Efectivo retorno a casa

0

Restitución de tierras en el Valle del Cauca

A raíz del informe presentado por Human Rights Watch, HRW, el pasado 17 de septiembre, titulado “El riesgo de volver a casa: violencia y amenazas contra desplazados que reclaman restitución de sus tierras en Colombia”, que documenta asesinatos, amenazas de muerte y nuevos incidentes de desplazamiento forzado cometidos contra las víctimas, en su esfuerzo por recuperar sus tierras, EL PUEBLO indagó acerca de la situación de este proceso en el Valle del Cauca, uno de los departamentos que no figura como crítico en el documento.

El proceso de restitución de tierras en el Valle del Cauca, donde no se presentan problemas de seguridad con las víctimas del despojo, arroja parcialmente buenos resultados, aunque es un proceso muy lento
El proceso de restitución de tierras en el Valle del Cauca, donde no se presentan problemas de seguridad con las víctimas del despojo, arroja parcialmente buenos resultados, aunque es un proceso muy lento.

En dicho informe, José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch sentencia: “A menos que Colombia asegure el juzgamiento de los abusos contra reclamantes de tierras, estas personas seguirán siendo asesinadas, amenazadas y desplazadas por exigir lo que es suyo”.

En el Valle del Cauca se han presentado 1700 solicitudes que corresponden a cerca de 35 mil hectáreas de tierra. De esas 1700 se inició el trámite a alrededor de 500, de esas en el departamento están en curso 170 solicitudes y hay 30 fallos de restitución a favor de las víctimas.

El informe de HRW tiene dos componentes, uno acerca de la implementación de la ley de víctimas de restitución y otro el componente acerca de amenazas a líderes o solicitantes de restitución de tierras.

El director territorial de la Unidad de Restitución de tierras del Valle del Cauca, Sergio Rodríguez, afirmó a EL PUEBLO que “en el Valle del Cauca no tenemos ninguna dificultad con los solicitantes de restitución, los pocos casos, alrededor de unos quince, tienen medidas de protección de la Unidad Nacional de Protección”.

Rodríguez recalcó que en el Valle del Cauca no hay líderes que tengan solicitudes de restitución o que estén trabajando por una comunidad. “Si hay personas u organizaciones que manifiestan que son líderes de restitución, sin que necesariamente tengan procesos acá o personas que estén acompañando”, precisó.

“Respecto a los riesgos que plantea el informe hay que tener cuidado, porque no todo quien dice ser líder termina siéndolo en realidad y cuando ellos manifiestan que tienen amenazas y esto se informa, hay ocasiones en las que no son despojados, ni siquiera tienen solicitudes, y esto le hace daño al proceso”, puntualizó el director territorial de la Unidad.

Además señaló que hay muchos retos que son difíciles, no solo en el Valle sino en el país, al desarrollar la política de restitución de tierras en medio del conflicto armado que persiste con algunos picos en zonas específicas, con riesgo no solo para la comunidad, sino también para los funcionarios que adelantan el proceso.

El municipio donde más sentencias a favor han fallado, que la Unidad ya está restituyendo es Tuluá, en su zona rural, en el corregimiento de Frazadas, también en Trujillo. Además, han salido sentencias en los municipios de Bolívar, Riofrío y en Cali.

“En todos ya hemos hecho entrega material de las tierras, contrario a lo que manifiesta el informe de HRW, donde aseguran que en todo el país solo hay una familia que ha retornado. Nosotros en el Valle, de cerca de 24 sentencias que han salido, ya hemos hecho alrededor de 18 o 20 entregas materiales de los predios”, sostuvo Sergio Rodríguez.

Las familias restituidas, al retornar a sus casas, tienen la oportunidad de volver a soñar con el pasado perdido.
Las familias restituidas, al retornar a sus casas, tienen la oportunidad de volver a soñar con el pasado perdido.

