El contrabando y la evasión de impuestos «saquean» las finanzas del Departamento

0
La adulteración y falsificación de licores es uno de los mayores flagelos que afectan al Departamento. Foto Policía
La adulteración y falsificación de licores es uno de los mayores flagelos que afectan al Departamento. Foto Policía

Al año unos 35.000 millones de pesos dejan de ingresar a las arcas del Departamentos. Estos dineros son producidos por unas de las industrias más apetecidas por los consumidores: los licores, cigarrillos y cervezas, las cuales dejan millonarias ganancias, pero que poco se ven en los ingresos de la Gobernación.

Los impuestos por la venta de cigarrillos y bebidas alcohólicos representan hoy el 57% de los ingresos tributarios de los departamentos, pero en el caso del Valle del Cauca tienen las finanzas en rojo por causa de la evasión de impuestos y la adulteración y falsificación de los productos.

La situación es tan grave que hace dos semanas el gobernador Ubeimar Delgado firmó un acuerdo con la Federación Nacional de Departamentos para combatir estos flagelos que no sólo afectan la economía del Departamento sino también la salud, ya que estas utilidades sostienen las redes de hospitales públicos.

Además en esos recursos el Gobernador también encuentra la forma de sacar de la Ley de Quiebras al Valle. “Una de las formas de sacar adelante el Departamento no sólo es apretándonos el cinturón o ahorrando gastos sino atacando el contrabando en todas sus formas”, expresó Delgado.

Por su parte, Felipe Muñoz, director del programa anticontrabando de la Federación de Departamentos, advirtió que “esto no es un tema de unos san andresitos, de unas dos botellas adulteradas, sino del crimen organizado, de que el Valle del Cauca está perdiendo unos $35 mil millones por los temas de adulteración y falsificación de licor y cigarrillos”, advirtió

“Colombia depende de los impuestos al consumo de licores, cervezas y cigarrillos. En el Valle ese porcentaje es menor al promedio nacional, lo que demuestra que hay mucho espacio para recuperar unas rentas que en el caso de los licores han caído en años anteriores y hay que recuperarlas a beneficio del sector de la salud”, agregó Muñoz, quien consideró que Buenaventura sigue generando la problemática del contrabando.

Según Muñoz, por el puerto ingresa contrabando de Whisky, Tequila y Aguardiente del norte de Ecuador.

Una fuente policial indicó que el contrabando de licor o mercancía es difícil combatirlo porque detrás de ese millonario negocio no necesariamente hay bandas delincuenciales sino comerciantes o empresas legales importadoras de productos.

“Hay compañías importadoras que compran mercancías diversas y por los controles aduaneros pasan un contenedor que en la superficie puede  llevar camisetas o radios, pero en el fondo hay licores para no registrarlos y así evadir los impuestos. Luego esas botellas las venden en estancos o sitios nocturnos”, aseguró la fuente.

“Como los operativos de la Fuerza Pública están concentrados ahora en Buenaventura por toda la situación que se vive allá, el contrabando lo están metiendo por Turbo, Cartagena y Buenaventura. Los contrabandistas compran los licores en Panamá y Venezuela, por lo barato. Traen mucho vino y whisky”, agregó el uniformado.

El oficial explicó que las marcas con más movimiento en el negocio son Whisky Old Parr, Buchana, Chivas Regal.

En un estudio realizado por Fedesarrollo se concluyó que en los departamentos de Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca (especialmente en el norte) y Nariño hay una fuerte presencia de adulteración y falsificación de bebidas alcohólicas.

En ciudades como Cali, los distribuidores y tenderos “justifican estas bebidas en el mercado no sólo por la alta rentabilidad que consideraban cercana al 400% o 500%, sino por el fácil acceso de los productores ilegales tanto al alcohol etílico potable como a los insumos secos”.

Además, según el estudio, “los vendedores señalan que los licores adulterados tienen mejor calidad y sus efectos sobre los consumidores no son tan nocivos como antes”.

El informe también señala que “los controles de las autoridades competentes son insuficientes, sumado a la escasa capacitación que reciben los vendedores”.

De igual manera se identificó que los adulteradores recurren a estrategias como la suplantación de los distribuidores legales con uniformes, papelería y facturas “oficiales” para engañar a los tenderos, lo que se conoce como “distribución bajo camuflaje”.

Los adulteradores también usan estrategias de mercado como propaganda y catálogos. Y recurren a excusas para convencer a los tenderos como “afirmar ser empleados de la distribuidora oficial o conocer algún funcionario de la licorera para justificar los bajos precios con los que ofrecen las bebidas alcohólicas aprovechando que las licoreras no tienen una política de precios clara”.

A raíz del carácter ilegal del negocio, venden los productos de contado. En algunos casos les ofrecen facilidades de pago.

Fedesarrollo ha detectado una proliferación de bebidas con menos de 20 grados alcoholimétricos de bajo precio como licores anisados o aperitivos de aguardientes. Estos productos son atractivos para los habitantes de la calle.

