El coletazo del carrusel de Bogotá pega en Cali

0

Hasta ahora las informaciones han sido publicadas de forma fragmentada, lo que quizás ha impedido ver la gravedad de las acusaciones. Se trata de las imputaciones que se le hacen a una de las empresas caleñas más grandes y la más grande de ingeniería a nivel nacional: Conalvías.

Andrés Jaramillo, representante legal de Conalvías, sería conocido como ‘El Turco’
Andrés Jaramillo, representante legal de Conalvías, sería conocido como ‘El Turco’

Por lo que pudo verificar EL PUEBLO, después de Emilio Tapia y Julio Gómez, que ya confesaron haber participado en ilícitos para favorecerse, la firma caleña es la que más pruebas tiene en su contra. La Fiscalía imputará cargos en los próximos días en contra de su representante legal, Andrés Jaramillo López.

Jaramillo comandaba el consorcio que recibió mediante cesión el contrato que había sido adjudicado a los Nule inicialmente para adecuar un tramo de la calle 26 en Bogotá para el sistema Transmilenio. El exalcalde de Bogotá Samuel Moreno y la directora del IDU Liliana Pardo y otros funcionarios de ese gobierno de la capital se encuentran detenidos y algunos condenados por las irregularidades en esa cesión de la que fue beneficiaria la firma caleña, por lo que sería normal que el grupo Conalvías también resultara encartado legalmente.

Si, como fuentes de la Fiscalía se lo aseguraron a EL PUEBLO, el ente acusador imputa cargos y pide medida de aseguramiento contra Jaramillo, después de los Nule, él se convertiría en el segundo gran empresario del sector de infraestructura en Colombia que pasaría de las portadas de las revistas bogotanas, donde se los calificaba como grandes “cacaos”, a la cárcel, con ocasión del inmenso escándalo de corrupción que ha sacudido a Bogotá.

En la audiencia de imputación de cargos contra el concejal José Juan Rodríguez, la Fiscalía señaló al Grupo Conalvías, y en particular a Andrés Jaramillo, de haber sido favorecido con contratos para el mantenimiento de la malla vial de Bogotá, mediante maniobras dirigidas por el concejal y funcionarios del IDU.

El empresario caleño se mueve en círculos de poder. Petro afirmó que era muy cercano al expresidente Álvaro Uribe, por lo que habría obtenido millonarios contratos en entidades nacionales. Fuentes del IDU afirman que era el contratista más cercano al concejal Rodríguez.

Jaramillo frecuenta eventos sociales en Cali y Bogotá, en los que se ha registrado en múltiples ocasiones su noviazgo con la presentadora Jessica De la Peña.

Conalvías y su grupo empresarial ha sido adjudicatario de millonarios contratos en Cali. Esa empresa construyó el recién inaugurado túnel de la Avenida Colombia, se encuentra en un proceso para la construcción del Miocable y ejecutó parte de las troncales del MIO, además de múltiples contratos para proveer asfalto y ejecutar obras en la capital del Valle.

Las pruebas contra Jaramillo

Jaramillo fue mencionado por primera vez hace más de dos años en el informe que preparó una comisión ad hoc que conformó el entonces congresista Gustavo Petro. La comisión dijo que Jaramillo era conocido como El Turco, quien fue mencionado en una grabación en la que el exrepresentante a la Cámara, ya condenado con base en esa prueba, Germán Olano, conversaba con el empresario Miguel Nule sobre comisiones en los contratos de Bogotá.

El escrito de imputación de cargos contra Samuel Moreno preparado también por la Fiscalía acusa al exalcalde de determinar a los directores del IDU (entidad encargada de las obras viales en la capital) para favorecer  al Grupo Empresarial Vías de Bogotá SAS., conformado por empresas asociadas a Conalvías, en las que además está Almacenes La 14.

Según el ente acusador, las empresas contratistas se habría apropiadado de más de $190.000 millones, a través de las firmas de modificaciones a los contratos que permitieron, según el dicho de la Contraloría General de la República, solventar económicamente a los empresarios que recibieron en cesión el contrato emproblemado.

La Fiscalía afirmó en esa oportunidad que los funcionarios del IDU favorecieron a las empresas caleñas en relación con el plazo, con el precio y con el objeto del contrato.

Para el ente acusador, las modificaciones de los plazos eran completamente injustificados y conllevaron sobrecostos no soportados. En cuanto al precio, la Fiscalía dijo que las modificaciones acordadadas no eran otra cosa que un incremento no justificado por $94.000 millones. Al consorcio se le acusa, además, de haber convenido unas cláusulas de contingencia que elevaron los costos, sin que estos nuevos valores se hubieran gastado.

A todo lo anterior la Fiscalía le agregó que en el otrosí cuestionado se excluyeron obras que hacían innecesarios los mayores valores reconocidos. En el escrito que ha servido de base para el llamamiento a juicio que se hizo contra el exalcalde Moreno se hace un detallado recuento de otras modificaciones que, a juicio del ente judicial, solo buscaban facilitar la apropiación indebida de dineros públicos por parte de las firmas caleñas.