La política de restitución no viene sola, tiene una serie de componentes que la integran: vivienda, proyectos productivos y alivio de pasivos; hay un cronograma de corto plazo tan pronto sale la sentencia. “No podemos pensar que el día que sale la sentencia, ese día se llega con la casa y se va a montar, sino que viene un cronograma corto, de algunos meses, hasta que la familia pueda tener su tierra”, agregó Rodríguez.

“Pero no tenemos ningún caso en el Valle del Cauca que a alguna víctima no haya podido restituírsele la tierra por problemas de seguridad o porque el Gobierno haya sido inactivo o incompetente en sacar adelante la política”, concluyó el director territorial de la unidad de restitución de Tierras del Valle.

El caso de María Rosales*

La tarde era tranquila en el sector, pero con visos de lluvia, según cuenta María Rosales* una solicitante en la Unidad de Restitución de Tierras en Cali.

Ella estaba en la puerta de su casa ubicada en la vereda Tres Esquinas, cuando vio bajar una camioneta con hombres vestidos de camuflado, unos minutos después el mismo carro pasó por su lado, pero ahora con ocho de  sus vecinos que habían subido de La Magdalena, entre los que vio estaba el panadero, el carnicero, un funcionario del acueducto y varios de sus amigos que la miraron fijamente como queriendo decirle algo con sus ojos.

A unos cuántos metros de su casa la camioneta se desvió por una bifurcación de la vía y tras un silencioso tiempo, lo único que escuchó fueron los rafagazos, inmediatamente corrió a resguardarse en el patio pensando que la iban a matar a ella también.

De la masacre sólo se salvaron las mujeres, los niños y un señor que nueve años después murió por percances de salud que le dejó este atentado.

El pasado mes de mayo ante la numerosa cantidad de solicitudes y las condiciones aptas de seguridad, se microfocalizó esta zona y actualmente más de 34 solicitantes de estas veredas están en proceso administrativo.

El próximo 10 de octubre se cumplen 12 años de la masacre que además de muertos, dejó tierras abandonadas, pero en casos como el de María, ya está próxima a retornar al predio del que fue desplazada por la violencia.

*Los nombres fueron cambiados por protección de su identidad.

Darío, otra víctima de Buga

Ese mismo 10 octubre de 2001, cuenta Darío, la noticia se recibió a las 2:00 de la tarde que cuando le avisaron a mi padre él subió, no dejaban subir a nadie, cuando llegó, mi hermano ya estaba tendido. Antes de que nos dieran la nefasta noticia, un grupo paramilitar (HH era el jefe de las autodefensas del bajo calima), mandó un grupo para que se desplazara por los lados del corregimiento de Alaska, pasando por el batallón Palacé, cuando llegaron a Alaska, pararon un bus escalera hicieron bajar a todos, las mujeres a un lado y los hombres a otro, les dijeron que los acompañaran hacia Alaska y los hicieron correr un rato, luego un circulo, luego que se tendieran boca abajo y luego un tiro de gracia a cada uno.

Mi hermano iba los fines de semana o dos veces porque él tenía siembra de plátano, café, yuca, arveja, habichuela, estaba sembrando heliconias en una finca que tiene dos manantiales y el cultivo del árbol del pan,  teníamos conocimiento de que había guerrilla, mi hermano estaba en el momento, sitio y hora no indicado. La guerrilla también pasaba por ahí. Hacía un año había llegado porque tenía un proyecto de cultivar el árbol del pan que en España era muy apetecido, compró herramienta para limpiar y sembrar la finca, desde que llegó subía casi todos los días, él se fue en la mañana ya venía  y llegó a continuar con lo que tenía en la finca.

Eso fue un golpe muy grande porque se perdió una vida humana, un hermano, dolió mucho saber que, por grupos al margen de la ley que no deberían de existir en este país tan hermoso como es Colombia.

