¿Cuándo empezó el conflicto armado que buscamos terminar?

0

El analista político, Alejo Vargas. (Colprensa-archivo)Por Alejo Vargas Velásquez

La pregunta con que titulamos este artículo no es algo irrelevante, ni es un interrogante necio, se trata de un cuestionamiento de la mayor importancia, porque no podemos avanzar en consensos acerca del conflicto armado interno que se quiere terminar, si primero no estamos de acuerdo en cuando fue que comenzó esta confrontación violenta entre colombianos.

Algunos de los que hablan del conflicto interno armado parecieran estar pensando es en la última década; incluso cuando se habla de víctimas pareciera que sólo se trata de las producidas en los últimos tiempos y eso está relacionado con la pregunta que se formula en esta reflexión. Pareciera que períodos de ingrata recordación y que tuvieron impactos muy fuertes en las políticas represivas del Estado colombiano como las detenciones arbitrarias y las torturas durante gobiernos como los de Misael Pastrana, Julio César Turbay Ayala –para sólo mencionar dos casos sobre los cuales hay suficiente documentación de denuncias de la época- y así sucesivamente con otra serie de hechos asociados al conflicto interno armado –secuestros iniciales, atentados, etc.

Al respecto podemos decir que hay, por lo menos, cuatro fechas que definen el inicio de este ciclo de violencia. Una, la de 1964, por cuanto ese es el año en que se dio origen al movimiento guerrillero de las Farc con la denominada ‘Operación Marquetalia’ ordenada por el Presidente Guillermo León Valencia contra las zonas de autodefensa campesina de influencia comunista de Marquetalia, Riochiquito, El Pato y Guayabero, después de que en un debate en el Senado, el dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado habló de la existencia de unas ‘repúblicas independientes’ en el territorio nacional; este operativo militar es considerado, dentro de los imaginarios políticos de las Farc como el inicio de la transformación de estos grupos de autodefensa campesina en guerrillas móviles. Igualmente en Julio de 1964, en el municipio de San Vicente de Chucuri en el Magdalena Medio Santandereano, se da inicio a la denominada primera marcha guerrillera del núcleo guerrillero que va a conocerse como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y que hará su aparición pública a comienzos de 1965 en la toma de la población santandereana de Simacota (Santander).

Dos, el 9 de Abril de 1948, fecha en la cual es asesinado en Bogotá el caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán y que no sólo generaliza la violencia bipartidista que ya venía creciendo en todo el país, sino que origina el llamado ‘Bogotazo’ y otras insurrecciones liberales populares en varias localidades del país, siendo particularmente importante la de Barrancabermeja (Santander). Para varios analistas este es el punto de quiebre, no sólo porque la insurgencia de las guerrillas que emergen en los sesenta tiene raíces en las guerrillas liberales y comunistas como sucedió con el ELN –un sector de sus miembros fundadores eran parte de las guerrillas liberales gaitanistas del Magdalena Medio que lideró Rafael Rangel– , el EPL –uno de sus fundadores, Julio Guerra, va a ser un histórico líder de la guerrilla liberal en el Alto Sinú y Alto San Jorge– y las Farc –Manuel Marulanda y su núcleo guerrillero eran inicialmente guerrilleros liberales que luego se van a transformar en comunistas-agraristas–, sino porque consideran que hay una solución de continuidad con la nueva oleada de violencia que inicia en 1964.

Tres, el año 1936, por cuanto consideran que la expedición en ese año por el gobierno liberal de Alfonso López Pumarejo de la Ley 200 de 1936 o denominada Ley de Tierras y que pretendía resolver por la vía jurídica los conflictos agrarios entre colonos y aparceros con hacendados, que empezaban para esa época a incendiar las luchas agrarias; el considerado por algunos, fracaso en la aplicación de la Ley de Tierras, se califica como la razón histórica fundamental de la progresiva generalización de la violencia en el agro colombiano, primero entre liberales y conservadores y posteriormente con las nuevas guerrillas que emergen en los sesenta y que son con las que hoy día se está haciendo el esfuerzo de llegar a acuerdos de terminación del conflicto interno armado.

Como vemos, no es tarea fácil definir este tema y seguramente los colegas académicos pueden contribuir con sus análisis a dar luces que permitan precisiones mayores, sabiendo que seguramente siempre será un tema de controversia pero sobre el cual es pertinente escuchar las distintas argumentaciones y voces.

Ahora bien, esto tiene implicaciones muy importantes porque se trata de cerrar un ciclo de violencia y por lo tanto la definición acerca de quiénes son las víctimas y quienes fueron los diferentes tipos victimarios. Pero además, porque dependiendo el período que se tome como referencia hay que tener en consideración, desde el punto de vista de salidas jurídicas, la cuasi-amnistía general que se expidió en el gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla, la amnistía amplia que se expidió en el gobierno del presidente Belisario Betancur en 1982 (Ley 135 de ese año) y otras sucesivas medidas jurídicas parciales expedidas en posteriores Gobiernos.

Es decir, no es de poca monta la definición concertada acerca de la fecha en que se tomará como inicio del conflicto interno armado, al cual se le busca dar una salida en las conversaciones de La Habana con las Farc y seguramente pronto en otra mesa de conversaciones con el ELN.  El debate está abierto y bienvenidas las contribuciones.

Comments are closed.