La cesión del controvertido contrato de los Nule puso en el ojo del huracán a Conalvías. El entonces congresista Petro denunció que esa cesión había sido forzada e inducida –como después se comprobó judicialmente–, ya que los Nule preferían que la cesión se hiciera a los hermanos Solarte o COLPATRI. Lo que se dijo entonces es que el grupo de empresas caleñas que recibieron la cesión no tenían el patrimonio requerido para la operación, por lo que el IDU aumentó el AIU (administración, imprevistos y utilidades), del 24.77 % al 40.97 %.

A Conalvías se le había adjudicado otro tramo de la adecuación de la calle 26 para TransMilenio, y la Fiscalía estima que esa adjudicación se hizo a instancias de Rodríguez, quien lo hacía bajo su condición de concejal de la capital de la república y quien además sostenida una cercana relación con la entonces directora del IDU, Liliana Pardo.

Se trata del Contrato 138 de 2007 a nombre de la Promesa de Sociedad Futura e infraestructura Urbana S.A., integrada por Conalvías S.A., Infracon S.A., Patria S.A., César Jaramillo y Cía. Ltda., Édgar Jaramillo y Cía. Ltda., Agromezclas S. A. y Almacenes La 14 S.A., cuyo representante legal era Andrés Jaramillo López.

El fiscal que presentó los cargos contra Rodríguez afirmó que a las empresas que representaba Jaramillo se las favoreció, además, con adiciones injustificadas de contratos que se les habían adjudicado para ejecutar obras financiadas con la contribución de valorización. Según el ente judicial, Rodríguez “maneba los hilos” en el IDU para promover adiciones contractuales que permitieran que Conalvías y sus empresas asociadas se hicieran a obras sin que se cumplieran “principios de selección objetiva, transparencia y responsabilidad”.

Sainc desarrolla actualmente la obra del Centro Médico Imbanaco
Sainc desarrolla actualmente la obra del Centro Médico Imbanaco

Ya Inocencio Meléndez, exjefe jurídico de la entidad distrital, había afirmado que a la empresa caleña se le había adicionado indebidamente un contrato para la construcción de un puente en la avenida José Celestino Mutis, ubicada en la zona occidental de Bogotá, al norte del Aeropuerto Eldorado. El testimonio de Meléndez, quien está colaborando con la justicia, fue acogido por la Fiscalía y muy seguramente servirá para sustentar la acusación que se prepara contra Jaramillo.

El empresario caleño también tendrá que explicar a la Fiscalía por qué entre sus pagos aparecen unos realizados a Construcciones Estructuras y Proyectos Ltda. (Coespro), por “transporte de retiro de material de excavación”, por valor de $1.500 millones, pagados todos en un solo día en medio de la caída del Grupo Nule. Coespro es una firma que ha sido asociada a Julio Gómez, otro de los encartados en el carrusel y considerado uno de los “cerebros grises” de una de las mayores –sino la mayor– operación de corrupción ocurrida en Colombia. La Fiscalía cree que esos pagos se podrían haber hecho para pagar ‘coimas’ por la cesión del contrato que tenían los Nule.

Estas últimas versiones han sido rechazadas tanto por Coespro como por el abogado Jaime Granados, apoderado de Jaramillo. Hay que recordar que Granados es uno de los más reconocidos abogados penalistas del país; ha sido abogado del Presidente Álvaro Uribe, participa en el caso Colmenares, apodera a implicados en el caso Interbolsa, entre otros.

Sin embargo, las sospechas de la Fiscalía parecieran confirmarse luego del hallazgo de comprobantes contables de Emilio Tapia, otro de los implicados que está colaborando con la justicia, documentos que demostrarían que sí se le pago una comisión por la cesión del contrato.

EL PUEBLO supo que Manuel Sánchez, otro de los cerebros del carrusel, quien se encuentra colaborando con la investigación, ha dicho también que a través de la firma Patria S.A.S., una firma de ingeniería dedicada a hacer interventorías, Jaramillo y el grupo Conalvías se habrían beneficiado indebidamente de contratos en Bogotá.

Conalvías, la empresa líder en contratos en la época del carrusel

Conalvías fue el encargado de Megaobras como el hundimiento de la Avenida Colombia y el paso deprimido de la carrera 8 con calle 70
Conalvías fue el encargado de Megaobras como el hundimiento de la Avenida Colombia y el paso deprimido de la carrera 8 con calle 70

Varias investigaciones de organismos de control han concluido que Conalvías fue la empresa que más acumuló contratos durante la época en la que el carrusel de la contratación se tomó las entidades del gobierno bogotano. En ese grupo de los cinco contratistas de infraestructura en los que se acumularon más contratos también aparece la firma caleña Sainc S.A.

Hasta ahora Sainc S.A. no ha sido mencionada por ninguno de los testigos con que cuenta la Fiscalía y, al contrario, esta empresa cumplió con la construcción del puente de la calle 100 con 15, en el norte de la capital de la república, que fue señalada como la única obra grande que cumplió con los plazos durante el gobierno del Samuel Moreno. Sainc S.A. también hizo obras como el Centro Comercial Calima, en Bogotá, propiedad de Almacenes La 14.

Comments are closed.