Cali, vulnerable a los desastres

68

¿Qué pasa si tiembla?

En un informe preparado por la Corporación Osso y el Departamento Administrativo de Planeación Municipal se afirma que Cali es la única ciudad de Colombia con más de un millón de habitantes ubicada en una zona de amenaza sísmica alta, es decir, atravesada por varias fallas geológicas como la de Romeral.

“Estamos absolutamente seguros de que volverá a temblar en Cali. Eso no tiene duda científica. Estamos en una zona de convergencia de placas y el solo conocimiento geológico e histórico nos permite asegurar que temblará, aunque no podemos decir cuándo ni con qué magnitud”, confirma Andrés Velásquez, ingeniero geólogo, quien es uno de los fundadores del Observatorio Sismológico del Suroccidente, Osso.

Microzonificación sísmica de Cali. El área más afectada en caso de
terremoto podría ser el oriente de la ciudad

Cali fue la primera ciudad del país que adoptó la Norma Sismorresistente en 1983, luego del terremoto que devastó a Popayán ese mismo año. Esa norma se convertiría en ley nacional en 1984. A pesar del carácter pionero de la capital vallecaucana en el tema, su vulnerabilidad a los movimientos telúricos sigue siendo muy alta.

“Tenemos el mayor volumen de población y de bienes expuestos a amenaza sísmica alta, pero nos falta todavía saber qué tan resistentes son nuestras construcciones. No podemos concluir directamente que la vulnerabilidad de Cali ante los sismos sea la más alta de Colombia, pero es muy probable que lo sea”, argumenta el ingeniero geólogo.

En cuanto a lo que se ha avanzado, Velásquez menciona que “se han reforzado edificaciones averiadas por sismos, como clínicas y otras que no eran muy resistentes, como la Terminal de Transportes, el Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, el Hospital Universitario del Valle y algunas plantas telefónicas. El Plan de Desarrollo 2012-2015 incluye actividades de disminución del riesgo sísmico”.

Como parte del Programa de Reducción de los Riesgos Existentes del actual Plan de Desarrollo, la Alcaldía de Cali aspira a reubicar 15 000 viviendas que están en zona de alto riesgo. Otra de las metas es recuperar y estabilizar 30 hectáreas del área de ladera urbana no ocupable.

Sin embargo, Velásquez asegura que no se puede decir con exactitud qué zonas de Cali son más propensas a una catástrofe ocasionada por un terremoto: “Todo depende del tipo de vibración que llegue a la ciudad. En el oriente, empero, están los terrenos más blandos de Cali y estos son los que generalmente tienen más problemas en los sismos”.

El ingeniero geólogo opina que aún hay bastante camino por recorrer en materia de la gestión del riesgo sísmico. “El tema estuvo descuidado en las administraciones pasadas. Ahora tenemos una norma  que no puede ser evadida –la Ley 1523–, que llama a la implementación de sistemas de gestión de riesgos y desastres”.

“Hay que reactivar la red de acelerógrafos, que son los que miden la fuerza de los terremotos, para que los arquitectos e ingenieros de la ciudad se doten de conocimientos y construyan estructuras más resistentes o refuercen las que ya están construidas”, propone Velásquez.

En la actualidad, esta red, creada en el marco del Proyecto de Microzonificación Sísmica de Cali, se encuentra fuera de operación.

 Volver al artículo principal 

Comments are closed.