Cali y Popayán, en la onda de los centros comerciales

0

Foto 2-01-10 10 24 35 (HDR)

Como ya ocurrió en otras ciudades grandes e intermedias, en las dos capitales se promueven varios centros comerciales que atraerán marcas, generarán empleo, ofrecerán entretenimiento y  son evaluados por empresarios e inversionistas como opción de negocio

Cynthia Vanessa Lewis Torres

En alianza con el Grupo Multisectorial

economia@elpueblo.com.co

Otras ciudades han recibido el boom de nuevos centros comerciales en los últimos cinco años. Cali y Popayán solo lo harán ahora. Es un síntoma de que la economía de estas dos ciudades se recupera. El desempleo ha disminuido en forma importante y la pobreza se ha reducido lo que ha ampliado la capa de la clase media, principal público objetivo de las nuevas áreas comerciales.

Los centros comerciales son importantes catalizadores del desarrollo urbano y en la mayoría de los casos han sido inversiones muy rentables tanto por su valor de uso como por la enorme valorización que han tenido en ciudades como Bogotá, Medellín y varias ciudades intermedias como Valledupar.

No se trata de una inversión cualquiera. Son proyectos que cambian las dinámicas de las ciudades.

La construcción de un Centro Comercial en el corazón de una zona como el Distrito de Aguablanca cambiará los hábitos de los vecinos que seguramente tendrán al Centro como el sitio de encuentro por naturaleza. Un proyecto de estos convierte en un hito arquitectónico de una zona popular.

Los desarrolladores de este proyecto lo identificaron de esa manera y por eso reservaron una espaciosa área para que sirva de centro cultural. En el Distrito habrá una gran superficie, Superinter de la cadena Éxito, que cambiará las rutinas para mercar de sus habitantes. Habrá canchas de fútbol 5 que también desafiará otros sitios de encuentro de los jóvenes del vecindario.

El impacto no es solo cultural, también una obra de esta naturaleza genera un gran impacto urbano. El proyecto de Villanueva Plaza convierte un área equivalente a dos manzanas y media que servían de parqueadero de los buses que cumplían la ruta Villanueva Belén en una especie de gran parque con zonas de entretenimiento y amplios espacios que le serán entregados al municipio para ser convertidos en espacios públicos.

El impacto de los Centros no es siempre el mismo. En otros casos, como ocurrió en el más simbólico e toda Colombia, Unicentro, el área comercial jalona el desarrolla en un sentido. Eso es previsible que ocurra con las obras que se proyectan en el norte de Popayán, donde seguramente el Centro se convertirá en un imán de desarrollos inmobiliarios de estrato alto.

Algunos otros Centros Comerciales combinan con las actividades comerciales y de entretenimiento las de hotelería y centro de negocios lo que les da una dinámica distinta, ya que asegura flujos de compradores en los día hábiles y no solo en los fines de semana como ocurre en los ubicados en las afueras de las ciudades. Esos Centros sirven de “almorzadero” de los empleados que trabajan en las empresas de la zona.

En ciudades como Cali y Popayán, los Centros que se ubican en alguno de los extremos de las ciudades se convierten en el referente para el masivo flujo de personas de municipios cercanos. El proyecto Marcas Mall, por ejemplo, ubicado al Norte de Cali será en poco años un punto de referencia para las personas que entran a la ciudad de municipios como Palmira y Buga. Probablemente dada la cercanía y las buenas vías será el sitio para entretenerse durante los fines de semana de las personas que habitan en esos municipios donde no encuentran ofertas de Cine en 4D como ofrecerá este Centro.

Ese impacto en la vida de las ciudades hace que la noticia de la construcción de nuevos centros comerciales genere tantas expectativas entre la gente.

Entre los inversionistas el anuncio de proyectos como éstos también abre nuevos escenarios de negocios. Por una parte, grandes marcas y cadenas, pero por otra parte empresas en expansión o rentistas que encuentran en las inversiones inmobiliarias una de las más rentables y con menores riesgos.

El arrendamiento de áreas comerciales suele representar una rentabilidad de casi el doble del de los inmuebles de uso residencial. Un local se alquila hasta por el 0.8% de su valor, mientras que las casas o apartamentos se están alquilando al 0.4 o 0.5% del avalúo-.

El otro es el impacto en materia de generación de empleo. Se calcula que más de 8000 personas entre caleñas y patojas estarán empleadas en los nuevos proyectos que se gestan en las capitales de los departamentos del Valle y del Cauca. Actualmente, los centros comerciales que existen en estas ciudades generan más de 15 mil empleos (Aproximadamente 14 mil en Cali).

Las inversiones proyectadas superan los 1.2 billones de pesos, muy superior a las inversiones públicas previstas en Cali, por ejemplo, para los próximos tres años.

