El Baby Boom del Zoológico de Cali

0
9
Bantú es una cría de León de seis mese que se encuentra en la parte de guardería del Zoológico de Cali

El pasado 18 de enero Limón, una de las tres leonas del Zoológico de Cali, dio a luz tres cachorros. En el Zoológico de Cali  la fertilidad sigue haciendo de las suyas, y la manada de leones vuelve a recibir a tres pequeños leones que hasta ahora se están siendo cuidados con esmero por su madre, Limón, su padre Mokú y su tía Mary. .

Los leones son los únicos felinos que viven en manada y los cuidados de los cachorros son un asunto de toda la familia. Los primeros meses de vida se alimentan únicamente de leche materna y paulatinamente hacen la transición a alimentos basados en proteína animal.

Actualmente los trillizos se encuentran en exhibición bajo el cuidado de la manda y todos los visitantes del Zoológico podrán conocerlos.

Aquí dejamos el reportaje que hace unas semanas realizó El Pueblo Cali sobre el Baby Boom que se vive en el tercer mejor Zoológico de Latinoamérica.

María Clara Domínguez es la directora de uno de los mejores zoológicos de Latinoamérica, solo superado por el de Puebla, México, y el de Buenos Aires, Argentina: el Zoológico de Cali. Allí en 2012, y gracias al trabajo realizado por diferentes áreas, en especial la de bienestar animal, se lograron mejorar las condiciones de los miles de animales que allí habitan, lo que propició las situaciones adecuadas para el baby boom que hoy en día atrae a miles de caleños y turistas a las instalaciones ubicadas en el oeste de Cali.

Trillizos de León y Limón la orgullosa madre
Trillizos de León y Limón la orgullosa madre, foto Susan Posada

Este pedacito de selva colombiana y jungla africana que han replicado en dicho sector de la ciudad alberga casi 5.000 animales de diferentes especies, que cada año reciben la visita de más de 500.000 personas que llegan a disfrutar de aves, mamíferos, reptiles, peces y anfibios.

Los orígenes del zoológico se remontan al año de 1968, es decir que en el año 2011 cumplió 40 años de servicio. Dos años después de esa celebración, el balance del 2012 deja al grupo de la fundación con miles de satisfacciones, pero principalmente la de poder propiciar las circunstancias apropiadas para que los animales se reproduzcan aun estando en cautiverio. Y así es como el año pasado le dejó al Zoológico de Cali cien nuevas crías de diferentes especies, que se han convertido en los consentidos de los funcionarios y el atractivo principal de los visitantes.

Y los nacimientos no paran, declaró Franci Rojas, del departamento de comunicaciones de la fundación. El pasado domingo 13 de enero recibimos la noticia de la llegada al mundo animal de dos chigüiros mellizos. Ahora son los miembros más recientes de la inmensa familia del Zoológico de Cali.

Este oso de anteojos cumplió un año de nacido
Este oso de anteojos cumplió un año de nacido

El 2012 y sus crías

De acuerdo con lo informado por Franci, el año anterior nacieron lémures, tortugas, titíes bebeleche, titíes de cabeza blanca, oso hormiguero gigante, león, tití león, llamas, papiones y antílopes, y además celebraron el primer año de nacido del bebé oso de anteojos.

En promedio cada tres días un nuevo nacimiento sorprende a los funcionarios del zoológico, “decimos que sorprende puesto que muchas veces no sabemos que las hembras están preñadas, sino hasta que dan a luz”, manifestó Franci.

Parte de la labor del equipo de bienestar animal, a la cabeza del zootecnista Gustavo Caicedo, es crear ambientes que produzcan en los animales la sensación de estar en su hábitat natural. Así pues, se crean suplementos alimenticios que brindan los nutrientes necesarios que deben obtener los animales de las comidas que consumirían en su espacio original.

Este es el caso de los padres del bebé oso hormiguero gigante que nació hace poco más de un mes, quien por ahora se mantiene sobre la espalda de su madre y allí seguirá hasta cumplido el año. Ella y su compañero se alimentan con una mezcla especialmente hecha para que cumpla con todos los nutrientes que le otorgaría la cantidad de hormigas que consumiría en libertad. A esta especie específicamente se le dificultad su reproducción en cautiverio, por lo cual el nacimiento de este bebé es considerado en el recinto como una fortuna, además porque el oso hormiguero es una especie en vía de extinción.

