El día que Colombia le ganó a Brasil… vistiendo de rojo

0

El 15 de mayo de 1985, Colombia logró su primer triunfo en la historia ante Brasil. Lo hizo vistiendo un uniforme rojo y en El Campín. Ese día, Víctor Lugo marcó el único gol del encuentro y se consagró figura ante verdaderos maestros con la pelota. Ahora rememora historias de ese encuentro, a propósito del amistoso entre Colombia y Brasil del próximo viernes en Miami

Por Juan Camilo Palomar

Deportes@elpueblo.com.co

La foto de la formación de aquel partido reposa en un cuadro, al lado de sus trofeos y medallas conseguidas como jugador
La foto de la formación de aquel partido reposa en un cuadro, al lado de sus trofeos y medallas conseguidas como jugador

A las afueras del estadio Nemesio Camacho El Campín, las largas filas de aficionados, acostumbradas en los juegos internacionales de Santa Fe o Millonarios, e incluso en las fechas eliminatorias de Colombia con mayor picante, no se vieron esta noche. Desde temprano, poco más de diez mil colombianos se agolpaban en el escenario para ver a la siempre poderosa Brasil enfrentar a una Selección Colombia de ensueño. Otros cientos de brasileños, entre residentes y algunos más que se habían dado a la tarea de viajar, hacían su ingreso también al Campín con el rótulo de minoría pese a que, ya en juego, las cámaras del servicio de televisión evidenciarían grandes vacíos en las frías tribunas capitalinas.

Colombia había llegado primero en su bus desde el hotel de concentración. El médico Gabriel Ochoa Uribe tuvo esa tarde, luego del almuerzo con los jugadores, una charla técnica en la que dejó claro al plantel su intención esa noche: “hagamos un buen papel, hay que cumplir”. Fueron las únicas palabras que se le quedaron de aquella pequeña conferencia a Víctor Lugo.

Fue un amistoso de esos que ya no se ven. Apenas veinte días antes, en Belo Horizonte se había jugado el partido de ida, aunque en juego no estaba nada más que el ritmo de competencia, porque luego de aquel 15 de mayo iniciarían las eliminatorias al Mundial de México 86 y, en frente, Colombia tendría a Perú 11 días después en este mismo estadio.

En Brasil, el 25 de abril, la ida se había saldado en 2-1. Un golazo de media distancia de Eder Alemão y otro de Casagrande entrando al área habían fusilado en el arco al experimentado Pedro Zape. Apenas pudo descontar Miguel Augusto ‘Nano’ Prince de penal al final de la segunda parte, previa falta en el área al propio Lugo.

Hasta hace casi una década, ver el resumen de aquella noche era sólo un privilegio de programadoras de televisión brasileña. En un programa llamado El Baúl de los recuerdos, del canal Globo Esporte, la voz enciclopédica de su presentador revivía el momento y el lugar. La noche del 15 de mayo, Colombia de rojo y Brasil de verdeamarelha: “aquella fecha quedará grabada en la memoria del hincha como una de las más lamentables presentaciones de la selección brasileña”, sugiere el video.

Víctor Lugo recuerda aquel partido como el que todo jugador había soñado jugar. De todos los goles que había marcado, el que convertiría esa noche sería considerado el segundo mejor de su carrera por él mismo, después, claro, del gol que marcó aquel 19 para darle la primera estrella al América de Cali en el año 1979.

Sentado sobre la silla que está en su estudio, a la entrada de su casa, en el norte de Cali, Víctor Lugo contempla el trofeo que le dieron luego de terminado el juego contra Brasil. La inscripción del mismo dice que fue el mejor jugador de la noche del 15 de mayo. Con el trofeo en mano y la camiseta roja de aquella ocasión, que guarda con especial cuidado en su armario, recuerda que la Colombia de esa eliminatoria, pese a que no logró acceder al mundial por perder el repechaje con Paraguay, era “de mucho desequilibrio, había mucha madurez y habilidad”, y aunque era amistoso, enfrentar a Brasil generaba tensión.

Si se le pregunta por el único gol de aquel histórico encuentro, Lugo describe con sus recuerdos como si fuera el video narrado de ese momento:

La jugada inició con un contragolpe por la derecha. De los pies de Germán Morales nació un centro casi desde el mediocampo hasta la medialuna del área de Carlos, el portero de Brasil. Allí la peinó Américo Quiñonez y le quedó a Víctor Lugo sobre el vértice del área en el costado izquierdo. ‘El Piscinero’, como había sido apodado por su habilidad para fabricar penales, enganchó con la izquierda y definió con la derecha un remate ceñido al segundo palo, ante la mirada impotente del portero Carlos y la admiración de todos los asistentes.

Aquella gesta le dejó a Lugo una huella imborrable en la historia de la Selección Colombia. Fue la primera vez y algo así siempre se recuerda. El trofeo, que significó el reconocimiento a tal esfuerzo, reposa hace 29 años en la estantería de su extenso palmarés también junto a la foto de esa Selección Colombia, y de cuando en cuando, el propio Lugo recita de memoria la alineación, tal vez para salvaguardar la habilidad de recordar el sublime momento.

Colombia, vistiendo el rojo escarlata en su camiseta con ribetes del tricolor patrio en mangas y cuello, pantaloneta azul y medias amarillas, saltó al campo con Pedro Zape en el arco, Luis ‘Huevo’ Gil, Miguel Augusto ‘Nano’ Prince, Nolberto Molina y Alonso López en la zaga defensiva, con Germán Morales, Américo Quiñónez, Pedro Sarmiento y Willington Ortiz en la línea de volantes y más adelantados Jesús ‘Kiko’ Barrios y Víctor Lugo. Jorge Porras y Hernán Darío ‘Chonto’ Herrera ingresarían como recambios en el trámite del partido.

Brasil, con su tradicional verdeamarelha, pantaloneta azul y medias blancas, formó entonces con Carlos, Édson Boaro, Oscar, Mozer, Branco, Jandir, Geovani, Casagrande, Jorginho, Careca y Mário Sérgio. El técnico Evaristo de Macedo enviaría al campo en la segunda parte a Bebeto, para buscar el empate que nunca llegó.

Víctor Lugo hizo parte de tres procesos de Selección Colombia, estuvo en Juegos Centroamericanos en Medellín y jugó la Copa América /Foto: Juan Camilo Palomar
Víctor Lugo hizo parte de tres procesos de Selección Colombia, estuvo en Juegos Centroamericanos en Medellín y jugó la Copa América /Foto: Juan Camilo Palomar

Comments are closed.