Día Internacional de los Trabajadores

0
Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

Ayer viernes 1 de mayo de 2015, Colombia, las Américas (con excepción de los Estados Unidos y Canadá) y el resto del mundo (con excepción de Australia), celebramos el Día Internacional de los Trabajadores, al cual muchos impropiamente llaman Día del Trabajo, que es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial.

Este día, que hace un homenaje a los Mártires de Chicago, el periodista norteamericano Albert Parsons y los alemanes George Engel (tipógrafo), Adolf Fisher (periodista), August Vincent Theodore Spies (periodista) y Louis Lingg (carpintero), condenados a la horca por participar en las protestas por la consecusión de la jornada laboral de 8 horas, se utiliza habitualmente en Colombia y el resto del mundo para reivindicar cuestiones sociales y laborales que favorezcan a las clases obreras, las cuales comúnmente defienden los movimientos anarquistas, comunistas y socialistas.

En nuestro país, con un índice de desempleo que en marzo se ubicó en 8.9%, en las marchas de ayer las distintas centrales obreras se movilizaron para reivindicar un empleo digno con salarios justos para los trabajadores, para apoyar el paro nacional del magisterio, quienes también marcharon, y para protestar contra el Plan Nacional de Desarrollo que cursa en el Congreso de la República.

Dentro de estas reivindicaciones, la cuestión del empleo digno es de marcada importancia dada la situación de tercerización e informalidad laboral que se vive en Colombia, pues si se les compara con la media latinoamericana, continúan siendo alta, lo cual es una grave amenaza si se tiene en cuenta que el Banco Mundial ha advertido de la posibilidad de un “estancamiento” de los países latinoamericanos que hemos sido afectados por la caída de los precios internacionales del petróleo.

Ayer fue un día de reivindicaciones sociales y laborales que, en Colombia, han sido defendidas por el Partido Liberal Colombiano, “El Partido del Pueblo”, a las cuales hay que prestar especial atención sobre todo por la actuación incoherente con la realidad de ministros como el caso de la señora Ministra de Educación Nacional, Gina Parody, quien sin caer en la cuenta de que en La Habana se negocia con una guerrilla violenta en medio del conflicto, pidió a los maestros abandonar el conflicto para negociar con ellos, una petición que es una amenaza contra la seguridad nacional.

Y digo que la petición de la señora Ministra de Educación Nacional es una amenaza contra la seguridad nacional, y por tanto contra nuestra soberanía, porque su irreflexiva petición hecha a los 300.000 maestros para que abandonen su paro con el propósto de negociar con ellos, le transmite a ellos, en particular, y a todos los colombianos, en general, la idea de que la violencia es mejor opción que la protesta.

En conclusión: ayer fue una conmemoración más en honor de los Mártires de Chicago, fue un día de petición de reivindicaciones sociales y laborales, todas con un piso de justicia, que los precios internacionales del petróleo las amenazan en cuanto dependemos de ellos; por lo tanto, debió ser un día para reflexionar sobre estos riesgos y sobre las actitudes irreflexivas que amenazan la justicia social.

Comments are closed.