“Cuando vi que los goles le daban tanta alegría a la gente, me dio por anotar goles”: Nicole Regnier

0

En febrero de 2014, Claudia Palacios dialogó con Nicole Regnier sobre su corta pero exitosa carrera deportiva, y sobre sus orígenes. Hoy la caleña hace parte de la nómina que dirige el palmirano Felipe Taborda en los Juegos Olímpicos de Río 2016:

Está en el foco de los reflectores por su brillante desempeño en la Selección Femenina de Fútbol y porque su origen social no es el que usualmente tienen nuestros grandes deportistas. Habla con la claridad de quien ha construido su camino con esfuerzo y honradez, y con la ilusión que quien apenas ha dado una pequeña muestra de todas las alegrías que nos puede dar a los colombianos, la misma alegría que le dio la certeza de que ser futbolista era lo suyo. Esta es Nicole Regnier.

También puede leer: La sucesora de Falcao o El fútbol es la vida para Nicole Regnier

Claudia Palacios: En el Valle, la gente que se destaca en los deportes pertenece normalmente a los sectores populares, que ven el deporte como una manera de salir de la pobreza; son contados los casos en los cuales personas que pertenecen a otros círculos sociales se destacan. ¿Por qué crees que tú haces parte de esa minoría?

Nicole Regnier: Ser de clase alta no es ningún impedimento para llegar a triunfar en algún deporte, es cuestión de querer y proponérselo. Una vez en selección o en equipos grandes esas diferencias no son muy notorias. Nunca me he visto superior a ninguna otra persona; fueron los valores que me enseñaron mis padres: ser humilde.

Claudia Palacios: Cuando iniciaste y dijiste que te querías a dedicar a esto, ¿encontraste resistencia en tu familia o en tu colegio sobre ver al deporte como algo más que un hobby?

Nicole Regnier: Un poco al comienzo. A mis padres les preocupaba porque no veían que el fútbol femenino fuera a tener un desarrollo tan rápido como el que ha tenido. Yo comencé a jugar en equipos de hombres y así estuve hasta los 13 años. Mi papá me insistió para que yo practicara algún otro deporte, como tenis, pero se dieron cuenta de que mi pasión por el fútbol era muy grande. He vivido la evolución del fútbol femenino, se me han dado las cosas y hoy en día mis papás están muy orgullosos porque elegí esta carrera.

Claudia Palacios: ¿Y cuáles fueron los momentos difíciles antes que ellos se volvieran tan orgullosos de tu elección?

Nicole Regnier: Antes de pertenecer a la Selección Colombia estuve en Selección Valle y la concentración era solamente durante los torneos. Esto era por una semana o 10 días máximo. Al entrar en la Selección Nacional, me concentraban una vez al mes y duraba 15 días así. Para los torneos, teníamos que concentrarnos un mes antes, más 20 días de torneo. Por esto perdía dos meses seguidos de colegio. Creo que fue en este momento en que se dieron cuenta que esto era algo en serio. En el colegio los citaron una vez, y ahí se definió todo porque aunque al Colegio Bolívar le debo todo, no me facilitó las cosas para poder estar en la Selección. Eso me decepcionó de mi colegio, me tuve que cambiar de colegio y terminar el último año en uno que me dio todas las posibilidades: cuando viajaba con la Selección me enviaban las tareas online. Siento algo de nostalgia al no haber podido terminar en mi colegio de toda la vida.

C.P.: ¿Hace cuánto sucedió eso?

N.R.: En el 2012. Esa decisión se tomó pues se venía el torneo suramericano y luego el mundial. Del colegio les comunicaron a mis padres que no habría chance de pasar el año. Ellos dijeron que para qué seguir pagando, entonces. Pasó el Mundial y luego regresé a estudiar en el Colegio Los Andes, también en Cali, y me gradué en 6 meses.

C.P.: Aparte de esa dificultad, me imagino que el fútbol te ha desafiado en otros ámbitos. Quizás por haber preferido un deporte que es generalmente masculino, te habrán tildado de “marimacha” o alguna de esas cosas que se dicen entre niños, que son tan dolorosas. ¿Viviste algo de eso?

N.R.: Lógico. Me pasó alguna vez. Hoy pasa y creo que pasará toda la vida. Por más femenina que sea, no falta quién comente algo indebido o innecesario. Sobre eso lo que se debe hacer es no escuchar. Esto es simplemente un deporte, brusco sí, pues los choques son parte de él, pero el hecho de que sea un deporte de contacto no quiere decir que seamos “marimachas”. Soy una mujer como las demás que simplemente escogió un deporte de contacto. Pienso que soy más mujer que cualquier otra.

