Chávez, entre amores y odios

0
1.Alexander y Yoli, decidieron radicarse en Colombia por problemas de seguridad
Alexander y Yoli, decidieron radicarse en Colombia por problemas de seguridad 

Vea aquí especial, Claudia Palacios desde Venezuela

Una familia venezolana radicada en Colombia nos ayuda a entender el significado del desaparecido líder para el ciudadano común y las expectativas sobre el futuro de la patria bolivariana.

Un cafecito venezolano en las mañanas, acompañado por las noticias del canal de televisión Globovisión, de ese país, escolta el despertar diario de Alexander Bolívar, un empresario que tuvo que salir de su patria natal por ser víctima de extorsiones y presiones de un grupo que se hacía llamar un ala de la guerrilla colombiana de las Farc. Aunque nunca supo si era eso cierto, de lo que sí estaba convencido era de buscar refugio y lo hizo en Colombia para proteger a su familia.

“Siempre ha existido la presencia guerrillera en la zona de la frontera, pero desde hace doce años ya conviven en pueblos del sector rural, y esto coincidió con la llegada de Hugo Chávez al poder”, comenta.

A su lado, su esposa Yoli Jaime, prefiere empezar el día escuchando música folclórica del llano venezolano, tararea y baila un poco mientras alista a sus hijos para ir al colegio.

Él, catiro de ojos claros; y ella, morena y alegre. Ambos tuvieron que empezar de nuevo en este país pero añoran con volver a Venezuela. Por estos días y con el suceso de la muerte del presidente Hugo Chávez,sus sentimientos están divididos entre los amores y odios que despierta la figura del desaparecido líder.

Para ellos este era un acontecimiento que adeptos y detractores estaban esperando. “El destino de Chávez estaba marcado, el cáncer que tenía era muy agresivo y el manejo de la información que le dio el Gobierno al tema siempre nos causó desconfianza”, dice Yoli.

Recuerdan que en los años setenta y ochenta había una gran desigualdad e inconformismo en Venezuela. El poder estaba concentrado en muy pocas familias, y los gobiernos de turno despertaban la insatisfacción general del pueblo. Los mandatarios Jaime Lusinchi y Carlos Andrés Pérez fueron muy cuestionados.

No olvidan cómo en ese entonces comenzó a surgir la figura de Hugo Chávez, un hombre recio y estricto que empezó a destacarse en las Fuerzas Militares.“La inconformidad del pueblo fue canalizada por las Fuerzas Militares hasta que nació un movimiento clandestino revolucionariom, pero desde el mismo seno del Ejército venezolano. Sus fundadores: Hugo Chávez y el hoy gobernador del Estado Zulia, Francisco Javier Arias”. Su objetivo era tomarse el poder y crear una dictadura para recuperar la confianza del pueblo y la economía del país.

Alex Bolívar se refiere al nacimiento del MBR200 (Movimiento Bolivariano Revolucionario), en 1983,  que tuvo su mayor connotación internacional al protagonizar un golpe de Estado el 4 de febrero de 1992 contra el gobierno del entonces presidente Carlos Andrés Pérez. A pesar del fracaso de ese intento y de que Chávez estuvo encarcelado por dos años, el coronelse convirtió en una reconocida figura pública y llegara a influenciar la opinión mientras construía su plataforma política, que finalmente lo llevó a la presidencia por las vías democráticas desde el 2 de febrero de 1999.  Carlos Andrés Pérez fue destituido en 1993 por corrupción y eso le dio un mayor peso político y popular a las propuestas del naciente “Chavismo venezolano”.

Dice Yoli que Hugo Chávez creó una brecha de amores y odios en Venezuela  porque sectorizó el país en dos bandos, los ricos y los pobres, pero se olvidó de la clase media emergente que quería ganar posiciones de liderazgo. Para ella, el mandatario del traje militar color olivo se convertirá en un ídolo, pues empezó a darle oportunidades a la gente menos favorecida, como becas para la educación, seguros de desempleo y muchas otras facilidades que al menos les garantizaba una vida básica.

“A mucha gente hasta se le pagaba por estudiar, había créditos bancarios muy fáciles para las personas que votaban por Chávez. La gente se fue acostumbrando a eso, y pienso que en este momento es contraproducente porque el venezolano promedio se fue acostumbrando a la vida fácil. Pero eso no será por siempre”, expresa esta morena venezolana.

Sin embargo, su esposo Alex piensa diferente y dice que esas dádivas representan un mínimo porcentaje de los recursos despilfarrados por el Gobierno y que la estrategia del poder es mantener al pueblo callado y contento para que no proteste. “Lo malo es que eso no va a ser para toda la vida y la gente se va a llevar una gran decepción cuando las ayudas terminen, porque la situación de país es caótica”, concluye Alexander.

Yoli complementa afirmando que hay dos figuras que representa Chávez: es un ídolo para los pobres pero no para la clase media, que no encuentra oportunidades y la prueba está en la brecha que se estaba cerrando entre él y sus contendores políticos.

Ambos coinciden en que el manejo de la economía y la política internacional le trajo muchos beneficios a la clase dirigente y a los políticos que manejan el país, pero fue un fatal error porque aisló parcialmente al país bolivariano. Dicen que los empresarios internacionales tienen muchos problemas para invertir en Venezuela: primero, porque es difícil sacar el dinero producto de las actividades económicas; y segundo, por el temor a represalias, expropiaciones y demás.

Ahora esta familia espera que empiece un nuevo capítulo de la democracia venezolana para regresar a su país y poder empezar de nuevo a construir su historia, pero esta vez en su propia tierra.

Vea, especial Claudia Palacios desde venezuela

Comments are closed.