«Barby» Ortiz, el goleador ligado siempre a la historia del América y del Deportivo Cali

0

El pasado 3 de enero, Norman Emilio «el barby» Ortiz, cumplió sus 74 años y es recordado por haber jugado en el ataque de los conjuntos representativos para los caleños, el América y el Deportivo Cali. Vive hoy en su barrio de toda la vida, Siloé de Cali y a pesar de algunas molestias en su pierna, goza de buena salud.

Ortiz, quien jugaba de delantero, tuvo que tomar una decisión en el inicio de su carrera, pero según él, no tuvo que pensarlo dos veces, un día que llegó a su casa y se encontró con directivos del América (Manuel Correa) y del Cali (Humberto Palacios), este último le dijo que tenía que jugar con el conjunto «azucarero» “Yo jugaba en un equipo aficionado, y mi mamá firmó mi pase al Cali y al América a la vez, porque yo era menor de edad. Me dijeron que tenía que jugar en el Cali, a lo que respondí, ‘entonces que juegue mi mamá, porque yo soy hincha del América y voy a jugar en el rojo». «Eso dio mucha risa en ese momento. Después Humberto Palacios aceptó y no puso ningún problema” Así fue como quedó habilitado para jugar con los escarlatas en 1965.

El amor por los «diablos rojos» iba más allá a un contrato, pues el «barby» asegura que su equipo era muy pobre y entrenaba en un potrero, al no tener sede deportiva. «Yo llegaba al estadio en bus urbano, dos horas antes del partido, y cuando terminaba el juego, me iba a pie hasta mi casa”

Pero a pesar de haber logrado su sueño de jugar con el América, el «Barby» sólo pudo ser sub campeón en 1969, pues había jugado una temporada con Deportes Tolima antes de su regreso al club de sus amores con el que casi conquista aquel título, pero no pudo ser mejor en el triangular final que disputó ante Millonarios y el campeón Deportivo Cali.

Precisamente, Norman Emilio pasaría a las filas azucareras tres años después para jugar en el poderoso Cali de ese entonces, donde estuvo con reconocidos como Pedro Antonio Zape, Fernando «el pecoso» Castro, Oswaldo «pescaito» Calero, Jairo «el maestrico» Arboleda, Adolfo «el rifle» Andrade, Diego Umaña y Edison Carabalí, entre otros. “Jugué muchos clásicos con ambas camisetas, siempre tuve la fortuna de hacer goles. Me acuerdo que el día que enfrenté al América con el Cali, una morochita casi me mata, me mentó la madre y me decía que esa camiseta no me lucía. Casi me rompe la cabeza con un tacón, donde un doctor no se meta ahí, me hubiera roto. Fue porque les hice gol y ese día salí figura de la cancha. Esa mujer era hincha, era enferma por el América”.

Con el «verde verde» de Cali jugó hasta 1974 y definitivamente su historia siempre estuvo ligada a «azucareros» y al equipo de su vida, el América, pues estos conjuntos volvieron a encontrarse en 1974 en una final, que terminó en el quinto título del «superdepor» de la mano de Vladimir Popovic y con la actuación del «Barby».

Fue un 18 de diciembre de 1974, en una final que es recordada por la hinchada caleña, por una supuesta falta de «juego limpio» de su rival de patio, pues después de ir ganando el Cali 1-0 con un gol tempranero, llegaron tres expulsiones americanas: Pedrag Bubunja ‘Bucky’, William Ospina y Fernando Romero, con lo que terminaría con ocho en el terreno de juego. Pero el rival de patio se quedó con otro hombre menos y así fue como Gilberto Cuero abandonó el terreno, quedando solo siete del América en la cancha y con el 1-0 a favor del Deportivo Cali.

La polémica fue cuando al minuto 15 de la segunda parte, el árbitro uruguayo Ramón Barreto, tuvo que decretar el final ante la falta de jugadores de América, dado que generó la «lesión» de Norberto Bautista, cuando ya todos los cambios habían sido utilizados.

Así fue como el «Barby» se coronó campeón con Cali en 1974, año en que fue su retiro del fútbol por una lesión de rodilla.

Su apodo se debe al peruano Valeriano López, a quien le decían ‘Barbadillo’, y un primo decidió decirle un día ‘Barby’ y desde ahí porta ese apodo, que terminó siendo su marca personal.

 

 

 

Comments are closed.