Así les fue a los funcionarios vallecaucanos en el Gobierno Santos

0

valle 1

El Presidente Juan Manuel Santos, que mantiene una relación cercana con el empresariado vallecaucano, nombró en su gabinete a cuatro ministros que nacieron en el Departamento y mantuvo dentro de su círculo cercano a varios caleños. El balance es más bien desalentador. No se puede afirmar que por tener una representación regional tan importante en el Gobierno Nacional el Valle haya sido especialmente favorecido con las políticas gubernamentales o la inversión pública y en cambio sí la inmensa mayoría de ellos tuvieron un desempeño mediocre.

La presencia de caleños en el Gobierno mereció incluso un artículo de la Revista Semana que en su edición de Mayo de 2012, bajo el título de “el poder caleño en la administración Santos” afirmó que “Tras revisar con lupa el círculo cercano de Juan Manuel Santos, salta a la vista que los caleños están pisando duro”.

La alta presencia de funcionarios vallecaucanos en este primer período de Santo dejó sin embargo un balance más bien negativo.

El periódico La República, un respetado diario económico de Bogotá, realiza una encuesta con empresarios para medir el clima de opinión entre los hombres de negocio y dentro de las preguntas que les hace les pide evaluar la gestión de los ministros, peor no podría ser, al finalizar los cuatro años de Santos los que recibieron las peores calificaciones del total de 37 ministros que tuvo durante el gobierno fueron precisamente los cuatro vallecaucanos.

La peor calificada fue la Ministra de Cultura Mariana Garcés, que terminó su gestión con una calificación de 2.2. María Fernanda Campo, nacida en Buga y quien desempeñó durante cuatro años el Ministerio de Educación recibió una calificación final de 2.5, la misma que los empresarios le asignaron al Ministro de Agricultura Rubén Darío Lizarralde, curiosamente su ex esposo y con quien tienen un hijo en común. Cierra el grupo de los peor calificados el caleño Federico Renjifo quien durante su paso por el Ministerio de Minas fue calificado con 2.6.

La empresa Cifras y Conceptos en una encuesta realizada para Red más noticias reveló que los ministros vallecaucanos tenían más altos niveles de desfavorabilidad que de favorabilidad pero además que sus gestiones eras desconocidas para la mayoría de los encuestados. El 18% de los encuestados calificaron como favorable la gestión de Campo y Garcés en educación y cultura respectivamente, mientras que el 32%  tiene una opinión desfavorable de la Ministra de educación y el 22% de la de Cultura. Lizarralde fue el peor calificado por los ciudadanos: 12% favorable, 28% desfavorable y 60% lo desconoce.

La verdad es que salvo Lizarralde, los demás fueron designados más por su amistad personal con el Presidente Santos que por sus méritos o por el conocimiento de los temas de las carteras que les fueron puestas a su cargo.

La valoración médica se realizará en su lugar de residencia con una comisión médica y los médicos de confianza del vicepresidente

Angelino, apoyado por la opinión

En el papel el vallecaucano que ocuparía el cargo más alto durante el primer período del Presidente Santos sería el ex gobernador Angelino Garzón: vicepresidente de la república, el primero nacido en esta región desde que se revivió la figura en 1991. Sin embargo, la distancia entre el Presidente y su Vicepresidente se notó desde el principio y fue evidente que las tareas que el primero le asignaría al segundo serían marginales.

Garzón había hecho llave en la elección presidencial, algunos dicen que por insinuación del entonces Presidente Álvaro Uribe, con Santos, pero nunca antes habían estado cerca en la actividad pública. Fueron compañeros en el gabinete de Andrés Pastrana, cuando Garzón fue Ministro de Trabajo y Santos de Hacienda y habían tenido enfrentamientos conceptuales sobre varios puntos. Ahora tendrían que trabajar juntos pero las diferencias se mantenían lo que llevó a que después de cuatro años la relación sea distante y llena de desconfianza.

El vicepresidente criticó posiciones oficiales y el Presidente le quitó varias de las tareas que tenía a su cargo Francisco Santos el Vicepresidente de Uribe. Los temas de atención a la población víctima del desplazamiento pasaron a depender directamente de la Presidencia de la República y Garzón fue excluido de los temas de la búsqueda de la terminación del conflicto donde él quería tener protagonismo.

