Colombia hoy: nubarrones sobre nuestra economía

0

Por Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

En diciembre 13 de 2014 escribí en esta columna: Regalo de navidad: devaluación y menos dólares, al hacer el examen de la situación provocada por la fuerte caida en los precios del petróleo y una aguda devaluación del peso colombiano, situación que se expresaba (para aquel día) en una caida del precio del barril de petróleo a US$61,86, una TRM por encima de los $2.400,00 y un Congreso de la República que aprobó un presupuesto que contradecía la naturaleza de la situación macroeconómica a la que habíamos ingresado.

Muchos lectores de mi columna me expresaron a través de mi twitter su desacuerdo, que en algunos casos llegó al enfado e incluso a calificar lo escrito en la columna como “una manera de distorcionar la realidad, que perjudica al Presidente y beneficia a Uribe”, arguyendo que nos encontrábamos en frente de una coyuntura y negándose a leer mi argumentación basada en actuaciones del Gobierno de los Estados Unidos e un informe del PNUD.

Hoy, la fuerza de los hechos comienza a expresarse: Ecopetrol, en cabeza de su presidente Javier Gutiérrez, anunció reducción en un 30% de sus inversiones petroleras (cerca de US$6.000 millones) y un recorte de personal contratista; el Banco de la República, a través de su gerente José Darío Uribe, notificó un menor ritmo de crecimiento para 2015 como consecuancia de la caida de precios del petróleo, la mayor devaluación y la caida del financiamiento externo, y el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, anunció una reducción en la meta de crecimiento económica prevista para este año.

Con un barril de petróleo a US$57,21, con tendencia a estabilizarse a la baja, sobre la base de que la caida en US$1,00 representa una menores ingresos gubernamentales de $430.000 millones, estamos por debajo del escenario previsto por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, en cuyo informe pronosticó que con un barril de petróleo a US$60,00 Colombia podría entrar en una aguda recesión debido a una caida del crecimiento económico a 1.4% en 2015; pero, hoy estamos US$2,79 por debajo de la línea sobre la cual se pronosticó tan pésimo escenario para Colombia. El Ministerio de Hacienda había previsto la renta petrolera para este año a un precio por barril de US$98,00, en promedio.

Este escenario es aún más grave si se tiene presente la resistencia tributaria existente en nuestro país, la cual como es lógico se incrementa en tiempos de crisis, que deberá sumarse a un menor gasto público en los departamentos y los municipios como consecuencia en la disminución de las regalías. En otras palabras, la consecuencia de pensar con una mentalidad extractiva.

En conclusión: aunque no podemos decir que somos un país dependiente del petróleo como nuestro socio de la Alianza del Pacífico, México, o nuestro poco cordial vecino, Venezuela, dado que de los impuestos a la producción del petróleo y sus derivados obtenemos una parte importante de nuestros ingresos fiscales, es posible que del sueño inquieto pasemos a una pesadilla.

La lección: no depender de los recursos naturales. Pero, ¿cuándo la aprenderemos?

Comments are closed.