Aquel 19

0

La historia más gloriosa de la Selección Colombia tiene fecha en el calendario. Fue un 19 de junio el día que la Tricolor avanzó por primera y por segunda vez a octavos de final en una Copa del Mundo, la máxima fase hasta donde se ha llegado hasta ahora. Entre Italia 1990 y Brasil 2014, dos épocas del esplendor del fútbol colombiano.

Las dos veces que Colombia clasificó a octavos de final ocurrieron un 19 de junio
Las dos veces que Colombia clasificó a octavos de final ocurrieron un 19 de junio

Como si faltaran más razones para afirmar que la historia es cíclica, el calendario también se ha encargado de recordarlo. El 19 de junio del año 1990, Colombia entera aguardaba por el partido que enfrentaría a los nacionales con los alemanes, en el tercer encuentro de la fase de grupos en el Mundial de Fútbol de la FIFA.

El juego era a las 5:00 de la tarde, pero la tensión se sintió en los hogares colombianos desde bien temprano en la mañana.

Si Colombia perdía, Emiratos Árabes podría quitarle el último cupo a Colombia en el Grupo D si este le ganaba a Yugoslavia. Pero si ganaba o empataba Colombia, ya no importaría ningún resultado para celebrar el pase a octavos de final.

El bonaverense Freddy Rincón le dio el pase a Colombia en Italia 90 con el gol ante Alemania
El bonaverense Freddy Rincón le dio el pase a Colombia en Italia 90 con el gol ante Alemania

Ese año, Colombia llegaba a un mundial después de 28 años de ausencia. Las normas entre Chile 62 e Italia 90 habían cambiado: ya se podían hacer cambios en los partidos, se convocaba a 23 jugadores, se clasificaba por un cuadrangular de eliminatoria en el cual el que quedaba tercero jugaba un repechaje, y las victorias daban dos puntos, el empate uno y la derrota nada.

Antes del partido contra Alemania, Colombia debutó el 9 de junio contra Emiratos Árabes, el rival más accesible del grupo, y lo venció por 2-0 con los goles de Bernardo Redín y Carlos Alberto “El Pibe” Valderrama, la dupla maravilla del mediocampo ofensivo de la Tricolor.

El estadio Renato Dall’Ara de Bolonia se colmó de sus 30.800 espectadores para ver ese encuentro, y en Colombia los más aficionados seguían la señal a través de la incipiente televisión a color, o por la radio, donde los narradores enviados a Italia dibujaban con sus palabras el júblico tricolor del debut de la Selección.

Al día siguiente, Alemania aplastó a Yugoslavia con el 4-1 en el que fueron protagonistas los míticos Lothar Matthaeus y Jürgen Klinsmann. El primero hizo dos goles mientras el segundo marcó uno más. La cuenta la cerró Rudi Voller. Así comenzaba el camino el que luego sería campeón del mundo, un equipo que impuso miedo en la fase de grupos al golear en el segundo partido a Emiratos Árabes por 5-1 otra vez con los inspirados Matthaeus, Klinsmann y Voller.

Colombia, por su parte, venía de caer en su segundo juego por la mínima ante Yugoslavia. Hasta los narradores colombianos, a menudo los más optimistas, veían como una utopía poder ganar o empatar a Alemania. El pase a octavos estaba en juego. Si Colombia caía goleada ante Alemania y Emiratos Árabes se imponía a Yugoslavia pondría en riesgo la clasificación, pero al final ni lo uno ni lo otro se dio.

El 19 de junio, el Giusepe Meazza de Milán se dividía entre las banderas del amarillo, azul y rojo y las del rojo, amarillo y negro de los alemanes. Esa tarde, Colombia sacó a relucir el fútbol que caracterizó la era de Francisco Maturana como técnico de la Selección, un fútbol de toque y posesión con el que asustó a los alemanes en el primer tiempo, aunque en el segundo fue Alemania la que tuvo el balón porque Carlos Alberto “El Pibe” Valderrama, creador del equipo, fue duramente golpeado en su tobillo y apenas cojeaba.

El gol de Pierre Littbarski a los 88 minutos para los alemanes, lejos de ser el detonante de la resignación, fue el empujón final que necesitó Colombia para que entre todo el equipo se inventara esa inolvidable jugada iniciada por Leonel Álvarez, conducida por el Pibe y terminada por Freddy Rincón, quien envió el balón por entre las piernas del arquero Bodo Illgner para sentenciar el único partido en el que Alemania no pudo ganar en ese mundial.

Hace un tiempo, en retrospectiva de esa hazaña, el ex técnico Francisco Maturana se aventuró a decir que Colombia en el fútbol es tan impredecible que fue capaz de empatarle al campeón del mundo y perder luego con Camerún.

El 19 de junio de 1990, el jugador con el número 19 a su espalda marcó un antes y un después de Colombia en los mundiales. El 19 de junio de 2014, de nuevo ese hito volvió a suceder.

El nuevo 19 de junio

Tuvieron que pasar 24 años para que de nuevo una dupla de volantes magistrales vistiera la camiseta tricolor y con sus goles se repitiera el capítulo más importante de Colombia en la historia de los mundiales.

