Cali perdió el año con los homicidios

0
Desde hace dos años se implementa en Cali, como en las principales ciudades del país, el Plan Cuadrantes, una estrategia que garantizaría la reacción inmediata de la Policía
Desde hace dos años se implementa en Cali, como en las principales ciudades del país, el Plan Cuadrantes, una estrategia que garantizaría la reacción inmediata de la Policía

A la capital vallecaucana le quedó grande la tarea de contrarrestar las muertes violentas y continúa en el deshonroso primer lugar del listado de las ciudades más violentas de Colombia. Para las autoridades parece desconocida la fórmula para combatir este delito, y el 2013 está por acabarse con un balance desastroso para la seguridad.

Las muertes violentas en la capital vallecaucana siguen siendo el dolor de cabeza de la administración municipal y de las autoridades. Parece que no existe cómo contrarrestar este flagelo que azota a la ciudad. Las numerosas capturas de supuestos integrantes de bandas responsables de la mayoría de homicidios son registradas semanalmente; sin embargo, a medida que crece el número de este tipo de detenciones, asimismo se registran cada vez más asesinatos, lo que se vuelve inexplicable en una ciudad que no encuentra la manera de deshacerse del estigma de la ciudad más violenta de Colombia.

De acuerdo con los reportes de la Policía, en el presente año se han dado más de 55 capturas de integrantes de bandas con un amplio prontuario delincuencial, sobre todo de homicidios; la ecuación sería sencilla si la disminución en las muertes fuera proporcional a estas capturas. No obstante, esas cifras van en aumento.

Desde hace dos años se implementa en Cali, como en las principales ciudades del país el Plan Cuadrantes, una estrategia que garantizaría la reacción inmediata de unidades de la Policía para contrarrestar el delito en la totalidad del territorio. Desde comienzos de 2013, la ciudad cuenta con 329 cuadrantes. La estrategia fue reforzada a comienzos de este año, cuando de 5.500 efectivos se aumentó a 6.500. En ese momento, el alcalde de Cali Rodrigo Guerrero hablaba de una disminución importante en homicidios, con base en los cometidos en 2012: 1819, 27 menos que en el 2011, que terminó con 1846 muertes violentas.

La probabilidad de que esto mismo ocurra en el balance de 2013 está lejana, pues hasta el 29 de octubre del presente año se han cometido 1691 homicidios y faltan dos meses que, según la historia de la ciudad, tienen una importante actividad delincuencial en la capital vallecaucana.

EL PUEBLO habló con el politólogo Rodolfo Escobedo, de la Fundación Ideas para la Paz, experto en crimen organizado y violencia. Escobedo asegura que de acuerdo con estudios, se ha determinado que la existencia del Plan Cuadrante y su efectividad, poca o mucha, nada tiene que ver con el incremento o la disminución de homicidios. Asevera que estos crímenes son producto de disputas al interior del crimen organizado. “Aun siendo exitoso el Plan Cuadrantes, no es el instrumento para contrarrestar el incremento de los homicidios. Puede haber escenarios en donde el Plan Cuadrantes está mal aplicado y bajan los homicidios; o escenarios donde el Plan Cuadrantes está bien y se incrementan los homicidios. No hay que pedirle peras al olmo. Reiteradamente hemos demostrado que esto depende de disputas al interior del crimen organizado”.

De acuerdo con los reportes de la Policía, en 2013 se han capturado más de 55 integrantes de bandas con un amplio prontuario delincuencial
De acuerdo con los reportes de la Policía, en 2013 se han capturado más de 55 integrantes de bandas con un amplio prontuario delincuencial

La fórmula Policía-Alcaldía no ha servido

Parece que quedó atrás la época de los divorcios entre la Alcaldía de Cali y la Policía Metropolitana, los años en los que había una evidente fractura en las relaciones entre las dos instituciones, que no lograban ponerse de acuerdo para crear e implementar un plan de seguridad eficaz para Cali. Hoy hay una aparente armonía que tampoco les ha alcanzado para garantizar la tranquilidad de los caleños.

La salida del pasado comandante de la Policía Metropolitana de Cali, el general Fabio Alejandro Castañeda, se dio de forma sorpresiva. Desde el pasado 3 de octubre, la dirección de la institución en Cali la asumió el coronel Hoover Penilla. A su salida, Castañeda resaltó algunos aspectos de la labor cumplida y fue enfático en que quedaban tareas pendientes, como combatir los homicidios, que son el 35 % de los delitos que se comenten en Cali. “Vamos a seguir dándole duro al narcotráfico, ya estamos yendo por los que se dedican a esto. Ahora vamos por las pandillas, las bandas criminales, que son las que matan”, dijo en sus últimas declaraciones.

Justo en la transición de un comandante a otro, el alcalde de Cali hizo un llamado al presidente de la república, Juan Manuel Santos, para que uno de sus guiños a la ciudad fuera la aprobación del plan desarme para todo el territorio caleño, que por el momento, y desde hace un año, solo se ha implementado en 6 comunas (13, 14, 15, 16, 18 y 21). Esto para los expertos no ha dado resultados, el registro de muertes se da en la totalidad del territorio y aun en sitios donde hasta hace algunos años era inconcebible que hubiera asesinatos, como en centros comerciales y en otras zonas bastante concurridas, incluso en zonas de prestigio.

El Coronel Hoover Penilla, por su parte, ha coincidido con el alcalde de la ciudad, Rodrigo Guerrero, en la petición que le ha hecho al gobierno nacional de implementar la restricción en el porte de armas en toda la ciudad. Guerrero asegura que continuará insistiendo en la medida ante el presidente Santos y Penilla respalda su petición.

