Monseñor Darío Monsalve, el arzobispo de la reconciliación

0

Desde su llegada a la diócesis de Cali, monseñor Monsalve ha sido polémico, contestatario y ha asumido posiciones recias frente a los actores armados de los conflictos urbanos y rurales de la comunidad a su cargo, pero desde su natal Antioquia ha sido facilitador de procesos de reconciliación, con grupos en conflicto. Hoy es uno de los garantes de la liberación del canadiense secuestrado por el ELN y busca que se inicien los diálogos con el grupo insurgente.

Monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali, proviene de una humilde familia campesina de una vereda del municipio de Valparaíso, Antioquia
Monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali, proviene de una humilde familia campesina de una vereda del municipio de Valparaíso, Antioquia

El ELN reiteró en un comunicado publicado en su página de internet que “en los próximos días” pondrá en libertad al ingeniero Gernot Wober, de 47 años, pero condicionó su entrega a la gestión del comité y al acompañamiento, durante el operativo, de los religiosos Francisco De Roux, superior de los jesuitas, y monseñor Darío Monsalve, arzobispo de la ciudad de Cali.

Pero quién es este servidor de la iglesia que, a pesar de regentar el gobierno de una de las diócesis más importantes del país, cuenta con el voto de confianza del grupo guerrillero, para ser garante del proceso que devuelva a la libertad al ingeniero canadiense en poder de la guerrilla desde enero pasado.

Monseñor Darío Monsalve ha mantenido una posición firme frente al conflicto y en su momento, ha manifestado inconformidad con las políticas del Estado que no comparte. Incluso a veces contestatario. La primera vez que adoptó esta posición fue cuando el máximo comandante de las Farc, Alfonso Cano, fue abatido por el Ejército Nacional en las montañas del Cauca. El prelado, sin ningún reparo, sorprendió con una carta abierta en la que se preguntaba por qué no lo capturaron vivo.

Pero no solo critica al Gobierno, a la guerrilla también le ha reclamado por los crímenes que comete contra la población civil, a pesar de declarar que lucha por el pueblo, y hasta a la iglesia y a sus sacerdotes, les pide responsabilidad, fidelidad y respeto con sus feligreses.

Monseñor Monsalve no se clasifica entre la izquierda y la derecha; se considera un pastor de la Iglesia que trata de llevar el sentido de lo cristiano y el evangelio a los temas de la violencia y la guerrilla. No es, pues, ningún Camilo Torres Restrepo, ni Manuel Pérez Martínez, ni nada que se le parezca. “Su único fusil es el verbo del Señor y nada más”.

Monseñor Darío Monsalve dijo a EL PUEBLO que siempre ha estado involucrado en estos procesos desde hace veinte años, en Medellín en el conflicto urbano fue mediador alguna vez, entre el ELN y milicias 6 y 7 de noviembre, en una de esas guerras de sectores. Acompañó procesos urbanos y también en la zona rural de Málaga – Soata, donde fue obispo hasta 2010, cuando fue designado por el Papa Benedicto como Arzobispo Coadjutor de Cali. “Yo creo que hay una confianza, primero que todo confianza en la iglesia, no sin dificultades, pero también una confianza depositada en la persona, de este servidor”, sostiene monseñor Darío de Jesús.

“No ha sido fácil, pero si fascinante acompañar a las víctimas, acercar a los actores armados a la sociedad, con ellos abrir caminos de encuentro, de diálogo, de reconciliación, de perdón y en esa tarea, creo que en Colombia, todos  los pastores debemos invertir gran parte de nuestras energías, de nuestro tiempo y sobre todo, una inversión grande de fe; porque esas actitudes solo se ablandan desde la oración y de la persistencia, con actitudes muy imparciales, si bien nunca neutrales, porque el compromiso con la vida tiene que ser siempre muy claro”, precisó Monsalve Mejía.

En 1998 y 1999, monseñor Darío creó el Movimiento No Matarás y el Programa Arquidiocesano de Reconciliación (Pare), para ayudar a la gente de los barrios con problemas. Ahora se aventura en un nuevo Comité que surge en tres diócesis, pero que espera irradiar a todo el país. Se trata de la CIUR, Comisión Interurbana de reconciliación. “Nos unimos las diócesis de Cúcuta, Medellín y Cali, de oriente a occidente del país. Paradójicamente estas son las tres ciudades con más alto índice de muertes a causa del conflicto urbano”, expresó.

El 70 % de las muertes de Colombia se deben a enfrentamientos y conflictos en las ciudades, balacera, balas perdidas, masacres, asesinatos de diversa índole;  “por eso queremos que no identifiquen solo cabecillas, sino que se identifiquen fenómenos sociales y estructuras delincuenciales, y se trate de desmontar las estructuras y corregir esos fenómenos que dañan al ser humano y la cultura de un país como Colombia, que no es violencia pero sí que si tiene que derrotar a ese monstruo de la violencia que ha sido alimentado, sostenido por la impunidad y por la política engañosa de muchos sectores sociales, políticos y, en general del país”, enfatizó Monsalve.

El presidente Juan Manuel Santos, ha manifestado en reiteradas oportunidades su intención de, eventualmente, llegar a una mesa de diálogo con el ELN, pero para ello ha exigido la liberación de Wober, sin ningún condicionamiento.

Ahora, con el anuncio de la liberación del ciudadano canadiense, que es inminente, se abre una puerta para que el Gobierno y la guerrilla del ELN, establezcan diálogos de paz. Así lo han dicho en diversas oportunidades representantes del Ejecutivo que han exigido gestos de paz a esa organización.