Foto 6-06-14 22 12 02 (HDR)Cali y Popayán, atractivas para la inversión en centros comerciales

Tanto la capital del Valle como la del Cauca, al compararse con las urbes de tamaño relativamente igual, se habían demorado en la apertura de nuevos centros comerciales que permitieran darles a habitantes y visitantes sitios tanto de entretenimiento como de compras sin tener que desplazarse grandes distancias.

Según el reporte que se entregó en la V Convención Mundial de Centros Comerciales en abril de este año, Cali ha sido la excepción frente a las demás ciudades principales del país que dieron apertura reciente de grandes centros comerciales. Los últimos fueron Premier y Centrosur en el 2009 y 2010 respectivamente. Mientras que Popayán abrió su único y último gran centro comercial en el 2008.

De los 60 proyectos de nuevos centros comerciales que se abrirán en el país en los próximos tres años, Cali y Popayán lideran en esta materia en el suroccidente colombiano y participan con el 13 y 5 % del total nacional.

En el momento hay 8 proyectos de nuevos centros comerciales grandes en la sultana del Valle que son: La Estación, Portal de Oriente, PacificMall – WTC, Bazaar La Flora, Marcas Mall, Guayacán, Villanueva plaza, y Proyecto Provalor. La mayoría con fecha de entrega para el próximo año.

Con estos proyectos se esperan generar más de 3 mil empleos entre directos e indirectos desde que se inicia la construcción hasta su etapa de pleno funcionamiento, con inversiones de más 900 mil millones de pesos aproximadamente en la capital del Valle.

Para empresarios y dirigentes gremiales de la sultana del Valle, los nuevos proyectos de Centros comerciales son buenas noticias. Sin embargo, se evidencia preocupación por el tipo de empleo que se genera. “Cualquier noticia de inversión que llega a la ciudad alegra, lo que hay que mirar es que no sean capitales golondrinas y que el empleo no sea calificado” afirma Gustavo Muñoz Sinisterra, Presidente del Grupo Multisectorial.

A su vez llegan nuevos desafíos que afrontar. “Se organiza urbanísticamente la ciudad, pero hay que brindarle a estas grandes cadenas la oportunidad de generación de empleo e ingresos que permitan a los habitantes de estas ciudades mejorar su consumo” explica MuñozSinisterra.

A su vez, Yoiner Peláez, presidente del Gremio de los Comerciantes del Centro de Cali – Grecocentro, afirma que la llegada de estos centros comerciales a la ciudad se convierten en incentivo para que los comerciantes realicen nuevas inversiones de manera tal que compitan abiertamente.

En el caso de la capital del departamento del Cauca se gestan 3 proyectos de nuevos centros comerciales y uno de ampliación al Centro Comercial Campanario que es el único en el momento.

Calima, Terraplaza, y un centro comercial anunciado por el Éxito de Panamericana a construir en sus parqueaderos, son los tres proyectos que suenan en la ciudad de los patojos. Con estos, se esperan inversiones de más de 400 mil millones y aproximadamente más de 5 mil empleos generados entre directos e indirectos desde su construcción hasta su puesta en marcha.

La ubicación de estos centros pretende cubrir el territorio de Popayán. Calima estará ubicado en el centro, Terraplaza en el norte, y el anunciado por el Éxito enseguida del Terminal de Transportes.

¿Están las ciudades preparadas?

Nadie duda que el mercado de Cali y su buen momento económico es suficiente para absorber los Centros Comerciales que se abrirán. En Popayán, en cambio hay algún grado de discusión sobre si hay posibilidades de éxito para todos.

Carlos Valencia, de SC Group, miembro de la Junta Directiva de la Asociación colombiana de Centros Comerciales, cree que la capital del Cauca podría recibir con mucho éxito un nuevo Centro, tal como lo han hecho ciudades de similar tamaño como Neiva.

Valencia advierte que hay que tener cuidado al comparar con otras ciudades intermedias porque las dinámicas económicas son muy distintas. En Yopal, por ejemplo, hay movimiento de mucho dinero efectivo lo que le da grandes posibilidades al comercio. Otras como Villavicencio son el lugar de abastecimiento de muchos otros municipios y algunas como Ocaña tienen una especie de mercado cautivo porque se encuentran distantes de otros centros urbanos.

Carlos Felipe Muñoz, promotordel Centro Comercial Calima, considera que Popayán en este momento podría recibir un solo centro comercial más y que en un largo plazo podría soportar un tercero.

Por su parte, un representante de Terraplaza afirma que la ciudad si está preparada y más teniendo en cuenta que son proyectos con público objetivo diferente, pues mientras que Calima está ubicado para atender estratos 3 y 4, Terraplaza atenderá estratos 5 y 6 de la ciudad. Por ello habrá diferencias en las marcas que lleguen a cada uno.