El 19 de junio de 2014 Colombia accedió por segunda vez en su historia a octavos de final de la Copa del Mundo /Créditos: FIFA
El 19 de junio de 2014 Colombia accedió por segunda vez en su historia a octavos de final de la Copa del Mundo /Créditos: FIFA

De nuevo, Colombia tenía un largo tiempo sin ir a un Mundial, aunque esta vez fueron 16 y no 28 años, y la generación que lo logró se formó junta en gran mayoría desde muy pequeña.

James Rodríguez y Juan Fernando Quintero, autores de los dos goles con los que la Selección nacional le ganó a Costa de Marfil, hicieron recordar esa dupla entre Carlos Valderrama y Bernardo Redín, que también anotó en un mundial, en el partido contra Emiratos Árabes.

James es la figura de la Selección Colombia actual y en el partido ante Costa de Marfil marcó uno de los goles de cabeza /Créditos: FIFA
James es la figura de la Selección Colombia actual y en el partido ante Costa de Marfil marcó uno de los goles de cabeza /Créditos: FIFA

Y otra vez, un 19 de junio pero de 2014 Colombia aseguró su pase a octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA, consiguiendo por primera vez vencer en dos partidos en un mismo mundial, igualando su mejor número de goles en una edición de la Copa y aún con un partido de la fase de grupos por jugar.

Las palabras de Maturana sobre la imprevisible labor de la Selección Colombia hace pensar que en Brasil aún puede pasar cualquier cosa, mientras El Pibe le pide en un comercial a James Rodríguez que haga lo que él no pudo, como arengando a escribir con el 10 en la espalda la mejor gesta de Colombia en los mundiales.

En caso, por ejemplo, de que Colombia accediera a rondas de cuartos de final y tuviera que enfrentarse a Brasil, el técnico José Pékerman indicó que sería un gran partido ante los anfitriones, advirtiendo que Colombia ya no sabe de favoritismos, porque se ha vuelto especialista en hacer partidos apoteósicos ante los rivales más fuertes de los mundiales. En Chile 1962, la Unión Soviética, que llegaba como favorita, tuvo que ver cómo los cafeteros empataron heroicamente una goleada para dejar el 4-4, y en Italia 90 la Alemania Federal de Franz Beckenbauer se estrelló contra el foclor colombiano en el épico empate a un gol.

Los uniformes rojo y amarillo pueden ser también motivo de cábala para los más nacionales. La segunda equipación de Colombia en Brasil 2014 fue confeccionada por Adidas para brindar un homenaje a esa selección del mundial del 90, cuando el primer uniforme era rojo con franjas cruzadas en los hombros, y el segundo uniforme de aquel entonces era amarillo, similar a la actual primera equipación, aunque sin la banda que cruza el pecho de la actual.

Pero entre Italia y Brasil hay miles de kilómetros y 24 años. En esta Copa del Mundo, los países del continente americano han reclamado el favoritismo que pocas veces tuvieron en conjunto. Los suramericanos, especialmente, se muestran como favoritos a que alguno se corone campeón el próximo 12 de julio y, en el mundial de las sorpresas, la sorpresiva Colombia de José Pékerman parece ir firme a reclamar un lugar que nunca tuvo, pero en el que ha estado al menos en el ranking FIFA durante todo este año.

En Brasil, los anfitriones no sólo son los cariocas, sino los argentinos y los colombianos, que llenan cada estadio donde han jugado, como le ocurrió a la Tricolor en el Mineirao, en Belo Horizonte, y en el Mané Garrincha, en Brasilia. El himno de Oreste Síndici retumba también en los rincones de Brasil tan fuerte como el de Brasil y el de los argentinos, advirtiendo que la Copa debería quedarse en el continente donde se juega.

 

El 19 de junio Colombia formó con
Italia 90 Brasil 2014
(titulares)                                     (titulares)
José René Higuita David Ospina
Andrés Escobar Mario Alberto Yepes
Gildardo Gómez Cristian Zapata
Luis Fernando Herrera Camilo Zúñiga
Gabriel Jaime Gómez Pablo Estifer Armero
Leonel Álvarez Abel Aguilar
Luis Carlos Perea Carlos Sánchez
Freddy Rincón Juan Guillermo Cuadrado
Carlos Alberto Valderrama James David Rodríguez
Carlos Estrada Víctor Ibarbo
Luis Fajardo Teófilo Gutiérrez

 

(suplentes) (suplentes)
León Villa Farid Mondragón
José Pérez Carlos Valdés
Miguel Guerrero Santiago Arias
Bernardo Redín Éder Álvarez Balanta
Eduardo Niño Camilo Vargas
Carlos Hoyos Freddy Guarín
Arnoldo Iguarán Juan Fernando Quintero
Geovanis Cassiani Alexander Mejía
Wilmer Cabrera Carlos Carbonero
Alexis Mendoza Adrián Ramos
Rubén Hernández Jackson Martínez

 

Comments are closed.