“Decir que hubo fraude en las pasadas elecciones de Congreso es un exabrupto”

0

registrador nacional
El Registrador Nacional rechazó los señalamientos de que en las pasadas elecciones legislativas hubo fraude. En entrevista con EL PUEBLO, dijo que errores sí hubo pero que se corrigieron.

Rubén Darío Zúñiga G.
Editor Político

El Registrador Nacional del Estado Civil, Carlos Ariel Sánchez es el funcionario a cargo de la organización y puesta en marcha de todos los procesos de elecciones en Colombia. Su objetivo es lograr que los comicios a  alcaldías, gobernaciones, concejos, asambleas, congreso y presidenciales sean transparentes.

En diálogo con El Pueblo, Sánchez habló de las pasadas elecciones al Congreso de Colombia y se defendió de las  acusaciones de fraude en torno al proceso adelantado por la Registraduría.

Dijo además que la entidad está haciendo esfuerzos enormes para adelantar unas elecciones acordes al reto y que ya
están preparados para el proceso electoral presidencial. Señaló que a las 7 de la noche del próximo domingo 25 de mayo los colombianos conocerán el 901% de los resultados electorales.

¿Ya está lista la Registraduría para el desarrollo de las próximas elecciones presidenciales?

Sí. Sólo tenemos que perfeccionar y corregir lo que haya podido generar alguna dificultad en las pasadas elecciones
de Congreso. El proceso está montado en una estrategia de transparencia en la existencia de un documento que es el E14, es decir el acta de jurados, del cual como única fuente salen tres documentos: uno para la web, otro hacia el arca triclave y la copia que va al preconteo. Eso da mucha seguridad y tranquilidad y es la base de toda la transparencia electoral.

¿Qué tan confiable es el sistema empleado por la Registraduría Nacional teniendo en cuenta las denuncias de  supuesto fraude en las pasadas elecciones?

Lo que es claro y así se ha explicado en detalle, y sin minusvalorar las fallas o errores que hubo, es que  definitivamente no existió fraude por varias razones. Obviamente hubo diferencias entre el preconteo y el escrutinio, pero el preconteo es un elemento informativo de divulgación de resultados no un documento de valor legal. Pienso que cuando se comparan las dos cosas es como ir río arriba, porque usted obtiene el escrutinio después de obtenido el preconteo. Es un proceso en  el que pueden existir errores, donde participan 600 mil jurados, 15 mil funcionarios de la Registraduría, y ese mismo día, se cuenta con participación de más de 30 mil personas y otros
3800 jueces de la República. Errores los hay pero son cosas que se pueden corregir.

¿Pero entonces pareciera que hay un desconocimiento generalizado del proceso empleado en la Registraduría por parte de candidatos y partidos y hasta de algunos jurados?

Hay una Reforma Política del 2011 que a pesar de haber sido estrenada en las elecciones regionales y locales, aún se
encuentra en proceso de asimilación. Eso ha pasado incluso en la misma Registraduría porque es la primera vez que se aplica en su totalidad y obviamente lo mismo sucede en los distintos actores del proceso. Eso, por ejemplo, lleva a creer  que un margen de error en un documento informativo sea un fraude, eso es un exabrupto afirmarlo pero es excusable porque nunca las personas habían tenido a su disposición en la web, lo que más les debe interesar que son dos millones y medio de actas de escrutinio, las cuales tienen el verdadero valor.

¿Y respecto a los jurados?

Indudablemente puede existir algún tipo de desconocimiento. Sin embargo, nuestras estadísticas indican que en
todo el país hubo un promedio de asistencia del 75 por ciento, por parte de los jurados a los programas de  capacitación.

¿Es usted amigo de avanzar hacia el voto electrónico?

Soy amigo de evolucionar hacia allá pero tenemos dos grandes dificultades. Sí solo marcar una x en un tarjetón,
sobre un logo, un número o sobre el campo de un logo, aún genera votos nulos, imagínese cómo será decidir a través de clics. Adicionalmente tienen que existir unas máquinas que no permitan una traza entre la identificación del ciudadano y el proceso de votar, porque eso quiere decir la pérdida de la privacidad del voto. Es factible el voto electrónico sí desaparece el voto preferente, es decir sí se hace más simple votar. Es  que dar clic sobre el partido,
otro por el candidato y otro para votar, y quizá se arrepiente, entonces tener que anular  es un proceso complicado a tener en cuenta, antes de dar ese paso.

En Buenaventura, luego de 8 días de haber iniciado los escrutinios, la información del sector rural no llegaba al municipio y así lo dijo el alcalde en entrevista con este diario ¿Cuál es la  particularidad en esa ciudad sí en regiones como el Cauca, a pesar de no tener vías terrestres hacía el mar, se conocieron los datos horas después o al siguiente día? 

Lo que pasa durante el escrutinio no es competencia de la Registraduría. Tenemos competencia hasta el día de
elecciones a las 7:30 de la mañana cuando entregamos los puestos y las mesas de votación a la sociedad civil, que son los jurados de votación. Si a las 4:00 p.m. se cierran las mesas y no hay resultados, puede ser un tema de jurados pues ellos tienen que entregar la información a un delegado de la Registraduría. Sí se van produciendo escrutinios y no se dan a conocer los resultados, hay un tema de por medio que es el de las comisiones escrutadoras que son conformadas por los jueces de la República.

¿Entonces por qué no llegaba la información?

Esa es una discusión netamente sobre el escrutinio y nosotros no tomamos decisiones sobre eso. Básicamente,  insisto, lo que aquí se plantea es una discusión en la que unos señores están diciendo que tales votos sí valen y otros diciendo que no.

¿Cómo luchar contra delitos electorales como la compra de votos? 

Desde el punto de vista sociológico, no la hay. Pero sí hay delito pues la única forma es a través de medidas policivas de control, no hay otra alternativa. Lo que toca es controlar ese tipo de delitos con el uso de mecanismos de control por parte de la justicia.

Comments are closed.