Monseñor Darío de Jesús Monsalve aseguró que es indudable que se inicie el acercamiento. “Yo estoy en esos contactos con diversos sectores cercanos al Ejército de Liberación Nacional, para ayudar en esa tarea y creo que después de esta liberación del geólogo canadiense vamos a tener una mesa de diálogo entre el Ejército de Liberación Nacional y el Estado colombiano”, precisó el prelado.

Al cierre de esta edición, habían sido entregados todos los datos para proceder al encuentro de Wober, en el sitio, fecha y hora ya definidos por el grupo guerrillero.   “Todo está definido para la liberación, solo falta ir al lugar, el día y la hora que ellos ya han señalado; que se cumplan los protocolos acordados. Las partes ya han logrado definir el protocolo y solo falta que se cumplan los hechos”, afirmó monseñor Monsalve, uno de los garantes solicitados por el ELN.

“Estamos felices de saber que ya este hombre va a volver a la libertad, a su hogar, y desde ahora estamos mandándole un abrazo muy estrecho de felicitación y de solidaridad y de disculpa a la familia de Gernot Erich Wober, que seguramente ha sufrido mucho en Canadá”, concluyó el arzobispo de Santiago de Cali.

Gernot Wobert secuestr ELN Gernot Wobert canadiense secuestrado ELN

Gernot Erich Wober, geólogo canadiense secuestrado  por el ELN

El ingeniero canadiense Gernot Wober, de 47 años, fue secuestrado el 18 de enero pasado, en una zona rural del municipio de Norosí, departamento de Bolívar, en un campamento minero de oro, junto con dos peruanos y tres colombianos. Estos últimos fueron liberados un mes más tarde ante una misión del CICR.

Wober es vicepresidente de exploración de la empresa canadiense Braeval Mining Corp., con sede en Toronto, según información de su página en internet.

Como condición para entregar a Wobert, el Eln había exigido que su empresa devolviera los títulos de explotación minera que tenía en la zona. “Voceros del gobierno en declaraciones a los medios de comunicación muestran su interés por la pronta liberación del canadiense, pero no hacen ningún esfuerzo para que la multinacional Braeval Mining Corporation devuelva los cuatro títulos mineros que despojó a las comunidades de esa zona de la Serranía de San Lucas”, donde fue capturado el canadiense, dijo el ELN en una nota publicada en una edición de su revista ‘Insurrección’ divulgada en internet.

“Si al Gobierno le preocupara lograr un desenlace incruento de esta retención, debería agilizar la devolución de estos títulos mineros a sus legítimos dueños, que son los mineros tradicionales de esa zona”, añadió el ELN.

En julio pasado la multinacional canadiense Braewal Mining Corp. Anunció que renunciaba a sus actividades en Colombia debido a “desfavorables condiciones de mercado”, posterior a su retiro de Colombia, la guerrilla del ELN indicó que pronto liberaría al ciudadano de ese país Gernot Wober, quien cumple más de siete meses en su poder.

“Los noticieros anunciaron que la empresa canadiense Braewal Mining Corporation se dispone a devolver dos de los cuatro títulos mineros que había despojado a sus legítimos dueños, las comunidades del Sur de Bolívar”, aseguró el grupo subversivo en un comunicado.

“Esta muestra de buena voluntad aproxima el día de la liberación de su vicepresidente de exploraciones, el geólogo canadiense Gernot Wober, retenido preventivamente por nuestras fuerzas guerrilleras en la mina de oro de Casa de barro desde el 18 de enero”, señalaba el documento.

Monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali, proviene de una humilde familia campesina de una vereda del municipio de Valparaíso, Antioquia
Monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali, proviene de una humilde familia campesina de una vereda del municipio de Valparaíso, Antioquia

Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía

Datos generales

Nacimiento: 15 de marzo de 1948
Sacerdote: 17 de octubre de 1976
Obispo: 15 de noviembre de 1993
Arzobispo Coadjutor: 3 de junio de 2010
Arzobispo: 17 de mayo de 2011
Curia Arzobispal: (Valle del Cauca- Cali, Colombia)

Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía nació en Valparaíso (Antioquia) el 15 de marzo de 1948. Cursó sus estudios secundarios en el Seminario Menor de Jericó, los de Filosofía en la Pontificia Universidad Bolivariana de Medellín y los de Teología en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Fue ordenado sacerdote el 17 de octubre de 1976 para la Diócesis de Jericó. El 7 de octubre de 1993, fue nombrado Obispo titular de Giunca di Mauritania y Auxiliar de Medellín, recibió su consagración el 15 de noviembre de 1993.

Ha ocupado los siguientes cargos: profesor en el Seminario Menor de Jericó, párroco de Santa Inés de Betania, Director del Departamento del Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal de Colombia. Después de conseguir la licencia en Teología bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma, regresó a su Diócesis donde desempeñó los cargos de profesor y posteriormente de rector de los Seminarios Mayor y Menor de Jericó. El 25 de julio de 2001, Su Santidad Juan Pablo II lo nombró Obispo de Málaga – Soatá. El 3 de junio de 2010, Su Santidad Benedicto XVI lo nombró Arzobispo Coadjutor de la Arquidiócesis de Cali y asumió su cargo el 1º de agosto de 2010. El 17 de mayo de 2011 es nombrado por Su Santidad Benedicto XVI Arzobispo titular de la Arquidiócesis de Cali.

Comments are closed.