Foto: Juan Camilo Palomar
Foto: Juan Camilo Palomar

C.P.: ¿Qué es lo más duro que te han dicho y cómo reaccionaste?

N.R.: Hombres que me dicen que me veo horrible y que es cosa de hombres.

C.P.: ¿Cuál es la diferencia entre jugar con hombres, que era lo que primero hacías, a jugar con mujeres, y qué prefieres?

N.R.: Tuve la fortuna de jugar con hombres casi toda mi vida, creo que es me favoreció mucho. Cuando llegué a jugar con mujeres se me facilitó, porque los hombres pegan más duro, rematan al arco más duro, juegan mucho más rápido; entonces, creo que tenía un paso ya ganado, pues eso me ayudó a jugar a un muy buen nivel y con esa potencia. Por el otro lado, se me hizo un poco más sencillo, sin llegar a desmeritar nada, pero sí me fue más fácil adaptarme.

C.P.: ¿Tienes 18 años, hasta qué edad ves tu carrera?

N.P.: Podrían ser 30 años pero más allá de la edad diría que hasta cuando el cuerpo se sienta bien. Depende mucho del cuidado que le des a tu cuerpo y de tu estilo de vida. He visto que la carrera de la mujer es un poco más corta que la de un hombre porque el tema de tener hijos puede influir. Pienso tener mis hijos, por lo que en el rol de mamá me retiraría de las canchas.

C.P.: ¿Entonces cuál es el plan? ¿Hasta dónde visualizas tu carrera y hasta dónde quieres llegar?

N.R.: Por lo pronto, entre mis sueños está jugar en Europa en una liga profesional. Me gustaría jugar un mundial de mayores, sin duda. Ya jugué un mundial de sub-17; por lo tanto, más que un mundial de mayores incluso me gustaría estar en unos Juegos Olímpicos, ojalá en Brasil 2016. Me encantaría.

C.P.: ¿Siempre en un equipo femenino o te gustaría hacer parte de un equipo masculino por ejemplo representando a la Selección Colombia en un mundial jugando con hombres?

N.R.: No creo que eso sea posible. Jugar con hombres a ese nivel sería muy alto. No lo creo tampocom por las reglas que hay. Una vez me retire como jugadora de fútbol femenino me gustaría, por qué no, trabajar con hombres en un equipo aquí en Colombia o donde se me abran las puertas.

C.P.: ¿Cómo ha sido la experiencia de encontrarte con jóvenes colombianas que tienen también el gusto por el fútbol y de convivir con ellas en competencias?

N.R.: Definitivamente, el fútbol es un idioma universal y más allá del entendimiento o no con las rivales, una sonrisa o un gesto lo dice todo. Desde niña me gustó el fútbol, entre otras cosas, porque permite entender a la gente sin importar de dónde es o las diferencias que haya.

C.P.: Cómo te enamoraste del balón, pues estando solo con hermanas mujeres en la casa es poco probable que les hayan regalado un balón de cumpleaños o de Navidad…

N.R.: Hoy en día mis primos se pelean el crédito de quién me enseñó a jugar fútbol. Yo creo que aprendí en las vacaciones, cuando veía a todos mis primos jugar siendo muy niña, por eso pedía balones de cumpleaños o de Navidad. Nunca pedí muñecas u otras cosas, sino siempre balones. Nos fuimos a Italia un tiempo y allí empezó todo.

C.P.: ¿Cómo fue eso?

N.R.: Me fui a Italia cuando tenía 6 años. Todos los domingos iba al estadio a ver al Milán en Liga y cuando jugaba también la Champions League. La ciudad se paralizaba cada vez que había clásico o que jugaba alguno de los dos equipos. Esa fiebre me gustaba mucho. Cuando iba al estadio y anotaba un gol, la gente se abrazaba sin siquiera conocerse, producto de la pasión, que era muy grande.  Esto hacía que los extraños dejaran de ser extraños por un ratico y cada que alguien hacía gol, la gente me abrazaba allí en la tribuna teniendo yo 6 años. Esas cosas marcaron mi vida. Cuando vi que los goles le daban tanta alegría a la gente, me dio por anotar goles. Por eso siempre quise ser delantera.

Regnier hace parte de la cuota de cuatro vallecaucanas en la Selección Colombia Olímpica /Foto Juan Camilo Palomar
Regnier hace parte de la cuota de cuatro vallecaucanas en la Selección Colombia Olímpica /Foto Juan Camilo Palomar

C.P. ¿Y como goleadora eres de las buenas?