Desgraciadamente el Vicepresidente sufrió además quebrantos graves de salud, en medio de los cuales se dieron los mayores enfrentamientos con el Presidente. Cuando Garzón se recuperaba de una enfermedad grave, Santos dijo que debería eliminarse la Vicepresidencia.

Los medios de comunicación bogotanos siempre criticaron mucho las posiciones del Vicepresidente pero a éste lo apoyó constantemente la opinión pública. No hay encuesta en la que Garzón no aparezca como el personaje público nacional con mayor nivel de favorabilidad lo que le da para pensar, como lo ha dicho expresamente, que puede ser candidato a la Alcaldía de Cali o a la de Bogotá. Aunque no hay información fidedigna sobre el futuro de este político vallecaucano las apuestas señalan que podría ser candidato a la Alcaldía de Cali donde compró hace poco un apartamento y a donde proyecta trasladarse con su familia, entre otras para cumplir con el requisito legal que lo obliga a estar domiciliado en esa ciudad si quiere aspirar a ser elegido como Alcalde.

FGDFH

Eder, el único que se salva

El Presidente Santos tuvo entre su equipo cercano a varios caleños: Juan Carlos Mira fue su Secretario Privado y terminó en la empresa privada. Francisco Lloreda fue Consejero Presidencial, tuvo la expectativa de ser designado Ministro pero hace pocos días aceptó ser representante gremial en la Asociación colombiana del petróleo. Gustavo Lenis es hace poco director de la Aeronáutica Civil pero desde el inicio de su gestión ha expresado que no se adapta a los procedimientos del sector público. Santiago Castro fue director de la Aeronáutica Civil y después muy activo en la campaña de reelección y aspira a ser candidato a la alcaldía de Cali por el Partido Conservador.

Alejandro Eder, miembro de la familia propietaria de Manuelita, se dedicó durante los cuatro años a los temas de paz y reconciliación. Ha dirigido la agencia de reconciliación y ha logrado insertar a la sociedad a miles de ex combatientes tanto de la guerrilla como de los paramilitares y ha hecho un dedicado trabajo con empresarios para conseguir que las personas que participaron del conflicto sean aceptadas.

Eder fue designado desde el inicio como miembro plenipotenciario del equipo negociador del gobierno en las conversaciones con la guerrilla de las FARC y hay quienes dicen que fue él quien hizo los primeros acercamientos con Pablo Catatumbo que a la postre permitieron dar inicio a las negociaciones de La Habana. EL PUEBLO pudo confirmar que sus aspiraciones están en la política eventualmente como Alcalde de Cali y que espera formar parte del nuevo gabinete del Presidente Santos.

Los cuatro ministros vallecaucanos fueron los peor calificados en el Gabinete

Mariana Garcés, ministra de Cultura
Mariana Garcés, ministra de Cultura

Mariana Garcés había trabajado en los temas culturales siempre de la mano de Amparo Carvajal de Sinisterra, amiga cercana –ella y toda su familia- del Presidente Santos y de la primera dama doña María Clemencia Rodríguez de Santos, quien incluso en el pasado fue socia de la editorial Norma, una de las empresas del Grupo Carvajal. Garcés no logró proyectar una política pública en materia de cultura y se limitó a promover proyectos aislados y a administrar los programas que se ejecutan en el Ministerio desde hace varios períodos.

La reforma de la estructura de la administración le quitó a COLDEPORTES la dependencia que tenía del Ministerio con lo que lo dejó sin el brazo que resultó más exitoso durante el cuatrienio. La Ministra Garcés no tiene ningún proyecto importante a su haber al final de este período. Hay quienes la mencionan como una eventual candidata a la Alcaldía de Cali, de cualquier manera regresará a la ciudad seguramente a trabajar con personas vinculadas a la familia Carvajal.

