Avanza proceso de restitución de tierras en Trujillo, Valle del Cauca

0
en la vereda Chuscales del municipio de Trujillo, se adelantó jornada de restitución de tierras.
En la vereda Chuscales del municipio de Trujillo se adelantó jornada de restitución de tierras.

En la vereda Chuscales del municipio de Trujillo, al norte del Valle del Cauca, se inició un proceso de restitución de tierras, que espera devolver a las familias afectadas, sus territorios y la tranquilidad en la zona.

Esta jornada, que  fue acompañada por la Fuerza Pública y ha recibido el apoyo y la solidaridad de la población frente al  posible retorno de las víctimas a sus tierras, busca avanzar con la restitución. Ocho predios más ya fueron visitados en las veredas La Sonora y Venecia, recolectando las pruebas técnicas que se aportarán en las demandas durante la etapa judicial.

El Juzgado Primero Civil del Circuito Especializado en Restitución de Tierras profirió una sentencia que favoreció a una familia en La Sonora. A la fecha hay 47 demandas interpuestas y 107 en estudio por parte del área jurídica de la Unidad.

La lista de solicitantes sigue en aumento gracias a las actividades que la Unidad ha podido ejecutar en el municipio y sus veredas, como el caso de La Sonora, La Culebra, Andinápolis y ahora Chuscales donde los ingenieros han realizado varias jornadas de comunicaciones y topografía.

Los procesos de restitución permiten a las víctimas regresar a sus tierras.
Los procesos de restitución permiten a las víctimas regresar a sus tierras.

Con el acompañamiento de la Fuerza Pública y la administración municipal, así como las recientes neutralizaciones de la delincuencia que opera en esta zona, la Unidad de Restitución de Tierras, Dirección Territorial Valle del Cauca, ha logrado avanzar en sus actividades tendientes a la reparación de las víctimas de la masacre de Trujillo, permitiendo así que sus habitantes superen el temor que les generó la violencia.

En la jornada, los ingenieros visitan los predios con el fin de tomar las coordenadas y el área de cada uno, esto permite identificar el predio con exactitud, requisito indispensable en el proceso judicial.

Las actividades también incluyen un componente social con el objetivo de sensibilizar a la población frente al retorno de las víctimas a sus predios, una vez sean favorecidos con una sentencia.

Cabe agregar que el Grupo de Memoria Histórica publicó la semana pasada el informe ¡Basta ya!, cuyo capítulo 5 estuvo dedicado al municipio de Trujillo, Valle del Cauca, durante los años 1988 y 1994: Trujillo, una tragedia que no cesa. Se hizo evidente la convergencia entre el narcotráfico y los grupos paramilitares, a la vez que mostró tanto las alianzas del crimen con miembros de la Fuerza Pública, como la grave y persistente impunidad. Dejó ver, además, las enormes dificultades de la justicia colombiana para esclarecer los hechos y para impartir justicia; al punto, que veinte años después, y a pesar de los fallos condenatorios emitidos, la impunidad se mantiene, permitiendo que la tragedia no cese, como dice el título del informe. Las complicidades y alianzas fueron mencionadas por las víctimas en casi todos los casos, por ello este capítulo del informe se registra como uno de los principales marcadores de su memoria y de sus reclamos.

Comments are closed.