N.R.: Hay que ver videos, pero considero humildemente que sí.

C.P.: ¿Cuándo ibas al estadio en Italia así de pequeña era porque tú lo pedías o porque era una pasión de tus padres?

N.R.: Básicamente, de mis primos y mis tíos. A mis padres poco les llamaba la atención el fútbol. En mi familia hay muy poca afición al futbol. Hoy en día se vive un poco más y ya son aficionados.

C.P.: ¿Eres hincha del Milán y de qué otro equipo?

N.R.: Me gusta el Milán, el Barcelona, el Manchester United, y de Colombia, el Deportivo Cali.

C.P.: ¿Cuál es tu diagnóstico del fútbol colombiano?

N.R.: Es un poco distinto a lo que sucede en Europa, pues aquí en el país si tu equipo pierde, la gente deja de ir al estadio. En cambio en Europa, así tu equipo pierda 5 partidos seguidos, la hinchada va a ser la misma, el estadio siempre estará lleno. Por otro lado, la violencia, me gustaría que se acabara puntualmente entre las barras bravas. El fútbol hay que vivirlo de una manera muy bonita. Por ello voy todos los domingos al estadio para ver al Cali.

C.P.: Sobre el estilo de juego qué podrías rescatar y qué prefieres tanto del juego europeo y como del local.

N.R.: Del fútbol europeo me agrada que es un estilo muy dinámico y que los 90 minutos se juegan a un nivel muy alto. Los jugadores están muy bien preparados físicamente y por eso te pueden correr el partido entero. Del fútbol local me agrada que es siempre una sorpresa. Si lo comparas con la liga BBVA, en España, sabes que la liga allá siempre se disputará entre el Atlético de Madrid, el Barcelona y el Real Madrid. En la Premier League, de Inglaterra, será entre los dos de Manchester y el Chelsea. En Colombia no sucede eso. Hoy puede quedar campeón Millonarios, al siguiente semestre el Junior y luego el Cali. Por lo tanto, siempre será una sorpresa para los hinchas y para los espectadores. Rescato también que hemos estado mejorando en aspectos como la infraestructura. Gran parte de esta mejora se dio con la remodelación de los estadios por el Mundial Sub-20 en el 2010. Eso fue un gran esfuerzo que se hizo y hoy en día podemos gozar de eso.

C.P.: ¿Quién crees que va a ganar el mundial?

N.R.: La Selección Colombia va a desempeñar un gran papel, por lo que no descarto que podamos hacer historia. Tenemos una generación de jugadores que está en un gran nivel y meten goles todos los fines de semana en las diferentes ligas de Europa. Alemania tiene un gran equipo, que se ha venido construyendo a lo largo de los mundiales; Brasil tiene un gran equipo también. Entre estos dos va a estar el ganador.

C.P. Por último Nicole, para una joven como tú, estar dedicada al deporte implica mucho sacrificio, como a cualquier deportista. Por ejemplo, acostarse temprano, alimentarse bien y poca rumba. A la edad que tú tienes y viviendo en Cali, en donde la rumba es algo que forma parte de la vida, ¿te has tenido que privar de eso o has encontrado un balance?

N.R.: Casi no pudo salir a fiestas antes y muchos de los “quinces” de mis amigas me los perdí. Hoy en día no lo veo como un sacrificio, aun cuando en esa época sí me dio muy duro. Cuando mis amigos me reclamaban era difícil, pues mis respuestas eran “tengo que descansar” o “tengo que dormirme temprano”. En ese momento no lo entendían, pero hoy puedo decir que valió la pena. Respecto a la rumba en Cali puntualmente, es algo sorprendente porque la ciudad parece en feria en todo momento. Dormir temprano por tener partido el sábado es parte de mi vida ahora, por lo que no me hace falta la rumba.

C.P.: Con ese juicio me imagino que el hombre que te acompañe tiene que ser también muy juicioso, pero de esos hay pocos, ¿te ha costado trabajo encontrar novio?

N.R.: En este momentico no tengo novio. Sé que hay pocos casos, pero los hay finalmente, de hombres que son disciplinados y juiciosos. En este momento no estoy buscando ni es mi principal interés, ya que estoy concentrada en mi carrera y no me puedo desviar del camino.

Lea más sobre Nicole Regnier en el perfil: La sucesora de Falcao o en El fútbol es la vida para Nicole Regnier

Comments are closed.