Audacia y creatividad en épocas de crisis

0

Por Óscar Gamboa Zúñiga

Hay momentos en que la vida nos pone a prueba como se dice para saber de qué estamos hechos. Cuando éramos niños en la barriada, en el deporte, en el estudio, en el ejercicio profesional y sobre todo cuando se ejercen responsabilidades públicas. Los momentos de crisis son los escenarios donde se mide nuestra verdadera capacidad de liderazgo y sapiencia.

La crisis del Covid 19 ha puesto a prueba los verdaderos liderazgos, desde lo local hasta lo global. Si bien es cierto que este terrible virus fue algo que tomo por sorpresa al mundo entero, fue necesario entonces pasar por una fase de aprendizaje en todos los aspectos, pero precisamente por la velocidad en la propagación de los contagios y con ello la progresiva congestión en los servicios de salud, esa fase de aprendizaje fue acelerada y se comenzaron a tomar medidas de choque para tratar de enfrentar este desconocido, pero desafiante escenario.

Desde luego que lo primero que había que atender era la salud y la vida y esto impuso sacrificar la economía y con ello muchos empleos. Con el paso de los días el deterioro de la situación económica fue generando un escenario de movilización social de desobediencia relativa a las medidas restrictivas y se fue también escalando un aumento en la inseguridad principalmente a nivel urbano. El gobierno delegó en los mandatarios locales y departamentales la responsabilidad para tomar las acciones que consideraran necesarias para enfrentar la crisis en sus entornos, y estos se fueron quedando solo en toques de queda, ley seca y pico y cedula. Claro que estos han sido instrumentos útiles y necesarios, pero aquí también se requiere audacia y creatividad para poder alcanzar el punto de equilibrio donde la salud y la economía no vayan en contravía.

Es doloroso visitar plazoletas de comidas en centros comerciales y ver tantos avisos “se alquila” en locales donde funcionaban reconocidos restaurantes. Lo primero que se piensa es, ¿cuántas personas han perdido su empleo? y la verdad la soledad que se observa en estos sitios, transmite una sensación de tristeza y un ambiente muy lúgubre. Para acabar de complementar esta situación y ante el fuerte rebrote del virus, se ha recurrido a toques de queda prolongados de fines de semana completos y desde ciertas horas de la noche. Hoy muchos negocios recurren al servicio a domicilio para tratar de salvar algo y aquí es que me pregunto: ¿dónde está la audacia y la creatividad en los mandatarios y sus equipos de trabajo para mitigar esta terrible realidad? Porque desde las secretarias de desarrollo económico no inventarse por ejemplo las “domiciliaton” para apoyar y promover los servicios a domicilio y contribuir con estrategias publicitarias, incentivos para quien solicite domicilios, en fin, toca inventarse cosas para enfrentar esto. Hacer por ejemplo inventario por comunas de restaurantes y publicitarlo por redes o por medios convencionales de comunicación para despertar el interés de la ciudadanía y accedan a estos servicios. Igual aplica promover los mercados a domicilios, entre otras.

La crisis es terrible, es profunda, es prolongada, es angustiante y por ello, toca repentizar y darle rienda suelta a la inventiva que aplique a diferentes actividades de la cotidianidad, de manera que se encuentren un oasis en medio del desierto de la desesperanza y la impotencia. Seguir solo con toques de queda, ley seca y pico y cedula, es presupuestar quizá menos muertes por Covid, pero más muertes por la depresión y angustia que producen y producirán estas circunstancias a los propietarios y a sus empleados.

Moviéndonos ya al escenario internacional, imposible no referirse a la emotiva posesión del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris. No sé si fui el único al que le sucedió, pero sin haber nacido en Estados Unidos, esa posesión la sentí como propia. A pesar de las restricciones fue algo emotivo, pero más allá de lo simbólico, es lo que significa este profundo cambio para la democracia de los Estados Unidos y el aire fresco que se sintió en todo el mundo. De verdad, que alivio se ha sentido y anima mas las primeras ordenes ejecutivas que firmo el presidente Biden que incluyeron, para el tema ambiental, el regreso al acuerdo de Paris; en el tema de salud, el regreso a la OMS; frente a la pandemia, las medidas que tomo envían un claro mensaje: ¡esto lo vamos a enfrentar en serio! En fin, se siente como me decía un amigo norteamericano: “America is back” para significar que Estados Unidos ha regresado…ha vuelto a ser el que era.

Para Colombia, ya el embajador Philip Goldberg ha resumido los temas que se incluirían en la nueva agenda: DD. HH, apoyo renovado a la implementación de los acuerdos de paz, Cambio climático, lucha contra las drogas-y se observan señales de cambio de estrategia-, apoyo a la lucha contra el Covid, entre otros. La verdad, son noticias alentadoras que nos devuelven algo de esperanza en medio de tantas dificultades emergentes en lo relacionado con la violencia y el retorno de la lucha armada en territorios que se consideraban liberados ya de esto.

Siempre pensemos que la luz al final del túnel llegará. Lo importante es no perder la fe, ni la ganas de seguir luchando para construir una mejor sociedad y un mejor país.

Comments are closed.