Éder Álvarez Balanta, un caucano nacido en Bogotá

0

El defensa central es uno de los polifuncionales de la Selección Colombia en el Mundial de Brasil 2014 y a sus 21 años se prepara para debutar en la máxima competición del fútbol a nivel orbital. Así es la historia de un bogotano con sangre caucana.

Éder Fabián se ganó el puesto de titular en River Plate desde hace un año, y ahora tiene el mismo objetivo con la Selección Colombia /Foto: FIFA
Éder Fabián se ganó el puesto de titular en River Plate desde hace un año, y ahora tiene el mismo objetivo con la Selección Colombia /Foto: FIFA

El día que la Federación Colombiana de Fútbol publicó la lista de 30 convocados a preselección por el técnico argentino José Pékerman, la tensión la vivía todo un país. En la casa de los Balanta, cerca del centro de Puerto Tejada, la abuela materna de Éder Álvarez Balanta, doña Odilia Olaya de Balanta, prendía un cirio al que encomienda desde hace más de tres años a su nieto, el futbolista.

Ese día la ansiedad por saber el nombre de los convocados se postergó más de lo debido. No se hizo el anuncio sino hasta las 3:00 de la tarde, pero antes, el revuelo ya lo había causado Macnelly Torres por cuenta de un tuit en donde se descartaba a sí mismo, y lamentaba haber perdido la oportunidad de estar en el equipo.

La lesión de Radamel Falcao García también hacía pensar que entre los delanteros convocados podría haber novedades, y la verdad es que toda la lista parecía impredecible, ante los deseos de un técnico que ha sabido ser un personaje enigmático en medio de una nación folclórica.

Ni siquiera la última fecha del Torneo Final en Argentina contra Quilmes, al que River goleó 5-0 para proclamarse campeón, había llenado de tanta presión a la familia Álvarez Balanta. Conocedores de que Éder Fabián podría ser llamado, luego de haber participado en las convocatorias para amistosos previos al Mundial a finales del 2013, y su papel fundamental en el esquema del River campeón, tanto Wilmer como Ana Julia estaban nerviosos: si era incluido, sería un premio a un notable esfuerzo del joven jugador, y si no era convocado, serviría para seguirse exigiendo, aún con el sinsabor.

Hace apenas dos mundiales, Éder era aún un niño aficionado al fútbol y soñaba con llegar a jugar alguno
Hace apenas dos mundiales, Éder era aún un niño aficionado al fútbol y soñaba con llegar a jugar alguno

Pero el anuncio llegó cargado de emoción. La presión de la expectativa se convirtió en una celebración expandida también a Puerto Tejada, donde su abuela Odilia y su primo Alejandro celebraban que por primera vez en su familia uno de tantos futbolistas que dio la familia Balanta hubiera podido integrar la Selección Colombia a las puertas de un Mundial.

En su cédula figura el nombre de Éder Fabián Álvarez Balanta, un colombiano nacido en Bogotá, el 28 de febrero de 1993, y en sus expedientes futbolísticos del paso por La Equidad, su nombre está asociado al de un delantero. Su primo Alejandro, que vive en la casa de Puerto Tejada, dice que Éder era un goleador, que le gustaba estar arriba y festejar los goles en el único campo en el que no ha sido tímido, porque a él hay que “sacarle las palabras con gancho”, dice.

Pero en La Academia – Compensar, donde jugó desde el 2005 hasta el 2011, lo empezaron a poner como volante de creación, y ahí se habituó hasta que en el equipo llegó esa extraña tendencia del fútbol actual de jugar sin un ‘10’, y por ello se volvió puntero con su perfil zurdo. Esa etapa en La Academia, sin embargo, la terminó como volante de recuperación, pero al llegar a Argentina no tuvo oportunidad de jugar allí, así que terminó retrocediendo en el campo hasta situarse en el centro de la zaga defensiva.

Éder es un caucano nacido en Bogotá. Por sus venas corre la sangre que le dieron Wilmer Álvarez y Ana Julia Balanta, una pareja que se formó en Puerto Tejada, tierra natal de ambos, y que se mudó a Bogotá en busca de oportunidades laborales en la desaparecida Caja Agraria, hoy el Banco Agrario, donde labora Wilmer. Ana Julia también llegó a ejercer su profesión de enfermera, aunque ahora, después de un tiempo, se ha dedicado a las labores de su casa, y por supuesto, a velar por su hijo futbolista.

Una joven promesa de Silvano Espíndola

El joven jugador se destacó en campeonatos de selecciones representando a Bogotá incluso a nivel suramericano
El joven jugador se destacó en campeonatos de selecciones representando a Bogotá incluso a nivel suramericano

Al ex jugador argentino y pastor cristiano se le conoce en Colombia por haber fundado Fair Play, un semillero de jóvenes que sueñan con ser futbolistas, como en su momento lo fue Radamel Falcao García. Espíndola fue su mentor, y lo llevó a debutar de forma profesional en Colombia en segunda división, cuando Fair Play ocupó una ficha para jugar el torneo de la B.

Silvano llevó a Falcao a probar con River, y diez años después llevó a Éder Álvarez, en un nuevo grupo de cinco jóvenes colombianos, pero sólo Álvarez Balanta fue escogido.

Cuando llegó, en las divisiones inferiores le exigieron al máximo. Se fue solo, y aunque ya rozaba la mayoría de edad, enfrentarse a la soledad del campo de concentración en el club de la banda cruzada es el mayor reto para quienes llegan a integrar las divisiones inferiores del equipo. Su timidez, además, lo hacía pasar desapercibido en esos primeros días en que la adaptación era la típica de un colombiano en medio de un entorno argentino.

Pero allí se formó como el mejor central, porque –recuerda su papá- Éder siempre tuvo vocación para ser el mejor. Por eso lo llamó Ramón Díaz a jugar en el primer equipo desde los 19 años, y lo mantuvo como uno de los fijos de su equipo hasta que renunció en mayo de este año, luego de salir campeones del Torneo Final.

Éder es, junto a Juan Fernando Quintero, uno de los más jóvenes del plantel colombiano que se encuentra en Brasil para jugar el Mundial, y podría ser titular, así tan rápido como se ganó su puesto en River y en posiciones que conoce tan bien como defensa central o como volante de marca, una posición que hace apenas tres años ejercía, cuando jugaba en Bogotá, su natal Bogotá, o con sus amigos de Puerto Tejada, su tierra preferida.

Comments are closed.