Cali registra más muertes por accidentes que por Covid-19

0

Con 90 muertes violentas por accidentes de tránsito en lo que va corrido del año en Cali, este indicador supera los decesos por Covid-19 en la capital del Valle del Cauca, que llegan a 63. El dato, aunque es menor al del mismo período del año pasado (122 casos), preocupa a las autoridades teniendo en cuenta que estamos bajo una orden de confinamiento y es un reflejo de la indisciplina social de los caleños. Los motociclistas siguen aportando la mayor cantidad de muertes con 36, seguidos por los peatones con 29 y los ciclistas con 12 casos.

Según datos de la Secretaría de Movilidad se han presentado 3.400 siniestros en lo que va del año, 445 de ellos en el marco de la cuarentena. Más grave aún es que se han realizado casi 10 mil notificaciones a conductores que han infringido las normas de tránsito en la ciudad, 2 mil de ellas por movilizarse sin permiso o razón valedera durante esta emergencia sanitaria.

Dentro de las contravenciones más frecuentes está el conducir sin licencia, desatender las señales, ausencia de revisión técnico mecánica y SOAT.
Según el secretario de Movilidad Municipal, William Vallejo, el índice de mortalidad en la ciudad por esta causa es más alto de lo que debería ser, si se compara con el volumen de tráfico permitido para circular. 

A raíz de esta situación, el funcionario confirmó la intensificación de operativos viales: “A partir de hoy una de las directrices para los guardas de tránsito es la de fortalecer esos operativos de regulación a la velocidad, al uso del espacio público y al estacionamiento en zonas no autorizadas. Tristemente la gente en Cali tomó la cuarentena como un levantamiento de las normas de tránsito”.

Pero algunas voces van más allá, como la del exconcejal y analista Mauricio Mejía, quien dice que en ciertos sectores de la ciudad simplemente no hay respeto a la norma porque no se sienten identificados con la autoridad y una de las maneras de expresar su inconformismo es violando la ley.

«Hay una falta de autoridad marcada que hace que muchas personas no sientan temor de trasgredir la norma, pero es algo que es cultural de nuestra sociedad. Muchos sectores tradicionalmente marginados tampoco sienten una identidad con la ciudad y simplemente no respetan la norma», indicó Mejía, quien concluyó diciendo que hace falta pedagogía y una estrategia de comunicación en cultura ciudadana que se inicie con una etapa de educación preventiva y luego una de sanciones fuertes.

Ante el alto índice de accidentalidad y mortalidad de ciclistas, Mauricio Mejía expone que ve difícil el posicionamiento de la bicicleta como una verdadera alternativa, mientras no se ofrezcan más condiciones de seguridad.

Casualmente el último accidente fatal fue el de dos ciclistas que bajaban por la vía al mar desafiando el tráfico, cuando perdieron el control y se impactaron contra un bus en inmediaciones del sector de la iglesia de Terrón Colorado.

Comments are closed.