Francisco Javier Pantoja Pantoja, economista y conocedor de la región caucana, considera que en el corto plazo la capital reaccionaría de manera positiva al generarse novedad y mejores ofertas. Sin embargo, la estructura económica actual de la ciudad no estaría preparada para cubrir la llegada de estos nuevos complejos.

Mientras que “si a Cali están llegando estos centros comerciales es porque hay mercado que atender, sin embargo no se puede descuidar la necesidad de que se genere empleo bien remunerado que conlleve al crecimiento del consumo” afirma MuñozSinisterra.

Además, expertos en materia de centros comerciales consideran que su punto de equilibrio está entre 7 y 8 años.

¿Un juego de sumas  y restas?

Algunos creen que los Centros Comerciales afectan a los pequeños empresarios.“Gana el usuario final y pierden los pequeños industriales que no pueden competir con las grandes cadenas, ya que las condiciones de compra son muy estrictas por la demanda de grandes volúmenes de producción que exigen” sustenta el Presidente del Grupo Multisectorial. Y lo explica en que “el pequeño no se ha industrializado para generar grandes volúmenes de producción y poder responder a los márgenes de contribución que le exigen las grandes superficies; y esto ocurre en la mayoría de sectores: panaderos, confeccionistas, calzado y cuero, entre otros”.

Valencia, en cambio, encuentra que proyectos como el del Distrito de Aguablanca le abren enormes posibilidades a medianas empresas locales para expandirse y arrancar una etapa de crecimiento que lo ponga a jugar en las grandes ligas.

Para Pantoja, “en principio se genera modernidad, novedad, competencia por capturar al cliente, pero esto no implica una ganancia para la ciudad ya que los centros comerciales no están definidos a los estratos 1 y 2 por su capacidad adquisitiva”. Además explica que la renta de oficinas en el centro y otras zonas en común de la ciudad de Popayán se podrían perder porque los arrendatarios van a preferir trasladarse al centro comercial que cuenta con mejor organización y espacio y mayor tecnología.

Frente a ello, el promotor de Calima –el cual está ubicado en el centro de Popayán- considera que el centro de la ciudad no perdería su dinámica actual. “Centro es centro, la gente en Popayán todavía está acostumbrada a frecuentar esta zona” expone el empresario Carlos Felipe Muñoz.

El mismo caso sucede en Cali. “La llegada de estos complejos se convierten en una oportunidad para que los comerciantes del centro destinen recursos para invertir en tecnología de manera tal que se atraigan a los consumidores. Además, el centro de Cali no pierde importancia en la medida en que lleguen este tipo de centros comerciales” afirma Peláez de Grecocentro.

“El centro de Cali, se frecuenta en la mayoría de casos sin importar el estrato socioeconómico, pues es el lugar en el que se encuentra de todo, hasta las marcas que se encuentran en estos complejos” explica Peláez.

Desde la perspectiva de los inversionistas cada proyecto tiene un atractivo. Algunos se valorizarán más que otros. Los de más acá pueden llegar a tener puntos de equilibrio comercial a más corto plazo. Para una empresa local siempre será atractivo estar cerca de grandes marcas.

Cualquiera que sea el cálculo que se haga, la noticia de la construcción de centros comerciales en una ciudad es un síntoma muy alentador.

Algo de historia

Más de 30 años lleva la creación del primer centro comercial en Cali. Fue en 1981 que se crearon los primeros centros comerciales en la capital del Valle:Unicentro y Cosmocentro, nueve años después del inicio de este fenómeno en Colombia que fue en Medellín con el Centro Comercial San Diego. Unicentro de Bogotá se construyó en 1976. Mientras que en Popayán, apenas han transcurrido 6 años desde que se construyó Campanario.

Cali y Popayán son las ciudades que más participan en el Suroccidente colombiano con la creación de nuevos centros comerciales. Fuente: Acecolombia – Cálculos: El Pueblo.
Cali y Popayán son las ciudades que más participan en el Suroccidente colombiano con la creación de nuevos centros comerciales. Fuente: Acecolombia – Cálculos: El Pueblo.
Más del 30 % de los ocupados de Cali, es decir más de 350 mil personas, se encuentran en comercio, hoteles y restaurantes. Esto la posiciona como la rama de actividad con mayor ocupación en la capital del Valle. El mismo fenómeno se da en Popayán.
Más del 30 % de los ocupados de Cali, es decir más de 350 mil personas, se encuentran en comercio, hoteles y restaurantes. Esto la posiciona como la rama de actividad con mayor ocupación en la capital del Valle. El mismo fenómeno se da en Popayán.

 

Comments are closed.