Cambiemos la justicia ordinaria por la justicia indígena

0

Gustavo_Munoz_SinisterraA pesar de que todos los Colombianos rechazamos indignados el asesinato de los dos indígenas Nasa en Toribio (Cauca) por parte de las FARC  la semana pasada, también muchos nos encontramos gratamente sorprendidos por la valentía, disciplina, arrojo y seguridad con que sus líderes y la comunidad indígena no permitió que las FARC invadieran su territorio, colocaran carteles alusivos a la guerrilla, se hicieran respetar hasta con la muerte, capturaran a 7 guerrilleros de las FARC culpables del vil asesinato en menos de tres días y sin armas de fuego,  los juzgarán al 4 día siendo fieles a su reglamento y ley, aplicarán penas ejemplares y diferenciales tanto al autor material  como a sus cómplices mayores de edad, 60 y 40 años de prisión respectivamente (Muy superiores a los de los paramilitares, narcotraficantes, guerrilleros, militares, civiles y carruseles de la contratación juzgados por nuestra justicia), así mismo aplicaron otro tipo de castigo (20 fuetazos) a los dos menores de edad, uno de ellos de 14 años y en presencia de su familia.

A los dos menores de edad los enviaron a un centro de rehabilitación del ICBF hasta que cumplan su mayoría de edad y en ese momento poder celebrar un nuevo juicio. Es sorprendente la organización, valentía y solidaridad de esta comunidad para proteger sus derechos y no dejarse amedrentar por una minoría armada, también la organización en asamblea en la que la mayoría determinará el castigo a imponer. Igualmente el ejemplo al mundo con la destrucción de las armas y la quema de los uniformes.

Más admirable aún, cuando la guardia indígena los  trasladó a la cárcel de Popayán (a los 5 guerrilleros adultos) sin tener miedo a una amenaza de rescate armado que ya se había anunciado y los militares tuvieron que optar por escoltarlos, pero que con toda seguridad sin escolta también los hubieran trasladado. Cuando llegaron a la cárcel en Popayán el INPEC se encontraba en paro, pero es tan loable el acto de esta comunidad, que el sindicato realizó una excepción y procedió recibir, encarcelar y custodiar a los sindicados.  Recordemos que al mismo tiempo los funcionarios de la Justica estaban en paro y nada de esto fue impedimento para quee los indígenas llevaron a cabo su proceso de juzgamiento, condena y castigo. Funciona y lo acaban de demostrar sin  zonas de despeje, veedurías internacionales, comisiones de diálogos,  ejército armado, ni con asesorías ni apoyos internacionales. Los 44 millones de colombianos deberíamos aprender y tomar ejemplo o mejor, recordar nuestra descendencia indígena y hacer respetar nuestro territorio,  derechos de propiedad y  de convivencia.

Que sucedería si todos los Colombianos mayores de edad, que no somos actores del conflicto armado (somos víctimas) nos organizamos y vamos a las montañas, con bastones de mando, sin armas y unidos como nuestros compañeros indígenas y capturamos a los 5000 guerrilleros que quedan, los desarmamos y los enjuiciamos en 3 días, los encarcelamos y vigilamos que se resocialicen, paguen sus condenas y luego destruimos su armamento y quemamos sus prendas (así no se vuelven a comercializar y reutilizar).  Me pregunto: ¿Luego de esto necesitaríamos a un ejército armado y una policía militar? ¿No sería más un ejército y una policía cívica como en los territorios indígenas o como en Costa Rica? Invertiríamos los $24 billones de pesos colombianos de gasto anual del ministerio de defensa en Inversión pública como Educación, Salud, alimentación, vivienda, recreación, generación de empleo. Transformaríamos y nos ahorraríamos otros billones de pesos  del gran elefante en que se ha convertido  la Justicia llevándolo al modelo indígena y se acabaría la Judicatura, las cortes, consejo de estado, salas civiles, salas de magistrados, palacios de justicia, juzgados, agencias de investigación y protección y toda la mega estructura de la justicia que la hace cada vez más burocrática,  ineficiente y poco confiable. Nos ahorraríamos los miles de millones que hemos invertido dese hace 2 años en la mesa de negociación de la habana, nos evitaríamos los muertos diarios, los daños a la infraestructura,  recuperaríamos el campo y las costas.  Los empresarios dejarían de pagar multas, Algunas Alcaldías y Gobernaciones podrían administrar libremente, el congreso , los ministros y los entes de control se dedicarían a legislar un mejor país y volverlo más agradable para vivir y progresar . Con este panorama, quien no cambiaría la justicia ordinaria por la justicia indígena.

 

Gustavo Muñoz

Comments are closed.