María Fernanda CampoMaría Fernanda Campo había sido Viceministra de Relaciones Exteriores en el Gobierno de Andrés Pastrana y la mayor parte de su vida profesional la ha pasado en la Cámara de Comercio de Bogotá donde fue su subdirectora y después su directora. Su conocimiento y experiencia en el sector educativo era casi nulo cuando fue nombrada. Su estreno en la cartera fue accidentado porque debió enfrentar una férrea oposición de los estudiantes a su proyecto de reforma de la educación superior en el que el mayor factor de conflicto fue la propuesta de permitir que las universidades tuviesen ánimo de lucro. Como hacía décadas no ocurría el movimiento estudiantil protagonizó multitudinarias movilizaciones que no solo pararon el proyecto sino que dejaron una marca imborrable en el paso de esta bugueña por la cartera de Educación.

Campo también debió responder políticamente por la mala calidad de la educación y por los resultados de las pruebas Pisa, unas evaluaciones internacionales que califican la calidad de la educación que ofrecen los diversos países, que dejó a Colombia en el último lugar y que desató un enorme debate político. La respuesta de que se trata de un proceso y que por tanto las calificaciones correspondían a estudiantes que se había educado la mayor parte del tiempo en el período del gobierno anterior y de que por primera vez nuestro país se comparaba con países desarrollados no sirvieron para excusar la responsabilidad del Gobierno ni para evitar que Campo sea calificada por muchos como la peor ministra del primer período de Santos.

En los corrillos políticos siempre se dijo que la Ministra consiguió mantenerse durante los cuatro años en el Ministerio gracias a su amistad con la primera dama de la Nación y con María Fernanda Carvajal, quien trabajo en el despacho de doña María Clemencia durante los tres primeros años de Gobierno.

Rubén Darío Lizarralde Min Agricultura - Claudia PalaciosEl desempeño de Rubén Darío Lizarralde fue mal calificado casi desde el inicio de su gestión. Recibió la cartera de Agricultura en medio del incendio provocado por un paro agrario de enorme dimensiones que le costó una buena parte de la popularidad al Presidente Santos. Lizarralde, que también nació en Buga, fue criticado duramente por el senador Jorge Robledo por sus actividades empresariales en el sector de la palma, las cuales mucho consideran como un modelo de asociación entre pequeños productores y agroindustriales, pero otros cuestionan.

Lizarralde también debió explicar cómo él y su familia, incluida su ex esposa la Ministra Campo, habían adquirido tierras en la altillanura aparentemente sin tener en cuenta los límites legales en lo que se refiere a la unión de terrenos que fueron baldíos y después adjudicados por el estado a un particular.

Aunque el sector agropecuario sorteó el mal momento e incluso los cafeteros –que habían sido muy activos en el paro- viven buenos momentos económicos, la tarea de Lizarralde se ha visto como de muy bajo perfil. Incluso en una de las actividades más esperadas del Ministerio que era la presentación del proyecto de ley de tierras resultó desautorizado por el Presidente y debió echar marcha atrás por el efecto que las propuestas pudieran tener en el proceso de conversaciones que se adelanta en La Habana entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC.

Uno de los puntos negativo de este vallecaucano en su paso por el Ministerio fue la “politización” de las entidades que depende de su cartera donde, seguramente por instrucciones presidenciales, nombró cuotas políticas de los senadores conservadores Roberto Gerlein y Hernán Andrade.

Sobre la gran cantidad de licencias para minería represadas que superan las 19.000, el Ministro indicó que ya se están agilizando esos trámites y se han evacuado más de 9.000.

Federico Renjifo comenzó el período presidencial en la oficina de al lado de la del Presidente Santos, en condición de Secretario General de la Presidencia y terminó “exiliado” en París como embajador de Colombia ante el gobierno de Francia. Pasó por el Ministerio del Interior y por el de Minas y en ambos fue fuertemente criticado por no alcanzar el perfil requerido en esas carteras cruciales para la gestión del Gobierno.

Su personalidad pasiva contrariaba las necesidades del Ministerio del Interior en épocas en las que la agitación social ya descollaba y tampoco logró el liderazgo requerido en la relación con el Congreso de la República que fue ejercida por funcionarios en la Presidencia como Aurelio Iragorri que desde la Consejería política cubría la labor que el Ministro no desarrollaba.

En Minas, donde se esperaba un mejor desempeño porque Renjifo ya había sido Viceministro hace veinte años, tampoco fue bien calificado e incluso ahí los empresarios lo calificaron peor que en Interior.

Comments are closed.