El asistencialismo de Guerrero

76

Resumen - Pablo UribePor Pablo Uribe

Twitter: @pablouribe90

El 11 de abril la Alcaldía anunció que iba a comenzar a subsidiar el mínimo vital de agua, energía y alcantarillado para estratos 1 y 2. Debo decir que al leer esta noticia lo primero que se me pasó por la cabeza fue preguntarme de dónde va a salir esa plata.

Hay que tener en cuenta que vivimos en una ciudad en donde la mayoría de la población vive en estratos 1 y 2; de hecho, según el último informe publicado de Cali en Cifras, el 21 % de los caleños viven en estrato 1 y otro 31 % vive en estrato 2: es decir, la mitad de los caleños vive en estos dos estratos. ¿O sea que la Alcaldía le va a subsidiar agua, alcantarillado y electricidad a la mitad de la ciudad?

Tomemos por ejemplo el servicio de energía, según el Ministerio de Minas, mensualmente el mínimo de energía que consume una persona en un barrio subnormal es de 184 KWH, por el cual Emcali está cobrando un poco más de $30,800. Teniendo en cuenta que si el mínimo vital de energía de los estratos 1 y 2 coincidiera con el consumo básico de un barrio subnormal, y que el 52 % de la ciudad está en estratos 1 y 2, se podría decir que de las 509,987 casas y apartamentos que hay en la ciudad, 265,193 están dentro del subsidio que se planea dar. Por lo tanto, ¡el subsidio de, óigase bien, solo energía le costaría al Municipio ocho mil ciento sesenta y ocho millones de pesos!

Esto asumiendo que el mínimo vital de estos estratos coincidiera con el consumo mínimo de un barrio subnormal, lo cual no es así, de hecho sería más grande, ya que el mínimo vital se calcula de acuerdo a las condiciones socioeconómicas de la persona y las condiciones de los estratos 1 y 2 son mucho mejores que las de un barrio subnormal.

Como estos cálculos, la verdad, no son muy exactos, y evidentemente van a resultar pequeños comparados con la cifra verdadera de cuánto nos vamos a gastar en ese subsidio, decidí enviar un derecho de petición solicitándole a Rodrigo Guerrero que me indicara cuánto se iban a gastar en este nuevo “programa” ¡Adivinen qué? En la Alcaldía no tienen ni idea.

Pero el problema no es qué tanto cuanto cueste, el problema es que ese dinero se puede invertir mejor. Está más que demostrado que estos programas asistencialistas a largo plazo lo único que hacen es hundir a la gente más en la pobreza. Esa cantidad astronómica de dinero puede estar mejor invertida en infraestructura de servicios públicos domiciliarios, en educación técnica, en mejores vías para los sectores deprimidos, en disminución de impuestos a las pequeñas empresas, en fin.

Existen cientos de políticas que se podrían hacer con ese dinero, pero políticas mejores, programas que impulsen a la gente a salir de la pobreza con su propio trabajo, ayudando a asegurarles un ingreso fijo cada mes, para que así se ganen su independencia económica y por fin se puedan liberar de las cadenas opresoras de la politiquería.

 Me preocupa mucho esta administración porque las coincidencias en la política no existen, y que hayan anunciado este subsidio cuando el Alcalde tienen una imagen desfavorable del 61 % no es coincidencia, y me preocupa más que hayan anunciado este subsidio un mes antes de que el Presidente anunciara la devolución de Emcali (¿Será que de ahí van a sacar la plata?). Me preocupa también que vayan anunciando programas sin planear y sin saber cuánto cuestan, pero sobre todo me preocupa que mi ciudad esté tomando el camino del asistencialismo barato.

Por último, le quiero enviar un mensaje al Alcalde: Mire, para malgastar los recursos públicos y realizar políticas sin planeación alguna, populistas, de corto plazo y asistencialistas no hay necesidad de traer gente de Harvard y de MIT, apréndale a Chávez, al que le alcanzó y le sobró con Nicolás Maduro.

 

Comments are closed.