Colombia necesita pluralidad

0

Cada año de elecciones, como ocurrirá este fin de semana, será el día de la verdad, y quienes tenemos la oportunidad de escribir y plasmar nuestra opinión, hablamos de la importancia de salir a votar y de los buenos y malos candidatos que hay para escoger. Sin embargo, esta vez, más allá de solicitar que voten o recomendarles que acudan a las urnas, quisiera manifestar la importancia de que en esta elección podamos garantizarle a Colombia pluralidad ideológica en cada una de las regiones del país.

En medio de la polarización en la que venimos estando desde hace ya varios años, en donde los odios viscerales engendrados por causa de las diferencias de pensamiento se manifiestan a través de las redes sociales, medios de comunicación y reuniones familiares; es perentorio que  el mapa político del país sea lo más diverso posible. Ad portas de enfrentar la firma de un acuerdo de paz con las Farc, es muy importante que poco a poco Colombia siga abandonando la unanimidad política en la que ha estado inmersa durante las últimas décadas, y la que de cierta forma ha sido causa del conflicto que vivimos.

De lado y lado vociferan que, de ganar el candidato opuesto, el acabose se hará presente en su región. Los uribistas dicen que si sus candidatos no son elegidos, el castro-chavismo se emancipará y cooptara todo el poder. Por su parte los antiuribistas manifiestan que, de ganar los uribistas volveremos a una época de terror en donde las persecuciones serán la norma.  Sinceramente no creo que sería de ninguna de las dos maneras. Lo que sí creo, es que es muy importante que todas las posturas se vean representadas. No podemos continuar en el unanimismo de pensamiento político. Construir una nueva Colombia significa que en las regiones podamos edificar deliberando de verdad, enfrentando posturas y, a través del disentimiento responsable, trazar el mejor camino.

Eso sí, la unanimidad más peligrosa, y con la que debemos luchar de manera decidida este domingo, es la de los políticos corruptos; por eso, como ciudadanos sensibles al país tenemos la responsabilidad de revisar cuáles son los mejores candidatos, porque sí hay buenas personas interesadas en trabajar por una Colombia mejor, que usted o yo podemos elegir.

Si en las regiones siguen enquistadas las maquinarias que, gracias al dinero que logran obtener por su intervención en la contratación pública, pueden comprar votos, regalar fiestas, trago y comida para que los ciudadanos se vendan en las urnas; al final también la responsabilidad es nuestra: de los ciudadanos que  tenemos la posibilidad de reflexionar sobre cuál es la mejor elección sin la necesidad de aceptar una lechona o un tamal.

Así que este fin de semana a salir a votar con responsabilidad,  sin enojarse si el candidato que resulte ganador se aparta de sus preferencias políticas; al final, tenga en cuenta que las diferencias ideológicas enriquecen la democracia y permiten que a través del contraste de pensamientos se consolide el desarrollo social del país. Pero también tenga en cuenta que su voto educado es decisivo para orientar a esta nación hacia un rumbo acertado.

Una cosa más: No solo los candidatos se juegan su futuro este fin de semana, otra competencia bastante reñida será la de las encuestas. Este domingo sabremos cuál fue la más acertada en sus predicciones.

Comments are closed.