¿Con los crespos hechos?

166
EL PUEBLO pudo confirmar que la sede de la cumbre se movió de Cali a Medellín
EL PUEBLO pudo confirmar que la sede de la cumbre se movió de Cali a Medellín

En Cali se esperaba con gran expectativa la Cumbre de Presidente de la Alianza del Pacífico, anunciada por el propio presidente de la república, Juan Manuel Santos, para el próximo 24 de mayo en esta ciudad. Habíamos escudriñado en los archivos y no habíamos encontrado un antecedente de una cumbre presidencial como la que se esperaba en Cali. Al menos siete presidentes (los de México, Perú, Chile y Colombia, que conforman la alianza, y el de España, Mariano Rajoy –si logra sobrevivir a la profunda crisis política que tiene que enfrentar–) habían anunciado su presencia y era posible que también vinieran la presidenta de Costa Rica y el de Panamá, países que podrían ingresar a la alianza en esta cumbre.

EL PUEBLO pudo confirmar que la sede de la cumbre se movió de Cali a Medellín, por lo que la expectativa se convirtió en frustración. Resulta que para esa fecha se encuentra programada y confirmada con antelación la realización de un congreso médico que según pudimos averiguar, es el XII Congreso Internacional de Oftalmología, organizado por la Asociación Panamericana de esa especialidad, la cual había reservado previamente el Centro de Eventos Valle del Pacífico y las habitaciones hoteleras disponibles en los hoteles de 4 y 5 estrellas de la ciudad.

El congreso médico espera dos mil personas y copó los lugares que servirían de escenario para la cumbre, motivo por el cual la Cancillería optó por pasar la sede a la capital antioqueña. Para Cali el evento era muy significativo porque la posicionaba como la capital colombiana del Pacífico. La verdad es que Medellín está muy lejos del océano y para los caleños es un golpe fuerte porque la cumbre no convoca mucha gente, solo las delegaciones de los presidentes y algunos periodistas internacionales, es decir, unas 700 personas.

Lo que la gente se pregunta en Cali es cuándo vamos a salir de la crisis si no somos capaces de albergar simultáneamente dos eventos de las magnitudes señaladas. Cartagena realiza más de 300 congresos de esta naturaleza cada año.

La cumbre era una gran oportunidad para el Centro de Eventos, que no ha logrado una ocupación suficiente para recuperar la inmensa inversión que hizo allí la Cámara de Comercio de Cali. Pero le quedará difícil recuperar prestigio en cuanto a organización de eventos después de haber tenido que desmontar la Cumbre de Presidentes. La percepción que quedará –al menos a nivel nacional– es que en Cali no hay capacidad logística para realizar grandes eventos.

Ojala los Juegos Mundiales y la Cumbre de Alcaldes Afroamericanos tengan las reservas hechas, no sea que algún congreso médico se les adelante y llene la capacidad hotelera. La gente en Cali terminará preguntándose si en esta ocasión tinto mató Coca Cola.

Comments are closed.