Deportes de precisión – Bochas

0

Un deporte ‘milagroso’

Las bochas se derivan del deporte para personas en situación de discapacidad denominado ‘boccias’. A esta disciplina han sido atribuidos los beneficios para la salud de quienes lo practican.

Cali tiene el único entrenador del deporte y el primer club legalmente reconocido, además de la sede del primer evento internacional de bochas en Colombia con los Juegos Mundiales 2013
Cali tiene el único entrenador del deporte y el primer club legalmente reconocido, además de la sede del primer evento internacional de bochas en Colombia con los Juegos Mundiales 2013

Resulta curioso pensar que en Colombia el deporte de las bochas solo lo practican fisioterapeutas y que el único entrenador calificado hasta ahora para impartir conocimientos de esta práctica sea precisamente un profesional de este campo, que comenzó jugando en su universidad queriendo saber el origen de una disciplina cotidiana en su carrera.

Por lo menos a Jairo Orlando Galindo, el entrenador caleño de bochas en sus cuatro modalidades de juego (petanca, raffa, tiro de precisión y tiro progresivo), eso le causa gracia, pues comparte entrenamientos de las bochas en modalidad petanca durante las tardes de los lunes, miércoles y viernes con cinco deportistas que se han dado a la tarea de aprender su práctica.

En el grupo de curiosos atletas de las bochas hay fisioterapeutas profesionales, docentes universitarios y estudiantes de colegio. De la lista, Camilo Ortega, fisioterapeuta de profesión, es hoy por hoy también el técnico de la Selección Colombia de Boccias (para deportistas en situación de discapacidad). También están Lorena Flórez y Yuly Paulin Gutiérrez, que dedican su tiempo a ejercer como profesionales de la fisioterapia y a entrenar con Jairo.

Otros dos atletas como María Alejandra Bolaños alternan sus estudios intermedios con las tardes de juego de petancas, con igual dedicación que sus compañeros: “Es una manera de aprovechar el tiempo libre, para no quedarse viendo televisión en la casa, sino practicar un deporte”, expresa Bolaños.

Pese al entusiasmo de este grupo de deportistas, las bochas no son conocidas masivamente en Colombia. La práctica del deporte en el país comenzó por Jairo Galindo. En 2010 él comenzó a indagar sobre las bochas como juego derivado del ya conocido en el sector de la discapacidad, pues hacía parte de su rutina de trabajo profesional cuando trabajaba con personas con parálisis cerebral para estimular su libre desarrollo a través del ejercicio mental y deportivo que ofrecen las boccias.

Así fundó, meses más tarde, el club Canyons, pionero a nivel nacional. Este ha servido para que personas interesadas de otras ciudades del país adelanten la creación de otros clubes, con la asesoría de Jairo y Marcela Ramón, expresidenta de la Liga Vallecaucana de Parálisis Cerebral y promotora de las bochas para deporte convencional.

De hecho, para cuando inicien los Juegos Mundiales, el proyecto en Colombia es tener reconocidos legalmente ante Coldeportes cuatro clubes, en Cartagena, Bogotá, Medellín y el que ya existe en Cali, para poder comenzar la creación del comité profederación y tener el aval de Coldeportes para realizar competencias nacionales y poder escoger representantes colombianos para eventos internacionales.

Para practicar las bochas solo hace falta tener las bolas –que varían según la modalidad de juego, bochines–, un aro de 50 cm de diámetro para demarcar la zona de lanzamiento, y una pista donde practicarlo, que requiere un espacio de hasta 15 metros de largo.

En Cali se practica el deporte en la Universidad Santiago de Cali, en una de sus pistas atléticas
En Cali se practica el deporte en la Universidad Santiago de Cali, en una de sus pistas atléticas

En cuanto a la condición física que exigen las bochas, hay que tener una preparación aeróbica y los músculos de los brazos fortalecidos, para lanzar, así como los de las piernas, para permanecer de pie o agachados algunos minutos durante el lanzamiento, además del entrenamiento de estrategia, que sirve para afinar la precisión al momento de lanzar las bolas contra el bochín.

El trabajo que hoy realiza Jairo Galindo, de la mano de la dirigente y docente del sector de la salud, Marcela Ramón, acumula ya tres años. No obstante, no son suficientes para que Colombia alcance a participar en Juegos Mundiales por este deporte, puesto que no hay muchos más jugadores competitivos más allá de los cinco que entrenan en Cali.

En cambio, los Juegos sí serán la oportunidad para acercarse a otras federaciones, conocer el nivel del deporte a nivel internacional y, si hay tiempo, realizar un pequeño fogueo entre los clubes colombianos y las delegaciones de países que ya han mostrado su interés en jugar con Colombia, como Estados Unidos y España.

Cómo se juega a las bochas

Para empezar, hay que saber que existen cuatro modalidades distintas del deporte, pero que a menudo, como en Juegos Mundiales, se clasifican en tres para efectos de premiación y competencia.

Para la competencia de petanca, las bolas de acero pueden llegar a pesar hasta ocho kilogramos
Para la competencia de petanca, las bolas de acero pueden llegar a pesar hasta ocho kilogramos

La más popular es la que se traduce al español como Petanca, derivada de la palabra en francés Pétanque, que significa pies juntos, tal como los debe tener el deportista para lanzar tres bolas de metal para que queden lo más cerca posible a la bola bochín, que es más pequeña y de madera pintada de blanco, y así sumar más puntos que el rival. Esta modalidad se juega en un campo abierto, sobre una pista de arenilla asfáltica y se puede competir de forma individual, en parejas o tripletas.

La segunda modalidad es la de Raffa, o Raffle en francés, donde las bolas son de material sintético, mucho más livianas que las de Petanca, y se lanzan de una forma distinta pues la pista es de superficie totalmente lisa, más alargada. Mientras que en Petanca, por estrategia, se lanzan las bolas en parábola, en Raffa se deben deslizar al mejor estilo de los bolos, para intentar acercarse al bochín.

Las otras dos son tiro de precisión y tiro progresivo, que suelen estar en la clasificación de la modalidad Lyonnaise, por su origen francés, pero que varían en su práctica.

El de precisión tiene una pista similar a la de Raffa, donde se ubican siete bochines que son blancos o dianas, y algunos otros que sirven de obstáculos. El objetivo aquí es que el deportista logre tocar las bolas diana sin tropezar con los obstáculos, ya que estos restan oportunidades de juego. Aquí, dicen franceses y españoles expertos en el deporte, Colombia podría incursionar formando a tejistas profesionales, ya que tiene cierta similitud en su práctica.

En contraste, el tiro progresivo se juega en una pista de 15 metros de largo con dos sitios de lanzamiento, uno en cada extremo, y exige al deportista lanzar de un lado para después correr hacia el otro lugar de lanzamiento y lanzar la siguiente bola, y luego la siguiente en el lado contrario, intentando darle a las bolas diana en un lapso máximo de cinco minutos.

El escenario de bochas quedará a un costado del Velódromo y tendra capacidad para 800 aficionados
El escenario de bochas quedará a un costado del Velódromo y tendra capacidad para 800 aficionados

Escenario: Pistas múltiples de bochas –

Costado norte del Velódromo Alcides Nieto Patiño

Capacidad: 800 aficionados

Días de competencia: 29 al 31 de julio

Comments are closed.