El liberalismo hacia el poder

0

Por Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

Este domingo 8 de febrero se instalarán los Colegios Electorales, de Cali y el Valle del Cauca, con la asistencia del pleno de la Dirección Nacional Liberal y con la participación abierta de los trece matices que componen al partido en nuestro departamento, respondiendo al compromiso de renunciar a todo grupismo, a toda rivalidad y a todo beneficio minúsculo, como lo escribí en mi columna de octubre 18 de 2014, Llegó la hora del liberalismo en Cali.

De esta manera, los Colegios Electorales, de Cali y el Valle del Cauca, se convertirán en los primeros de su especie en Colombia, lo cual significa que el Partido Liberal Colombiano sale del desierto de la purificación a través de Santiago Cali; la cual, como parte de las ciudades confederadas se declaró independiente el 3 de julio de 1810. Es decir, dieciséis meses y nueve días antes que Cartagena.

Este nuevo camino, que transitará por los senderos del posconflicto, será una senda libertaria centrada en la lucha por la igualdad de los colombianos (desde hace varias décadas abandonada), por hacer de Colombia un país de propietarios (como lo señaló el partido durante las primeras dos décadas del siglo XX), por lograr una población ilustrada, por el desarrollo sostenible de todos y cada uno de nuestros municipios y por el mantenimiento y prolongación de la paz, la tolerancia y el libre examen, tal como lo aspira todo liberalismo.

En consecuencia, el domingo se designarán por consenso los Comités de Acción Departamental y Municipal de Cali. Por lo tanto, en cuanto consenso no implica el consentimiento activo de cada uno, sino una aceptación en el sentido de no-negación del otro con el propósito de minimizar (pero no hacer desaparecer) el nivel de conflicto con las tendencias minoritarias liberales, un camino que permitirá la convivencia armónica de los trece matices que componen el partido en el Valle.

De lo anterior se desprende, que a partir del domingo 8 de febrero, los trece matices del liberalismo vallecaucano trabajarán juntos para conseguir que el partido, tras veinticuatro años de subordinación, reconquiste los sitiales de poder dentro de Santiago de Cali y el Valle del Cauca, que no es otra cosa que coadyuvar a la recuperación del poder nacional perdido tras el octenio terrible de 2002 a 2010.

En conclusión, los pasos dados desde septiembre de 2014 hasta esta semana han significado la construcción de una sólida estructura partidista, seguramente con defectos como es propio de lo humano, que iniciará su actuación desde Santiago de Cali el 8 de febrero de 2015 con sentido de partido, con propósito de cooperación y con vocación de poder, lo cual explica por qué la Dirección Nacional Liberal escogió a Cali y al Valle del Cauca como punto de partida en la instalación de los colegios electorales y en la constitución de los Comités de Acción.

En Santiago de Cali, cuna de la libertad, el Partido Liberal Colombiano, el abanderado de las libertades, retoma sus banderas libertarias, modernizantes y de compromiso social.

Comments are closed.