Caleños bebiendo agua sucia

0

Por Pablo Uribe

@pablouribe90

 

Existe un líquido valioso que es fuente de vida; en el 2006 las Naciones Unidas encontraron que debido la carencia de este elemento morían más niños que por cualquier guerra o acto terrorista; en el 2003 la Corte Constitucional colombiana estableció que esto era un derecho fundamental; 1 billón de personas alrededor del mundo no tienen acceso a ella; la mitad de las camas de los hospitales del mundo están ocupadas por personas con enfermedades que son causadas por la carencia de este elemento; el 88% de los casos de diarrea (la principal causa de mortalidad infantil) en el mundo son atribuibles a la falta de ella; el centro de pensamiento Manhattan Institute definió el suministro de esto como una de las 3 funciones principales de un gobierno municipal.

Este líquido; Éste del que estoy hablando es: el agua.

Imagínese por un momento que el agua que sale del grifo de su casa no es potable. Imagínese que tiene que estar pendiente de sus hijos todo el día, pues si a uno de ellos se le ocurre tomar de la llave, va a terminar hospitalizado; imagínese que la piel de su cuerpo está destruida y enferma porque el agua con la que usted se baña está contaminada; imagínese tener que hervir el agua cada vez que usted quiera tomarse cualquier cosa, pues de no hacerlo los retorcijones en su estómago lo van a tirar a la cama.

Ese escenario (que ojalá fuera imaginario), no está ocurriendo en una villa en África, o en una vereda lejana y olvidada de nuestro campo. No, esa escena está ocurriendo en dos barrios de Cali: Vista Hermosa y Patio Bonito; quedan en la salida al mar, justo detrás de Terrón Colorado.

Estos barrios nunca han  podido gozar de un suministro de agua limpia. El agua que sale de sus grifos viene directamente de una quebrada cercana y no tiene ningún tipo de tratamiento. Simplemente cae del río al tanque de almacenamiento y de ahí a las casas. Los habitantes de estos barrios sufren de diarrea y enfermedades de la piel, por culpa de esta agua contaminada. Pero lo más dramático del asunto son los niños: que han tenido que crecer en un estado de enfermedad y desnutrición permanente.

Las personas que viven en este barrio no es que quieran seguir tomando agua contaminada, antes por el contrario, han intentado a través de todos los canales posibles, pedirle a EMCALI (entidad encargada de prestar este servicio público en nuestra ciudad) que les preste el servicio. Servicio por el que quieren pagar, pero todas estas peticiones han sido ignoradas por la empresa pública.

En el 2003, desesperados por la situación, decidieron instaurar una Acción Popular en contra de EMCALI, para que esta empresa les construyera una planta de tratamiento. La demanda terminó en el Consejo de Estado y éste falló a favor de la comunidad. EMCALI, viéndose obligada por una sentencia, construyó la planta de tratamiento… pero nunca la puso a funcionar.

En el 2013, gracias a un amigo en común: Bobby Gordon (uno de los caleños más comprometidos con su ciudad que he conocido en mi vida), el caso llegó a mis manos. Viendo esta situación indignante decidí asesorarlos jurídicamente, pues soy abogado. En el año que llevamos trabajando, hemos podido conseguir 3 sentencias de tutela de diferentes juzgados, que han fallado a favor de personas que viven en esta comunidad.

Desgraciadamente EMCALI yendo en contra de la Constitución, las leyes nacionales, el precedente de la Corte Constitucional, los tratados de derechos humanos, las sentencias de nuestros jueces y cualquier instinto mínimo de humanidad y empatía, sigue negándose a darles agua limpia a estas personas, que son ciudadanos colombianos como cualquiera de nosotros.

Aunque he intentado todos los canales que me da la Ley, existen límites para lo que un abogado puede hacer. Y aunque no me gusta usar esta columna para gestiones profesionales, si quiero pedirle a la comunidad caleña y a todo aquel que vea este escrito, que nos den una mano en esta gestión.

No podemos permitir que nuestros compatriotas, en pleno siglo XXI, sigan viviendo en condiciones tan denigrantes: Hay que hacer algo y hay que hacerlo ya.

Comments are closed.