Colombia en el ojo del huracán

0

Por: Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

El pasado 23 de febrero, la Oficina de la Alta Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), que dirige la expresidenta chilena Michelle Bachelet, en su Informe Anual de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sobre Colombia documenta 76 masacres en las que fueron asesinadas 292 personas, incluyendo 6 niñas y 18 niños y expresa que “Desde el 2018, el número de masacres ha incrementado constantemente, siendo el 2020 el año con la cifra más alta registrada desde 2014”.

Con respecto a este informe la Unión Europea se manifestó, a través del portavoz del alto representante de para Asuntos Exteriores, Josep Borrell: “La UE comparte las preocupaciones reflejadas en el informe, en particular, en lo referente a la violencia contra defensores de derechos humanos, excombatientes de las FARC y líderes sociales e indígenas”.

Por otra parte, el pasado 10 de febrero Human Rights Watch (HRW) publicó un informe titulado “Líderes desprotegidos y comunidades indefensas” y subtitulado “Asesinatos de defensores de derechos humanos en zonas remotas de Colombia”; el cual revela que, desde 2016 hasta la fecha han sido asesinados más de 400 defensores de derechos humanos en nuestro país.

Este informe de Human Rights Watch provocó una rápida reacción en Washigton: el mismo día el Presidente pro tempore del Senado de los Estados Unidos de América, el senador demócrata Patrick Leahy, dijo: “El impactante número de asesinatos de defensores de los derechos humanos y otros activistas sociales desde la firma de los acuerdos de paz colombianos es espantoso. Pero, igualmente preocupante es el hecho de que los intentos del gobierno por detenerlos hayan fracasado. Matar o capturar a los perpetradores no es una estrategia suficiente, mientras los autores intelectuales y los financiadores de estos crímenes permanezcan libre.” Y, añadió: “Si el gobierno de Duque no hace lo necesario, hay pocas posibilidades de que los acuerdos de paz tengan éxito y ninguna cantidad de ayuda estadounidense puede cambiar eso”.

Es decir, que desde los dos mayores mercados del mundo: los Estados Unidos de América y la Unión Europea, con base en dos informes, uno oficial, el de la ACNUDH y, otro de una ONG, el de HRW, hubo fuertes reacciones en contra de Colombia por la creciente ola de violencia sistemática y asesinatos dirigidos en contra de defensores de derechos humanos, excombatientes de las FARC y líderes sociales e indígenas, entre los cuales se registra la muerte de 6 niñas y 18 niños.

Sin embargo, la reacción del gobierno ha sido la menos adecuada, en el caso del informa de HRW, como lo dejó claro el representante demócrata Jim McGovern: “Tristemente, las recomendaciones fueron recibidas con indiferencia, hostilidad y rechazadas de primera mano. Fueron tratadas más como mala prensa que como un intento serio de ofrecer ayuda y trazar una hoja de ruta para interrumpir la espiral de violencia”.

En conclusión, Colombia está en el ojo del huracán ante los dos grandes mercados mundiales que son dueños de las más importantes multinacionales y transnacionales que hay en nuestro territorio, ¿qué vendrá para nuestra economía?

 

Comments are closed.