El Dépor, el inicio del sueño para Hember Valencia

0

Ser jugador de un equipo de fútbol profesional en Colombia no es nada fácil, y menos si la institución se encuentra en la segunda división del balompié nacional.

El talentoso lateral del Depor Aguablanca sabe que el deporte es su vocación

Ejemplo claro de esta situación es el Dépor Aguablanca, llamado el tercer equipo de Cali, en el que las dificultades van desde la llegada los entrenamientos diarios, hasta los arduos desplazamientos por tierra que tienen que soportar para cumplir con su calendario.

Pese a ello, sus jugadores son jóvenes que incursionan en el mundo futbolístico con la intención de llegar a ser el mejor jugador del país y, por qué no, obtener reconocimiento internacional.

Allí uno de los mayores referentes es Hember Valencia, quien cumple la función de carrilero o lateral por ambos sectores. Tiene 22 años de edad y reside en el barrio El Diamante, ubicado en el distrito de Aguablanca.

Hember, como todos los jóvenes que se encuentran en un equipo de fútbol en Colombia, sueña con ser el mejor jugador en Colombia y conseguir la gloriafuera del país; anhela tener la oportunidad de militar en un club extranjero y con su trabajo ganarse una plaza en la Selección Colombia.

Una persona graciosa, honesta, amable, carismática y muy tranquila, así se define Hember, quien vive con sus padres en el distrito y los ayuda todas las tardes en la panadería –el negocio familiar–, luego de los entrenamientos con el Dépor. Entre risas menciona que allí se encarga de “atender a las vecinas y a los demás clientes, además, le ayudo a mi papá a amasar y pesar el pan”.

Valencia es uno de los titulares habituales del Depor Aguablanca en cada uno de sus partidos

Este habilidoso jugador, a quien en un principio no le gustaba el fútbol porque las dimensiones del terreno de juego le parecían exageradas, se dedicó hasta la edad de 15 años al fútbol de salón, juego en el que asegura que era el mejor de todos a los que enfrentaba. Pero solo fue hace un año que Valencia decidió probar suerte en el fútbol profesional, y se presentó a los clubes de fútbol reconocidos en la región; lastimosamente, las puertas no se las abrieron.

Sin decaer quiso presentarse una vez más, en esta ocasión fue al Depor Aguablanca, en el que el presidente de la institución, Gustavo Moreno,decidió abrirle las puertas y darle una oportunidad. “Yo le doy las gracias siempre a Don Gustavo, si no hubiese sido por él, no estaría jugando fútbol profesional”, manifiesta Hember Valencia.

Doris Olaya y Arley Valencia, padres de Hember, han sido su motor,día a día le brindan su apoyo y, como asegura el jugador, “con la ayuda de ellos es que estoy acá, esperando cumplir mi sueño, que es ser de los mejores jugadores para poder después ayudarles a ellos”.

En la casa Valencia Olaya se sienten contentos de tener a un hijo que haga parte de un equipo de fútbol nacional: “Todos los días me dicen que le meta duro para seguir escalando posiciones y estar en un club más grande”. Cada mañana Hember sale de su casa con la bendición de sus padres y con el ‘buñuelito’ con yogurt, que sin falta le da su mamá, como él mismo cuenta.

Hembersao o Hembersinho son algunos de los sobrenombres que le han puesto sus compañeros,quienes siempre lo han comparado con jugadores brasileros tanto por su físico como por su destreza en la cancha.

El jugador sueña con avanzar en su carrera deportiva hasta llegar a clubes eurpeos o el River Plate de Argentina

Los demás jugadores del Dépor consideran que Hember es una pieza fundamental en el equipo e igual que sus padres lo apoyan para que siga demostrando sus habilidades. Óscar Valencia, compañero dentro  de las canchas y amigo fuera de ellas, lo ve como una persona humilde, amable y solidaria.

John Jairo López, actual director técnico del Dépor y quien tiene a cargo a Hember, cree que “es un jugador que reúne unas condiciones excepcionales para lo que es el futbol de alto rendimiento; es un jugador potente, de buena talla y técnicamente maneja muy buenos conceptos”. Es considerado un jugador inteligente con la pelota, hábil por las bandas y agresivo a la hora de ir al ataque.

Aunque para nadie es un secreto las condiciones en las que se encuentra este equipo caleño, para Hember esto no es un impedimento para seguir con su carrera. Considera que tiene un buen grupo y que siempre están unidos, “un grupo unido jamás será vencido”, declara. Y es esa fortaleza lo que permite que las cosas siempresigan adelante.

Constantemente recibe consejos por parte de jugadores experimentados como Javier Dussán, quien ya ha estado en equipos como América de Cali. El guardameta le menciona que debe estar siempre tranquilo y manejar los nervios para que pueda seguir creciendo como persona y como jugador.

‘Hembersao’ en un futuro no muy lejano se sueña jugando en el Deportivo Cali, escuadra de la cual se reconoce hincha. Las aspiraciones de este joven talento no terminan allí pues internacionalmente se ve jugando en River Plate de Argentina, aunque también quisiera llegar al viejo continente para ser parte de equipos como el Inter de Milán en Italia o del Atlético de Madrid de España, en donde quiere hacerle la vida imposible al Barcelona y al Real Madrid con sus despliegues y velocidad.

El técnico JJ López menciona que si Hember con las condiciones que posee empieza a visualizarse y a creer que jugará en un equipo extranjero, pronto lo podrá alcanzar, ya que en la actualidad existen clubes que están interesados en él, y ese puede ser el siguiente paso en su carrera para alcanzar su sueño futbolístico.

Si bien actualmente no está estudiando, eso no quiere decir que no desee iniciar estudios universitarios. “El fútbol es algo que no dura para toda la vida”, es lo que siempre ha tenido presente. La fisioterapia sería la carrera que elegiría en el momento de empezar la universidad.

Fuera de las canchas, tras ser un buen jugador, le gustaría entrenar a adolescentes que como él se han iniciado en el fútbol y apoyarlos para que puedan cumplir su sueño de estar en un equipo profesional. Hember quiere llegar a ser un puente entre las escuelas de formación y las instituciones de fútbol profesional en la región, para que las esperanzas de “los muchachos”, como él les dice, permanezcan intactas.

Comments are closed.