Deportes de bola – Rugby

0

Una batalla de emociones

Desde la grada, el rugby luce como un deporte de contacto fuerte, no apto para cualquier persona, pero en su práctica trasmite sentimientos entre sus jugadores y ello hace que esté entre las disciplinas más seguidas a nivel mundial.

En el rugby, se puede puntuar apoyando en el área contraria o con un penal lanzado a las ‘H’. Foto: Liga Vallecaucana de Rugby
En el rugby, se puede puntuar apoyando en el área contraria o con un penal lanzado a las ‘H’. Foto: Liga Vallecaucana de Rugby

En un vuelo desde Sudáfrica llegó el rugby a Cali. En 1998, un joven profesional, hijo de colombianos, trajo consigo un balón del deporte nacional en ese país y pronto contagió a varios estudiantes de la Universidad Javeriana de Cali. Así conformó el primer grupo de personas que juegan rugby en la ciudad.

Ante el regreso del joven a Sudáfrica, un año más tarde, uno de los integrantes del naciente grupo de rugby conoció en la Universidad del Valle a otro estudiante, un ingeniero electrónico que sí  era colombiano e ingeniero electrónico, cuyo balón de rugby lo había traído de su intercambio en la Universidad EAFIT de Medellín, donde ya se practicaba el deporte de forma más amplia.

Ellos, acompañados de sus amigos más cercanos, sus novias y uno que otro curioso, conformaron entonces los primeros dos equipos de la ciudad: los Chihuacos, de hombres, y las Maratas, de mujeres.

Sus primeros partidos fueron entre ellos mismos: hombres y mujeres enfrentados en un deporte que se define a sí mismo como una batalla en el campo de juego, en el que el objetivo final es apoyar el balón en el terreno defendido por el contrario y luego anotar hacia las ‘H’ o palos, que están en ambos extremos de la cancha.

Hoy esos jugadores de Chihuacos y Maratas son los fundadores de la Liga Vallecaucana de Rugby, que preside Carolina López. Todos son creadores de los cuatro clubes constituidos desde 2009 a nivel profesional: Sultanes, Phalanx, Nativos y Maratas. Y otros cuatro están en el proceso de reconocimiento deportivo: Amapolas, Lobos, Legionarios y Chacales.

Desde entonces, el deporte se ha masificado en la ciudad por distintas razones. Algunos curiosos, de sectores marginados, entraron buscando ser parte de una especie de ‘violencia legal’, según la impresión que les dejaba el deporte desde afuera. No obstante, al empezar a practicarlo, descubrieron que en el rugby las emociones y los sentimientos se viven en el campo, y que el compañerismo, la fraternidad y la perseverancia que requiere el juego traspasan la barrera de lo inmediato para hacer  parte del estilo de vida de cada persona, y por eso al final se quedaron para jugarlo.

Otros llegaron porque vieron nacer los primeros clubes y fueron corriendo la voz entre las universidades donde no se practicaba todavía. Por eso hoy quienes promueven el deporte en la ciudad son estudiantes universitarios, que se suman a los que ya se graduaron después de conformar esa primera generación de deportistas.

Historia similar pasó en toda Colombia. Hoy por hoy existen las ligas de Bogotá, Antioquia, Santander, Risaralda y Valle, las cuales dan vida a la Federación Colombiana de Rugby.

En el reto de seguir masificando el deporte, la misión ahora es fomentarlo entre los niños, para intensificar los programas de formación deportiva en los diferentes clubes y en colegios de la ciudad, todos avalados y coordinados por la Liga Vallecaucana de Rugby, cuya presidente, licenciada en educación física y deporte, ha logrado hacer visible la disciplina en los diferentes colegios como una alternativa más, fuera del fútbol, el voleibol y el baloncesto.

Última ocasión en Juegos Mundiales

Las tacleadas, el rac y, en general, todas las formaciones del rugby serán por última vez de Juegos Mundiales en Cali. Y de ello serán testigos quienes asistan al Estadio Olímpico Pascual Guerrero.

Una cancha de fútbol tiene dimensiones similares a la de rugby, por eso puede adecuarse su juego en ella. Foto: Liga Vallecaucana de Rugby
Una cancha de fútbol tiene dimensiones similares a la de rugby, por eso puede adecuarse su juego en ella. Foto: Liga Vallecaucana de Rugby

Lo que se verá tanto en estos Juegos Mundiales como en los Olímpicos de Río 2016 hace parte del Rugby Siete, que deriva del original Rugby Quince. Su nombre indica el número de jugadores por cada equipo y la duración de un encuentro, pues el juego de rugby quince tiene dos tiempos de 40 minutos y un entretiempo de 10, mientras el Siete se juega a dos tiempos de 7 minutos cada uno y dos minutos de entretiempo.

El rugby nació en la Inglaterra de 1983. Cuenta la historia que fue gracias a un chico rebelde, de nombre William Webb Ellis, que un día salió a correr con un balón entre las manos por toda Rugby, la aldea donde vivía, y sus demás compañeros con quienes jugaba soccer intentaron de inmediato derribarlo para quitarle el balón. Desde ese momento se separó a quienes jugaban con las manos de quienes lo hacían con los pies.

Muchos años más tarde de la creación del rugby, en Estados Unidos adaptaron su práctica para llamarlo fútbol americano. El fútbol con más accesorios que el rugby, como el casco, las hombreras y demás armadura, para soportar la rudeza del deporte. Se ha convertido en el espectáculo más seguido por los norteamericanos, con expresiones más entregadas al espectáculo que al deporte, como lo es el Súper Tazón.

Por eso será especial la cita de Juegos Mundiales y las previas como el Torneo Farallones en Cali, las Paradas Gatorade por todo el país y demás competencias organizadas, que siguen fortaleciendo al equipo de la Selección Colombia de Rugby.

Si bien Colombia estará participando en Juegos Mundiales, la meta será aprender de los mejores, como el oceánico Fiyi, o Samoa, especialistas en el rugby siete, además de la dueña del deporte, Inglaterra, y Nueva Zelanda, entre otros participantes.

Modalidad Días de competencia Horarios
Rugby siete 1 y 2 de agosto 8:00 a.m. – 6:00 p.m.

 

Estadio Olímpico Pascual Guerrero - Capacidad: 45.000 personas
Estadio Olímpico Pascual Guerrero – Capacidad: 45.000 personas

Comments are closed.