El gran problema de la distribución de la tierra en el Valle – 2

0

Entre la agroindustria y la violencia

El historiador y politólogo Guido Germán Hurtado afirma que el fenómeno de la concentración de tierras en el Valle está relacionado con alianzas familiares entre comerciantes de Cali e hijas de grandes terratenientes en el Cauca, celebradas a finales del siglo XIX y en parte del siglo XX.

“Las personas que fueron ascendiendo vía comercio en Cali se casaron con las mujeres de Popayán, de familias muy prestantes. Muchos de estos comerciantes se hicieron dueños de grandes extensiones de tierra en el norte del Cauca y el sur del Valle. De hecho, así puede uno explicar la gran concentración que hoy tienen los ingenios azucareros”, comenta .

Hurtado considera que la propiedad de la tierra sigue jugando un papel determinante en la búsqueda de poder político y económico en el departamento. “La vocación del Valle no es industrial. Esa es una idea perversa, un mito, una mentira. Aquí los señores dueños de la tierra se industrializaron, pero siguieron pensando en cómo administrar la hacienda. Son industriales con un pensamiento decimonónico”.

Otro suceso histórico que contribuyó a la gran concentración de tierra en el Valle, en opinión del historiador, es el conflicto partidista de mitades del siglo XX. “Detrás de la violencia política hay una confrontación para recuperar territorios, particularmente en el norte del Valle. La guerra le permitió a algunos de los grandes latifundistas acrecentar su número de tierras”.

Sin embargo, Hurtado opina que el acontecimiento más grave para el departamento, en lo que se refiere a la concentración de tierras, ha ocurrido desde la década del ochenta. Él  sostiene que desde ese entonces se ha puesto en marcha una “reforma agraria hecha no por el Estado, sino por los carteles de la droga, que lavan sus activos comprando las mejores tierras y fincas del Valle”.

Un estudio del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, confirma la perspectiva del historiador. Para analizar la distribución de la propiedad rural, el IGAC dividió al departamento en cuatro regiones: los municipios del valle geográfico del río Cauca, los aledaños a la cordillera central, los circundantes a la cordillera occidental y, finalmente, el litoral Pacífico (Buenaventura y sectores cercanos al puerto).

En el norte la propiedad se ha concentrado por fuerza del dinero del narcotráfico y la presencia de paramilitares y bandas criminales. En Buenaventura la estructura de la propiedad es un poco distinta a la tradicional porque allí hay un área inmensa que corresponde a propiedades colectivas de las comunidades negras reconocidas por la Ley 70 de 1993. En el Pacífico los propietarios han sido despojados por los varios actores armados que han estado durante estas décadas de conflicto.

 

 

Despojos y restituciones

Otro factor que ha incidido en la concentración de tierras en el departamento es el desplazamiento de pequeños agricultores por parte de los actores del conflicto armado: guerrillas, autodefensas y bandas criminales o ‘bacrim’…  Ver más

Volver a la nota principal

Comments are closed.