Con la camiseta puesta

0

/Foto: Juan Camilo PalomarPor Vanessa Córdoba
@VCordoba1

Todos los deportistas soñamos con representar a nuestro país. Para mí, uno de mis más grandes anhelos es dejar el nombre de Colombia en alto, ya sea con la Selección o como jugadora del club en donde esté.

En días en los que se escogen jugadores para representar a un país en una cita tan importante como el Mundial, debo decir que los momentos previos a una convocatoria han sido de los más emocionantes y difíciles que he vivido hasta ahora. Fue sólo una vez hasta ahora, pero fue un sueño hecho realidad.

En una convocatoria, cuando sale la lista, no hay tiempo para pensar, y en un abrir y cerrar de ojos te encuentras en un cuarto de hotel junto a tu compañero esperando que llegue la hora del primer entreno.

Confieso que, noches antes de viajar, me imaginaba con el buzo de la selección puesto. Miraba las fotos en las que salía mi padre con el número uno en su espalda, con la selección, y me veía yo en las mismas, solo que con cabello largo y un poco mas bajita. Cerraba los ojos, y veía las dorsales de mis compañeras, uniformadas de amarillo, cada una con su respectivo número, listas para representar el nombre de todo un país. Me imaginaba y hasta sentía tapando un penal, sacando el balón que nadie creería que sacaría. Simplemente soñaba, soñaba despierta. Hasta el corazón se me aceleró e hizo que se me quitaran las ganas de dormir, me quedé varios días como un búho hasta la madrugada. También tenía noches en las que pensaba sobre cómo me sentiría si mi nombre no salía en la lista. ¿Era lo suficiente buena para estar ahí?

Uno no quiere confiarse para evitar una decepción, pero tampoco quiere ser pesimista y pensar que no estará en la convocatoria.

Como dije, son momentos de mucho estrés y ansiedad. Macnelly Torres, a pesar de que es un jugador muy hábil, y que con su experiencia maneja muy bien los tiempos del juego, no pudo controlar sus sentimientos encontrados, los que minutos antes de que saliera la tan esperada e imaginada lista del técnico José Pékerman, llevaron a que escribiera en su cuenta de Twitter una frase que hizo que todos pensáramos que su nombre no estaría entre los 30 seleccionados.

No lo juzgo, es normal que ese tipo de pensamientos comiencen a rondar por la cabeza en esos momentos. El error de Macnelly no fue creer que no sería convocado ni lo que escribió. El problema fue el momento en el que lo expresó. El peso de ser jugador de selección Colombia mayores radica en que no solo tus expectativas están en juego sino las de todo un país.

Muchas personas lo criticaron, y aunque es entendible, hay que ponerse en sus zapatos. No nos alcanzamos a imaginar la cantidad de puertas que se le abren a un jugador cuando vez participa en un mundial.

Abrazo de atajada….

Comments are closed.