Inestabilidad en la licorera

Los aguardientes falsificados son vendidos en estancos y centros nocturnos. Foto Policía
Los aguardientes falsificados son vendidos en estancos y centros nocturnos. Foto Policía

El contrabando no sólo afecta la rentabilidad del Departamento sino también la estabilidad en las licoreras que en el caso del Valle del Cauca se ha visto afectada por malos manejos o manejos políticos que explican los bajos resultados en las cifras.

En dos años (entre el 2010 y el 2011) el Departamento pasó de recibir $150 mil millones a $78.000 millones por la comercialización de productos de la Industria de Licores del Valle. El año pasado las ganancias recibidas fueron de $90 mil millones. Además la Licorera del Valle dejó de producir 10 millones de botellas a cinco millones de éstas.

De hecho el año pasado la Gobernación se vio envuelta en un escándalo por un contrato suscrito con la Sociedad Industria Colombiana de Licores, ICL, para la producción y venta del aguardiente Puro Colombia en el Valle en los próximos cuatro años.  Ahora libra una dura batalla jurídica por esa millonaria cuenta a pagar.

En el contrato se habría falsificado la firma de Aurelio Iragorri, gobernador encargado tras la destitución de Héctor Fabio Useche, además la compañía ofertaba los productos $2.700 más baratos que los de la Licorera del Valle, en una competencia desleal.

En esa competencia desleal, también se encontró que muchas botellas de la Licorera eran utilizadas en degustaciones en tiendas y en ferias municipales.

En un ejercicio hecho por la Federación de Departamentos en el barrio El Popular, en el norte de Cali, donde al azar escogieron una tienda encontraron 123 botellas marcadas como degustación.

Ante este panorama la Licorera ha pensado en incrementar en cien pesos el precio del aguardiente y ese aumento entregarlo a los organismos de inteligencia para que desarrollen los operativos.

También se ha contemplado la posibilidad de triturar las botellas para evitar que sean reutilizadas por las bandas en el envase de licor adulterado. Los envases vacíos se recogerían en los establecimientos nocturnos, pero esta medida se adoptaría a partir del mes entrante.

Los hallazgos fiscales hechos por la Contraloría Departamental demuestran los supuestos detrimentos patrimoniales generados por polémicos contratos suscritos por la Licorera con otros departamentos como Caldas y Antioquia.

El año pasado la Contraloría Departamental encontró anomalías por $15.310.663.200 por incumplimiento por parte de Caldas con relación a las cantidades de licor pactadas, ya que para el segundo semestre de 2009 solo se introdujeron en el Valle 481.085 unidades convertidas a 750 cc, quedando pendientes 1.518.915 unidades.

“Existe diferencia entre los pagos y/o declaraciones certificadas por la ILC y lo ingresado al Departamento según certificación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público entre las vigencias 2009 segundo semestre, 2010 y 2011”.

Otra investigación por $355.368.875 por “diferencia en los valores pagados por la Fábrica de Licores de Antioquia al Departamento del Valle por concepto de impuestos al consumo o participación porcentual vigencia 2010-2011”. El análisis dice que se dejaron de percibir por 10.066,19 unidades que presuntamente ingresaron al Departamento, pero que nunca fueron despachadas por la Fábrica de Licores de Antioquia.

“Hay incumplimiento con las cantidades mínimas pactadas que ingresarían al departamento, diferencias entre lo declarado y el recaudo por concepto de la participación del convenio y el número de botellas legalizadas como degustación”, señaló el organismo de control.

Operativos con inteligencia policial

Para el director operativo del programa Anticontrabando de la Federación, Gabriel Valderrama,  la inteligencia policial es fundamental para atacar este flagelo. “Se necesita capacitación, operativos y análisis. Es fundamental trabajar en equipo y en corto tiempo vamos a dar resultados”, afirmó Valderrama, al tiempo que subrayó que “el primer paso para ser narcotraficante es contrabandear o estar en la cadena de todo tipo de contrabando”.

En ese acuerdo firmado por la Gobernación con la Federación, el 40% se destinará para fortalecer las aéreas administrativas y de rentas, el 30% se dedicará a los estudios sobre cifras reales de contrabando, adulteración y evasión, el 15% a capacitación de funcionarios y el 15% restantes a la campaña ‘Soy ciento por ciento piloso. Pago mis impuestos a tiempo’.

Por su parte, el presidente de la Asamblea, Mario Germán Fernández de Soto, insistió en que hay que dotar de más recursos a la Policía para combatir esta problemática. Se comprometió a que desde esa corporación se harán las respectivas modificaciones al Estatuto Departamental de Rentas para que los procedimientos tengan sustentos jurídicos y “no se caigan. Que podamos cerrarle la puerta al contrabando y las rentas del Valle se puedan fortalecer”.

Nicolás Orejuela, presidente de la Unidad de Acción Vallecaucana, reiteró en la necesidad de un trabajo mancomunado interinstitucional para sacar al Valle de esa triada de violencia, desigualdad y corrupción en la que ha estado en las últimas décadas.

Comments are closed.