Cali necesita un gobierno liberal

0

floro-hermesSegún la Encuesta de convivencia y seguridad ciudadana, ECSC 2014, en Cali el 67.7% de la población de 15 años y más reportó al DANE sentirse insegura dentro la ciudad, siendo los espacios percibidos como más inseguros: la vía pública con un 78.2%, el transporte público (incluyendo paraderos y estaciones) con un 61.7%, las plazas de mercado y las calles comerciales con un 54.5%, los parques públicos y los espacios recreativos o deportivos con un 51.9%, y los cajeros automáticos en la vía pública con un 42.8%.

¿De qué nos hablan estos terribles, indeseables e inaceptables resultados? Éstos resultados nos expresan, en primer lugar, que más de la mitad de los caleños perciben una administración pública municipal incapaz de controlar la serie de acontecimientos riesgosos de los que puede ser víctima dentro de la ciudad; en segunda instancia, que estando compuestas las familias por un número que va desde 4.8 miembros en el estrato 1, hasta un número 3.4 en el estrato 6, significa que estadísticamente hablando, en promedio, la mitad de los miembros de una familia se siente insegura dentro del recinto urbano.

Sin embargo, esta terrible, indeseable e inaceptable percepción, no nos debe extrañar porque desde hace 24 años no se gobierna a la ciudad con el criterio de “un liberalismo cuyo principio de cálculo es la seguridad”, toda vez que desde 1990 el Partido Liberal Colombiano ha estado ausente de la dirección de la Alcaldía de Santiago de Cali, tal como lo examiné en mi columna de la semana pasada Llegó la hora del liberalismo en Cali.

Ante tan demencial percepción de inseguridad, Cali requiere de un burgomaestre capaz de permitir o provocar determinados comportamientos, para regular toda esa serie de acontecimientos aleatorios en aras del equilibrio, la seguridad y el bienestar de nosotros los caleños. Es decir:

  1. Requerimos de un mandatario local capaz de instrumentalizar el derecho, la economía, la educación, la salud, el trabajo y la vida, para poder lograr un caleño cívico que no utiliza su celular mientras maneja por respeto a la seguridad y no, como ocurre hoy día, que no hace uso del celular mientras maneja por respeto los ladrones.
  2. Necesitamos de un alcalde que sea capaz de fortalecer el aparato gubernamental municipal lo suficiente como para que tengamos un Municipio con la fuerza suficiente para hacerse obedecer y con la capacidad necesaria para administrar los mecanismos de seguridad/libertad, de tal manera que hagamos de nuestra ciudad un espacio donde se garantizan los derechos.

En conclusión: Cali requiere un gobierno que garantice el orden interno dentro de los límites municipales, situación que todo liberalismo sabe se logra gracias a la consecución del bienestar para todos y cada unos de los habitantes de una jurisdicción.

En tal sentido, se necesita un alcalde que entienda la seguridad como un dispositivo, con tendencia constante a ampliarse, que integra sin cesar la producción, la psicología, los comerciantes, los compradores, los consumidores, los importadores, los exportadores, los vendedores, los estudiantes, los transeúntes, los trasportadores, etc. En otras palabras, un alcalde que cree condiciones para que se restablezca el tejido social herido de nuestra urbe.

Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

 

Comments are closed.