A raíz de eso la vida nos cambió, mi padre quedó muy abatido porque vio el estado en que quedó mi hermano, le destrozaron completamente el cráneo, a mi padre, le golpeó bruscamente y empezó a sufrir enfermedades. Tiempo después murió de un infarto, nosotros tampoco volvimos, nunca regresamos, no volvimos más.

Nosotros nos dimos cuenta hace cinco meses que la unidad estaba funcionando, cuando vinieron unos delegados de la unidad a la alcaldía fui con mi mamá, allá nos encontramos con delegados, nos dijeron que nos acercáramos a las oficinas de Cali.

Se ve una luz verde que realmente nos están escuchando y se está viendo que va por buen camino. Esperamos que nuestra solicitud sea escuchada o bien sea que nos restituyan, porque dolería que esa tierra se perdiera porque fue algo que se adquirió y se entregó con alma y corazón; a mi hermano le gustaba mucho el campo.

Pese a todos los hechos violentos que debió afrontar una mujer de 45 años, madre de 9 hijos, sigue luchando por hacer de su finca la más exitosa en cultivo de  café, como ella misma lo asegura.
Pese a todos los hechos violentos que debió afrontar una mujer de 45 años, madre de 9 hijos, sigue luchando por hacer de su finca la más exitosa en cultivo de café, como ella misma lo asegura.

Fanny*, Puerto Frazadas, zona rural de Tuluá

Cuando doña Fanny compró su finca en una vereda del corregimiento Puerto Frazadas, Tuluá, en 1999, nunca imaginó que tendría que afrontar tantas situaciones de violencia. Primero las auc le mataron sus padres, razón por la cual salió desplazada; después de un año y medio decidió regresar y empezó a recibir amenazas que posteriormente se convirtieron en un atentado contra dos de sus nueve hijos, a quienes les incineraron las motos. Con temor y valentía al mismo tiempo, ella denunció, pero nunca pudieron determinar los responsables.

Doña Fanny continuó trabajando duro en los cultivos de café que trataba de recuperar, fue en este momento cuando una de sus hijas se insertó en las filas de la guerrilla; sin embargo, dos meses después desertó, hecho que la convirtió en objetivo militar de este grupo insurgente.

Desde hace siete años empezó a pedir ayudas al Gobierno para tratar de salir adelante y, aunque recibió unos pocos dineros, cuando se enteró por el radio que siempre la acompaña en sus jornadas de trabajo bajo el sol y la lluvia, clima característico de Puerto Frazadas, que la Unidad de Restitución de Tierras iniciaría labores en esta zona del país, decidió atender el llamado.

“Cuando me di cuenta que mis vecinos quedaron incluidos en el programa de tierras, me conseguí lo del pasaje y me fui para Cali a la oficina de la Unidad. Desde ese momento han venido varias veces a hacer trabajos por acá y ya estoy a la espera de la sentencia. En una de las reuniones, el juez me dijo que en mes y medio nos daría su decisión”, expresó doña Fanny.

Como lo anunció el juez durante la visita realizada a finales de agosto, el fallo de doña Fanny se emitirá en unos 45 días aproximadamente; ya tiene listos sus proyectos productivos para salir adelante.

RESTITUCIÓN DE TIERRAS VALLE DEL CAUCA

  • Solicitudes de tierras en el Valle: 1731

  • Hectáreas solicitadas: 41.653.91

  • Hectáreas restituidas: 467 Has con 8603 m2

  • Demandas: 170

  • Sentencias: 25

  • Municipios con sentencias: 5

1.    Trujillo: 6

2.    Tuluá: 7

3.    Bolívar: 5

4.    Riofrío: 4

5.    Cali: 2

  • Familias beneficiadas: 21

  • Municipios microfocalizados: 10

  1. Cali zona rural
  2. Riofrío
  3. Trujillo
  4. Bolívar
  5. Tuluá (Corregimiento Puerto Frazadas)
  6. Buga
  7. Bugalagrande
  8. Jamundí (Corregimientos de Timba y Potrerito)
  9. El Dovio
  10. Sevilla 

Comments are closed.