal del Meléndez ha vuelto a prender las alarmas, porque ahora sus niveles están en 320 litros por segundo y si disminuyen a 300 litros por segundo lo más probable es que se repitan las interrupciones del servicio de agua en esas comunas.

Hasta ahora, Emcali ha reaccionado bombeando agua por las noches a los tanques de La Reforma, pero como aún no se sabe si los receptores adicionales serán terminados antes de marzo, mes hasta el que se extenderá la actual ola de calor según los pronósticos, el riesgo de las suspensiones sigue siendo latente.

Otra medida de Emcali para evitarpérdidas y desperdicios del recurso líquido ha sido la baja general de la presión con la que se distribuye el agua en la ciudad. Desde finales de este mes, el agua llegará solo a 15 metros (más o menos hasta terceros pisos), cuando antes alcanzaba 100 metros.

Se estima que unos 170 edificios de los 1.008 a los que cobija la medida deberán comprar sistemas de bombeo más modernos para garantizar el servicio de agua a residentes de pisos más elevados. Unos 159 ya fueron notificados por funcionarios de Emcali de las adecuaciones que deben realizar en sus estructuras.

Los primeros sectores en los que bajará la presión, entre el 21 y el 27 de enero, son Chipichape, San Vicente, La Campiña, La Paz, Versalles y El Bosque. Del 28 de enero y el 3 de febrero, la medida se hará efectiva en los barrios San Nicolás, Obrero y El Calvario.

Voceros de Emcali aseguraron que en 2015 ya estarán definidos todos los sectores donde bajará la presión de agua.

No obstante, propietarios y administradores de estas edificaciones han rechazado la despresurización, porque muchas de las intervenciones a las que debe ser sometido el sistema de bombeo ascienden a los $100 millones y porque la cuota extraordinaria que se les deberá  a los residentes de estos complejos habitacionales puede tener un costo cercano al $1.500.000.

Comments are closed.