Consultores internacionales vs. conocimiento local en Cali

0

 

Miembro del Centro Interdisciplinario de la Región Pacífico Colombiana, CIER Universidad Autónoma de OccidentePor Hernando Uribe Castro

Integrante del Centro Interdisciplinario de Estudios de la Región Pacífico Colombiana, CIER

Universidad Autónoma de Occidente

Una de las características de las administraciones más recientes, y sobre todo la administración actual, es la tendencia a traer a la ciudad asesores internacionales para que realicen las propuestas pertinentes para dar solución a algunas de las problemáticas más importantes de la ciudad como lo son los casos del dique (jarillón) del río Cauca y de la propuesta de urbanización de Navarro.

Para el caso del jarillón del rio Cauca se trajo asesores holandeses y para la propuesta de Navarro a la consultora inglesa Atkins, encargada de formular el Plan Maestro de la urbanización Ecociudad Navarro en el marco del proyecto ´Ciudades Justas´, promovida por la Fundación Ford. Atkins ve el crecimiento de la ciudad como negocio.

Utilizando como metodología la planeación participativa, estos consultores globales tienen la tarea de ayudar a legitimar estos proyectos ante la sociedad. Para ello han convocado a comunidades, universidades e instancias del Gobierno a través de ´talleres participativos´.

Si bien este proceso es un hecho, también es claro que la Administración Municipal, al contratar a estos consultores internacionales, expresa de modo claro su desconfianza y apatía por el conocimiento local aportado por los investigadores, profesores y estudiantes, quienes a través de sus estudios han demostrado en variadas oportunidades que estos proyectos deben ser atendidos con todo el cuidado y la profundidad necesaria. Para el caso del dique, este presenta un proceso complejo de poblamiento que conlleva a que su solución debe superar el mero reporte técnico y las comunes decisiones de desalojo. No es suficiente con señalar los puntos críticos del jarillón y los riesgos sino se incluye la compleja dinámica poblacional existente en éste. Con respecto a Ecociudad Navarro (hoy Ciudadela CaliDA), las universidades locales han expresado de múltiples formas que estas tierras no son apropiadas para desarrollos de proyectos urbanísticos. Informes que van desde estudios sísmicos, ambientales, epidemiológicos e ingenieriles, hasta sociológicos.

Por ejemplo,laEscuela de Salud Pública de la Universidad del Valle ha expresado a través de periódicos locales que por ahora el desarrollo de la Ciudadela CaliDA no es pertinente, porque existen varias razones: “1. Se empradizó Navarro, pero la contaminación existe. Estudios dicen que se debe dejar una zona no construida de por lo menos dos kilómetros alrededor de un relleno sanitario, por décadas. Es que un relleno sanitario es un reactor químico y más aún cuando en este sitio no se clasificó la basura. Allí fue a dar todo lo que botaban los hogares: el pesticida, las pilas, los medicamentos. Eso incrementa riesgos. 2. Hay estudios adicionales que muestran que el nivel freático de la zona es muy alto y que la licuefacción de esos suelos es altamente probable, es decir, son suelos que se hunden en un temblor. 3. Hay un asunto social muy importante, se ha pensado reubicar a la gente del jarillón, pero estudios han mostrado que sacar a la población para excluirla en una zona apartada no es lo mejor”, afirmó el director de la Escuela de Salud Pública de Univalle, Fabián Méndez, en una entrevista concedida a un medio local (El País, 26 de mayo 2014, Pág., B2). Incluiríamos que de incorporar procesos de urbanización en el corregimiento de Navarro es desaparecer lo poco que queda de comunidades campesinas en Cali, pues en ese sector habitan agricultores tradicionales, pescadores y areneros que ven como las urbanizaciones se aproximan a sus territorios. Trasladar comunidades campesinas a urbanizaciones con casas de 35mts² es un tremendo error.

Un proceso urbanizador motivado de modo irresponsable por las agencias del Estado local y nacional, por entidades privadas, cajas de compensación y empresas urbanizadoras, que pretenden legitimarse mediante consultores internacionales, y que en busca de excedentes de capital por medio del mercado del suelo urbano, han desatado nocivos efectos en los pocos ecosistemas de humedal existentes por la ampliación del perímetro urbano.

Parece que la Administración Municipal no le presta atención alos planteamientosque hacen los investigadores locales desde las Universidades, las comunidades y los grupos de investigación y buscó entonces legitimar sus intereses con unos asesores externos que no conocen la realidad histórica de los procesos que conforman estas problemáticas, así como una revisión total de la información existente en la que se plantea desde hace tiempo las desventajas de llevar a cabo proyectos como los de Ciudadela CaliDA en Navarro.

Las universidades han sido llamadas sólo para que participen con sus apreciaciones y comentarios, y para que legitimen el trabajo de los consultores externos, pero no se les ha tenido en cuenta como actores centrales y con el conocimiento suficiente y legítimo para evidenciar que los proyectos que se impulsan son nocivos para la sociedad y el ambiente local.

Comments are closed.