Hasta ahora no han sido significativos los logros de la nueva comandancia. Las opiniones están divididas: mientras algunos expertos aseguran que un mes es poco tiempo para ver resultados en problemas como el homicidio, otros indican que estrategias contundentes pueden dejar resultados de manera pronta, que no han sido demostrados por el nuevo director.

 La cuenta regresiva para que culmine el 2013 está dada, la Administración asegura que está trabajando igual que la Policía y que las Fuerzas Militares. Mientras tanto, varios observatorios, la Personería de Cali y otras organizaciones se cogen la cabeza, temiendo lo que deparan para Cali 60 días a manos del crimen.

 

Secretario de Gobierno de Cali Carlos José Holguin
Secretario de Gobierno de Cali Carlos José Holguin

¿Y Holguín cuándo responde?

Insuficiente ha sido la función realizada por el secretario de Gobierno, Carlos José Holguín, cuyos argumentos dados la semana pasada sobre el trabajo que ha hecho su dependencia para contrarrestar el delito no llenaron las expectativas del Concejo de Cali.

Holguín fue citado junto al comandante de la Policía Metropolitana, Hoover Penilla, para sustentar el plan de seguridad de la ciudad. Durante la exposición, se entregaron datos como la reducción de homicidios en el 2012 y los Concejales insistieron en su preocupación porque definitivamente las cifras no dicen lo mismo para el 2013.

En medio del informe que se entregó al Concejo con respecto a la seguridad, Holguín como un ciudadano más se sumó a la denuncia del incremento de homicidios en Cali, resaltando que una de las grandes causas del alto número de muertes de este tipo es el enfrentamiento entre bandas criminales y la delincuencia juvenil.

La Secretaría de Gobierno de Cali es una de las dependencias más importantes, polémicas y desafiantes en una ciudad como esta. Y aunque el esfuerzo lo ha concentrado en el aumento de cámaras de seguridad, de motocicletas para la Policía, en la iluminación de parques y sitios públicos, la comunidad no ve la relación de estas medidas con la disminución de las muertes violentas.

El funcionario, caracterizado por un amplio recorrido político, nunca antes como funcionario en cargos tan estrechamente relacionados a la seguridad, también por la timidez en su desempeño y en sus pronunciamientos, casi hasta el ausentismo, también se ha unido en varias oportunidades al llamado del Alcalde para que se implemente el plan desarme en la totalidad del territorio caleño.

Para el caso de Cali, el presupuesto para la seguridad es de $18.506.714 millones, para un número de habitantes de 2.319.684
Para el caso de Cali, el presupuesto para la seguridad es de $18.506.714 millones, para un número de habitantes de 2.319.684

El presupuesto

Una de las causas más fuertes es la falta de presupuesto, que en Cali se volvió el tema del que todos hablaban hasta que ya nadie quiso volver a hablar. En Medellín, el presupuesto para este año en materia de seguridad es de $59.075.200.310, para  2.417.000 habitantes; en Barranquilla es de  $12.081.900, para 1.200.000 habitantes; para el caso de Cali, el presupuesto para la seguridad es de $18.506.714 millones, para un número de habitantes de 2.319.684. Esto quiere decir que teniendo en cuenta la población, hay una mayor semejanza entre Cali y Medellín; solo que en presupuestos, la diferencia está en más de $30.000 millones. Es preocupante, entonces, la falta de recursos para la seguridad de Cali. Para muchos, la inversión en la ciudad es la única manera de demostrar qué se está haciendo; mientras tanto no hay manera de demostrarlo.

El alcalde ha manifestado su preocupación frente al plazo que tiene el Concejo de Cali (hasta el 9 de noviembre) para aprobar el proyecto de acuerdo que le daría facultades como mandatario para modificar el presupuesto e incorporar lo recaudado en el plan denominado “papayazo”, puesto en marcha en agosto, representado en recursos alrededor de $86.000 millones, de los cuales $29.000 millones se invertirían en seguridad, espacio público y cultura.

La importancia de los recursos del papayazo, explica Guerrero, son importantes, teniendo en cuenta que estos constituyen contrapartidas de iniciativas que cuentan con el respaldo del gobierno nacional; por lo tanto, en el momento están en riesgo $13.000 millones que llegaron de este orden. Para el caso de la contrapartida municipal, los recursos están presupuestados para las siguientes inversiones: $2.000 millones para cámaras de seguridad (con lo que se obtendría contrapartida de $6.000 millones de la Nación) y $7.000 millones para parque automotor de la Policía (390 motos y 38 carros).

La aprobación está en estudio; ya pasó por un primer debate en el que fue aprobada y el segundo debate se llevará a cabo el 5 de noviembre en sesión plenaria del Concejo.

Cali cuenta  con 134 pandillas, que delinquen de forma aunque ilegal
Cali cuenta con 134 pandillas, que delinquen de forma aunque ilegal

Menores infractores, un problema de nunca acabar

Otro factor es la crisis en el comportamiento delictivo de los jóvenes: Cali cuenta  con 134 pandillas, que delinquen de forma aunque ilegal. Si bien las detenciones son permanentes, no están respaldadas por un sistema judicial, en estado crítico, falto de instalaciones y caracterizado por un trabajo desarticulado entre el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, la Alcaldía de Cali y la Gobernación del Valle. Apenas la semana pasada, los trabajadores de la justicia juvenil en Cali levantaron la asamblea permanente en la que permanecían por las complejas condiciones en las que trabajan y por el hacinamiento en centros transitorios de jóvenes con pendientes ante la ley.

Los jueces han sido enfáticos en que la medida del levantamiento de la asamblea es temporal y de presentarse nuevamente hacinamiento en el principal de estos centros, volverán al cese de actividades.

 

Comments are closed.