El 9 de marzo: Uribe el gran derrotado

0

Floro Hermes Gómez PinedaPor Floro Hermes Gómez
Twitter: @Florohermes

El señor expresidente de la República Álvaro Uribe Vélez, con la tercera mejor opinión favorable, del
53 %, por parte de los colombianos (salvo que la muestra maestra esté mal estructurada) y defensor de la seguridad democrática, apenas logró el respaldo en las urnas del 6.22 % de los electores, lo cual se traduce en un respaldo del 14.29 % de los votantes.

Mientras tanto, en la otra orilla, los defensores de la paz (Partido de la U, el Partido Liberal Colombiano, Cambio Radical y el ambivalente Partido Conservador Colombiano) lograron el respaldo del 27.30 % de los electores, que traducido a votantes significa un 48.34 %.

El fracaso de Uribe Vélez es aún mayor, él y sus seguidores esperaban 25 senadores, aunque hablaban de 40, seguramente una manera de cañar para estimular a sus adeptos, pues es impropio llamarles seguidores o partidarios.

En cambio, el triunfo del santismo, a pesar de nuestro cuestionable y vergonzoso sistema electoral, es claro: tiene de su lado el 48.34 % de los defensores de la paz y un 7.72 % integrado por los Verdes y el Polo, quienes están a favor de los diálogos de La Habana.

De lo hasta aquí expresado queda claro que derrotado Uribe por el santismo, le queda la tribuna del Congreso de la República para que con su oratoria intente desestabilizar para negociar, que es su estilo.

Uribe Vélez atacará el proceso de paz de La Habana (que él llama el avance del castro-chavismo) y un presunto desorden nacional (se declara el apóstol que le dará “un orden nuevo a este país”).

Sin embargo, tendrá al frente a Claudia López y a Iván Cepeda, quienes conocen bien de los vínculos de Uribe con el narcoparamilitarismo y la corrupción; a Viviane Morales Hoyos, quien encarceló al exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias Leyva; y también a Antonio Navarro Wolff, a Juan Manuel Galán Pachón, a Gerlein Echavarría, a Horacio Serpa Uribe y a Enrique Robledo, quienes lo atacarán sin piedad.

Pero hay un interrogante: de los nuevos 100 senadores, según la Fundación Paz y Reconciliación, 25 “son herederos de la parapolítica y representan los clanes políticos que alcanzaron a ocupar 35 % de las sillas del Congreso durante los últimos años”, tal como lo sostuvo el director de la fundación León Valencia. ¿Se pondrán ellos del lado de Uribe en el Congreso?

Todo esto se dará en un ambiente internacional, en donde ya se comienzan a hacer publicaciones sobre las actuaciones del expresidente Uribe Vélez, una de ellas se titula Crímenes contra la humanidad en Colombia: elementos para implicar al expresidente Álvaro Uribe Vélez ante la justicia universal y la Corte Penal Internacional, que se encuentra disponible en http://colectivosurcacarica.files.wordpress.com.

En conclusión, Uribe fue el gran derrotado el 9 de marzo porque no alcanzó los 25 senadores esperados y porque ganó su contradiscurso; no obstante, esto significa un cambio en el Congreso de la República, en donde la palabra volverá a imperar pero amenaza una alianza de los herederos de la parapolítica con Uribe.

Comments are closed.