Los padres del bebé hormiguero llegaron al zoológico por decomiso y por donación, según lo explicado por Franci. De hecho, muchos de los animales que ahora viven ahí han sido víctimas del tráfico de fauna. De esa forma llegaron Gaby y Alelí el 10 de diciembre del año anterior. Ellas son una miquitas de diferente especie de menos de un año de edad que se encuentran en la parte de la guardería del zoológico tras haber sido decomisadas.

Todavía son notorios los síntomas de maltrato psicológico al que son sometidos los animales traficados, y por ello a Gabi no le gusta que la toquen, constantemente produce sonidos que parece que usara para ahuyentar a las personas que se le acercan.

Gustavo Caicedo explicaba que por ahora tanto Alelí como Gabi están en un proceso de relacionarse con otros animales de forma natural, mientras dejan de asociar, además, al humano con comportamientos negativos y peligrosos.

Esta llama nació el 11 de noviembre. Aquí caminando con su madre
Esta llama nació el 11 de noviembre. Aquí caminando con su madre

“La idea es que Gabi y Alelí tengan un proceso juntas, relacionándose entre ellas, y que luego comiencen a conocer otros primates para que no sean unos extraños para ellas. No podemos acostumbrarlas solo a la presencia de humanos pues esa no es su condición natural. Con nuestro trabajo buscamos precisamente que su adaptación sea lo más cercano a eso”, explicó Caicedo.

Bantú es otro de los “niños de arriba” como llaman los cuidadores a los animales bebés que se encuentran en el área de la guardería o UBA, Unidad de Bienestar Animal, retirada de la parte de acceso público del parque. Él es un león cachorro que nació el 30 de agosto, pero tuvo que ser separado de su madre puesto que ella entró en celo y dejo de producir leche.

Por lo tanto, para garantizar su sano desarrollo y sobrevivencia ahora es cuidado por Jackeline, una de las veterinarias, y por Gustavo. Ellos han creado una rutina apropiada para el crecimiento del pequeño rey de la selva, cuyo nombre significa persona o individuo, y fue escogido porque está siendo criado por humanos.

En ese mismo sector del zoológico están los trillizos lémures, hijos de Maki y Sarín, que por ahora conviven todo el tiempo con su madre. El dato curioso expresado Gustavo es que la manada de lémures es un matriarcado, así que son las hembras quienes deciden cómo se conforma la manada.

Por su parte, de las especies que están exhibidas al público, los primates se llevaron el primer puesto en número de crías recientes: hay un tití bebeleche, además del tití cabeza de león y el tití cabeza blanca, que nació el 28 de diciembre y permuta en la espalda de su madre. También está el bebé papión, quien todavía luce un pelaje negro, muy diferente al café claro, casi gris, del resto de la manada.

Esta familia de papiones es uno de los principales atractivos del zoológico puesto que sus comportamientos, similares los humanos, causan mucha curiosidad y gracia a los visitantes.

Muy cerca de estos primates están los mellizos chigüiros, que nacieron el pasado domingo 13 de enero. A pesar de su corta edad, ya se mueven con facilidad entre las pequeñas montañas de tierra de su hábitat para ir detrás de su madre. No muy lejos está el bebé venado de cola blanca, quien muy al estilo de Bambi, la película de Disney, aún muestra su torpeza al caminar.

Bambi, como llaman los niños a este venado de cola blanca, es otros de los bebés del Zoológico de Cali
Bambi, como llaman los niños a este venado de cola blanca, es otros de los bebés del Zoológico de Cali

A unos pasos de los papiones, del lado contrario de los venados, pudimos ver por primera vez el bebé canguro, que después de siete meses decidió salir de la bolsa de su madre a explorar el mundo del zoológico.

El recorrido lo finalizamos en medio de cientas de mariposas, que en el último mes de 2012 fueron las protagonistas de 2.600 nacimientos (teniendo en cuenta que en promedio se dan entre 1.500 y máximo 2.000), y los aleteos de los flamencos, que exhiben sus huevos mientas reacomodan su cuerpo sobre los nidos que ellos mismos han creado.

Uno de los aportes más importantes y valiosos del zoológico de Cali es haber logrado que estos nacimientos se dan de forma natural, es decir que todas estas madres hayan dado a luz a sus crías en partos que no han sido asistidos. “Se procura no intervenir, salvo en casos especiales y absolutamente necesarios, en los que se presenten complicaciones”, aclaró Franci.

Es así como en este nuevo año se espera que gracias a la labor de todo el equipo del Zoológico de Cali continúe el baby boom en el parque; una tarea que ha permitido que los animales se sientan menos invadidos por la mano humana y puedan decidir cuándo copulan y parir pos sus propios medios.

 

 

Comments are closed.