Cuidados intensivos

0

Camila ZuluagaPor Camila Zuluaga

@zulagacamila

Que el sistema de salud está en cuidados intensivos lo sabemos hace mucho tiempo. La crisis en la salud no es de hoy ni de ayer, es de  mucho tiempo atrás.  No en vano, de varios intentos por reformar el  sistema hemos oído en los últimos años.  Sin embargo, hay quienes todavía se preguntan si realmente el sistema es tan malo como en la actualidad creemos y percibimos.

No es mi interés entregar una respuesta absoluta, sería irresponsable y pretencioso de mi parte, pues ya muchos  análisis hechos por expertos han salido a la luz. Pero sí quiero rescatar uno reciente que sorprende por tener resultados contrarios a los que en nuestro imaginario encontramos. La Universidad de los Andes en Bogotá, específicamente  el Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (SEDE), acaba de publicar una investigación en la cual, entre las cosas importantes y sorprendentes que revela, está que la implementación de la Ley 100 incrementó la protección financiera  de los hogares y mejoró sustancialmente la equidad en la prestación del servicio de salud.

Aunque quizás lo más asombroso de dicho informe es que descubre que la implementación de la tan hoy cuestionada  Ley 100 ha contribuido a reducir la pobreza en un 4 % y la desigualdad en dos puntos del coeficiente de Gini (coeficiente utilizado por los economistas para establecer el índice de desigualdad en los países).

Hago referencia a este estudio para mostrar que es posible que las críticas que hoy hacemos puedan ser infundadas. Esto me da pie para preguntar qué tan pertinente y acertada fue la intervención del gobierno nacional en algunas entidades de salud.

No podemos olvidar cómo empezó todo este capítulo: todavía no ha salido de mi cabeza el recuerdo de aquella rueda de prensa emitida por televisión, en la que aparecía el presidente Santos en compañía de la entonces fiscal Viviane Morales, el ministro de la Protección Social de la época, Mauricio Santamaría, la contralora general, Sandra Morelli,  y el general de la policía, Óscar Naranjo.  Fue en  2011, específicamente en mayo, pocos meses habían pasado desde el comienzo del gobierno Santos.

Ese día anunciaron la honda crisis en el sector de la salud, salpicada por actos de corrupción. Dijeron que irían hasta las últimas consecuencias y que intervendrían, como en efecto sucedió, a las entidades implicadas. Sin duda ese anuncio, a la cabeza de Santos y acompañado por los titulares de los entes de control, sorprendió al país.

Es desde entonces que el expresidente Uribe aduce que el actual gobierno lo quiere graduar de corrupto. En su momento se logró el objetivo: que los colombianos sintieran que la corrupción se iba a terminar. Pero hoy, dos años después de tan anunciado escándalo, cabe cuestionarse sobre qué pasó con todos esos anuncios, qué pasó con esa intervención. ¿Sirvió o ahora todo está peor?

El caso más emblemático es el de SaludCoop; de hecho, esta semana la crisis se desató  por lo sucedido con esa  EPS en Bogotá. Muchas explicaciones tiene que dar su interventor, pues si bien en el pasado había errores –y nadie lo niega pues las quejas eran diarias–,  en lo que  sí coinciden usuarios y médicos es que antes funcionaba mejor.   Tal vez, según dicen los defensores de la administración anterior, la crisis de hoy se debe al cierre de algunas IPS y a la no contratación de proveedores que hacían parte del  servicio general del sistema. Entonces, ¿para qué sirvió la intervención?

Tomando como base tanto la investigación de la Universidad de los Andes como lo sucedido en Saludcoop,  puedo concluir que el Gobierno se equivocó en la fórmula. Aunque es cierto que de manera urgente hay que hacer algo por mejorar el sistema de salud, la forma como se empezó a ejecutar esta mejora fue la equivocada, porque a la fecha no hemos visto ningún resultado.

Una cosa más: Lo dicho por el procurador sobre los periodistas, que estamos entre porro y porro y entre pase y pase estigmatizando a quienes no están de acuerdo con el matrimonio homosexual,  es más lo que le sirve para su popularidad que lo que lo afecta.

Comments are closed.