Control político al proceso de paz

0

floro-hermesPor: Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

El Partido Liberal Colombiano, a través de la senadora de la república Viviane Morales Hoyos, citó al señor Ministro del Interior y al señor Comisionado de Paz a un debate de control político, para “que el país enfrente un debate objetivo, claro, responsable, en donde el Comisionado de Paz nos cuente en qué van esas conversaciones, que diga qué ha significado negociar en medio del conflicto y cómo se ha visto afectado el orden público en las regiones en donde hay presencia de las FARC”, expresó la señora ex Fiscal General de la Nación.

Citación a debate, que ha de entenderse dentro de la idea liberal de veridicción (como diría Foucault), única manera de hacer libres a los individuos frente al perverso Leviatán, al poder descomunal del Estado absoluto, de la república eclesiástica y civil, que pretende establecer el Partido Centro Democrático, de la mano del senador y ex Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez.

Por ello, la señora senadora de la república, inquiere en primer lugar por “el estado de las conversaciones que se adelantan en La Habana con las FARC dentro del proceso de paz”. Sin lugar a dudas, una responsable, sana y objetiva búsqueda de la verdad, para develar las maniqueas posiciones expuestas por el ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga Escobar durante la pasada contienda electoral presidencial.

Develar tales maniqueas posiciones, requiere esclarecer el “significado y alcance de negociar en medio del conflicto”, cuestión ya resuelta por los científicos políticos, pero tergiversada por los dirigentes del Centro democrático, para generar el desasosiego y el desánimo entre millones de colombianos no ilustrados, quienes están impedidos de comprender tan compleja decisión gubernamental, siendo fácil presa de las admoniciones teológico políticas del ex Presidente Uribe Vélez.

Por ello, ante tales teológicas políticas prédicas es necesario resolver la pregunta: “¿Cuál ha sido la repercusión de esas conversaciones en el Orden Público en las regiones en las que tiene presencia las FARC?”

Saber de esas repercusiones, permitirá desbaratar los perniciosos imaginarios políticos de peligro, que ha fuerza de repetición, la oposición engañosa ha venido construyendo de manera lenta, continua e ininterrumpida, con el propósito de desprestigiar los diálogos de La Habana con argumentos engañosos como el señalamiento a las Zonas de Reserva Campesina.

Tal señalamiento, hace pertinente dentro del llamado a debate, preguntar “¿qué significado y alcance tiene el postulado de la búsqueda de ‘Paz Territorial’?”, un asunto que conduce a la idea de la esfera pública, que todo liberalismo separa con claridad de la esfera privada, pero que tanto el conservadurismo como el socialismo confunden, con perniciosos resultados para la sana convivencia humana.

Y, finalmente, como lo que se quiere es una sana convivencia, la cuestión de los tiempos de negociación, que tanto molestan a la oposición, debe ser un asunto que la opinión pública nacional debe conocer, de manera ilustrada. Por esta razón, a mi juicio, el quinto punto de la citación: “¿cuáles son los tiempos estimados por el Gobierno para adelantar las conversaciones sobre los dos últimos puntos en la Agenda de Negociaciones?”

En conclusión, la doctora Viviana Morales quiere contrarrestar el “contra debate” del Centro Democrático, el cual procurará sembrar sombras allí donde el liberalismo quiere llevar luz.

Comments are closed.