El fútbol en forma sintética

0

Si usted es uno de los que por estos días previos al Campeonato Mundial de Fútbol de la FIFA se emociona con saber que tendrá un mes del mejor fútbol del año, y se anima a revivir ese sueño frustrado de ser futbolista, las canchas sintéticas son una opción que, junto a sus amigos, puede tomar a la hora de fantasear jugadas y goles sacados de la pasión que como hincha se alcanzan.

Sobre la Avenida Pasoancho con 80, el diablo azteca de Frankie Oviedo es una buena opción para jugarse un partido sintético
Sobre la Avenida Pasoancho con 80, el diablo azteca de Frankie Oviedo es una buena opción para jugarse un partido sintético

El fútbol aficionado ha cambiado. Antes el menos talentoso para jugar era el dueño del balón y con ello aseguraba, aunque no lo mereciera, su cupo para jugar un popular ‘picadito’ en el barrio, en medio de una cancha de cemento que también servía para jugar baloncesto y, en algunas ocasiones hasta voleibol. Si no había arcos, se improvisaban dos piedras separadas por cinco pasos contados de manera exhaustiva, o en su defecto algunos maletines que hacían de poste de algunos centímetros de alto para juzgar el ingreso del balón siempre a ras de suelo.

Esta práctica todavía se mantiene en barrios populares e incluso en partidos que organizan diariamente, con la disciplina sagrada de los más creyentes, grupos de maestros de construcción en ciudades como Bogotá, Cali o Popayán, en sus horarios de descanso, cuando terminan sus labores en importantes obras, se les suele ver en canchas aledañas al barrio donde trabajan haciendo de las pintorescas canchas un lugar más de imaginación que de un espectáculo futbolístico.

Pero las canchas sintéticas han revolucionado el panorama. Hace ya siete años, el Atlético Bucaramanga hizo un alto en el camino para convertirse en el primer club de Colombia que juega en su estadio con grama sintética, un experimento que surgió a partir de la imposibilidad de sostener una cancha de hierba natural con las condiciones óptimas en la capital santandereana, y el ánimo de entrar en la onda que inició la FIFA en el año 2000 con la inclusión de la grama sintética en el reglamento.

Con este tipo de grama se jugó el Mundial Sub 17 de 2005 en Perú, y se remodelaron estadios en todo el mundo en el nuevo siglo, sobretodo en países cuyas condiciones climáticas rayan en el extremo de calor o de frío, donde la solución sintética permite tener un estadio en óptimas condiciones hasta por ocho años.

De esta nueva ola se han llenado las principales ciudades del país, que ahora en lugar de dañar sus rodillas sobre el cemento lo hacen sobre la hierba artificial de canchas confinadas, en medio del licor y las comidas rápidas que acompañan estos negocios para promover el fútbol aficionado, en tarifas por hora de entre $50.000 y $90.000 pesos.

En Cali, ex futbolistas como Hárold Lozano y Frankie Oviedo han encontrado en las canchas sintéticas el mejor negocio para volverse empresarios. Cada uno tiene su propio emporio deportivo, donde además funcionan escuelas de formación deportiva tanto femenina como masculina, y un ambiente especialmente orientado al entretenimiento.

Por eso si usted es un aficionado al fútbol y no se puede esperar para que comience el Mundial, jugarse un partido en cancha sintética es una opción digna de viernes en la noche o de fin de semana, junto a otros 11 amigos con los cuales conformar, como mínimo, dos equipos de seis jugadores, uno para el cambio porque en la cancha son cinco contra cinco. Si salen más, habrá más opciones de cambio para oxigenar durante la hora reservada, porque el balón en grama sintética rebota con mayor velocidad que en grama natural, y el juego en espacio reducido implica constantes cambios de ritmo que para un jugador aficionado termina por pasar factura en pocos minutos.

Guía de canchas sintéticas para Cali y Popayán

El Pueblo y El Nuevo Liberal se dieron a la tarea de identificar los mejores lugares en Cali y Popayán para jugarse un partido de 60 minutos. Lugares recomendados para disfrutar del fútbol aficionado.

En Cali

Las canchas del Morumbí se llevan el primer lugar en la recomendación. Son las canchas de Hárold Lozano en su versión de empresario. Tiene tres campos de voleibol playa y cinco de fútbol, con posibilidad de convertir tres de estas en una con las medidas reglamentarias de la FIFA, para los que quieren jugar su propia final mundialista. Tiene, como las demás, una escuela formativa, zona de juegos infantiles, parqueadero vigilado, graderías en cada cancha y un par de tiendas de comida rápida y bebidas energéticas.

En Cali, Zathura tiene la grama mejor cuidada y un ambiente propicio para el deporte. Está ubicada en la Calle 66 con Carrera 18 esquina
En Cali, Zathura tiene la grama mejor cuidada y un ambiente propicio para el deporte. Está ubicada en la Calle 66 con Carrera 18 esquina

La de mejor grama es Zathura, una cancha que en realidad son tres, sedes del Torneo Argos Futsal para Maestros y de la escuela Atlas CP que formó, entre otras jugadoras, a la mediática Nicole Regnier. El ambiente se mezcla entre lo familiar y lo propicio para reunirse con los amigos.

Sobre la Pasoancho con Carrera 80, las canchas del Diablo Azteca, propiedad de Frankie Oviedo, también son una opción en Cali. Combinan las características del ambiente de Zathura con el de Morumbí en sus tres canchas sintéticas y le agrega la vista de una de las vías más concurridas de la ciudad, en un punto estratégico.

Tiro de Esquina, cerca a las de Morumbí, son sede del Torneo Intermedios de Cali cada año, tiene cuatro canchas para adultos y una infantil. Allí además entrena un club deportivo femenino y hay zona de juegos para niños, además de parqueadero y un lobby para departir antes y después de jugar.

En Popayán

Si la idea es jugar en una cancha económica pero de buenas condiciones, la de Comuneros Nuevo Japón es la opción a escoger, con graderías propias y un ambiente más propio de las tradicionales canchas en el barrio.

Un ambiente similar al de las tradicionales canchas de fútbol callejero da la cancha de Comuneros Nuevo Japón en Popayán
Un ambiente similar al de las tradicionales canchas de fútbol callejero da la cancha de Comuneros Nuevo Japón en Popayán

Para encontrar una cancha en medio del ambiente deportivo, El templo del fútbol tiene juntas tres canchas que conjugan la pasión por este deporte, lleno siempre los fines de semana.

Kopana es la más cercana al ambiente adulto, con puestos para departir con amigos y disfrutar de un ‘picadito’ sobre una grama de buenas condiciones. Además queda central en la ciudad.

Por último, La Estancia permite jugar al aire libre como Comuneros Nuevo Japón, aunque es otro tipo de césped sintético que da un diseño diferente a las demás canchas. Tiene espacio para compartir el previo y post partido ideal para una tarde con los amigos.

Comments are closed.