El Mundial de las lesiones

0

/Foto: Juan Camilo PalomarPor Vanessa Córdoba

@VCordoba1

Antes del comienzo del Mundial, varias de las más importantes selecciones perdieron jugadores claves por las lesiones que se dieron en los partidos amistosos y concentraciones de preparación para la Copa del Mundo.  Pero ¿por qué terminó esta situación convirtiéndose en el común denominador a pocos días del pitazo inicial?

Cuando se vienen jugando grandes torneos y partidos importantes, el cuerpo se va cargando de estrés, cansancio, preocupación y ansiedad, entre otras cosas. Todo hace parte de la alta competencia. Si no se tiene una recuperación adecuada y la necesaria, el cuerpo deja de responder de la forma esperada.  Muchas veces esas pequeñas molestias o contracturas que dicen los jugadores tener, son señales que el cuerpo da para advertir que algo anda mal. El cansancio lleva a que los músculos no respondan como normalmente lo harían y hacen que te sientas lento y pesado, y claro, por obvias razones eso crea frustración. Ese incómodo sentir va sumando a las cargas que ya el cuerpo y la mente tienen.

Como la mayoría de los futbolistas somos adictos al fútbol, no paramos ante estas situaciones, creemos sentirnos bien después de una sesión de fisioterapia, pero a veces la lesión es más fuerte que la convicción del jugador. Lo digo por experiencia propia. Durante un tiempo sentía una molestia en la rodilla  y los médicos me decían que debía hacer buen fortalecimiento, ponerme medios físicos y reposo, no les quise hacer caso y terminé en un quirófano. Mi papá, conocedor por experiencia de estas situaciones, siempre ha dicho: “Quizás el cuerpo no te la cobre en el momento, pero más adelante te pasará la factura…”.

Cabe aclarar que hay lesiones que son por impacto directo y ahí si no hay nada que hacer. En mi opinión, la lesión que sacó a Radamel Falcao del mundial no fue por el golpe de ese día, él ya venía lastimado en ese sector. El movimiento de la rodilla hacia adentro no fue tan fuerte, como hace poco, cuando Neymar Da Silva se dobló el tobillo, muchos llegamos a pensar que se trataba de alguna fractura, pero cada cuerpo es distinto.

Creo que fue injusto haberles pedido a jugadores como Franck Ribery, Marco Reus o Falcao, entre otros, recuperase  a tiempo para participar en el mundial. No ir a Brasil 2014  no era cuestión de vida o muerte y no valía la pena arriesgar el futuro de lo que les queda de sus carreras deportivas por un torneo, porque finalmente el mundial es un torneo más en este deporte. Además, para los deportistas, el cuerpo es nuestra herramienta de trabajo, nos da una vida, así que hay que cuidarlo y respetarlo como tal; con la importancia que se merece. Cada cuerpo tiene su propio tiempo, y solamente se puede volver a jugar cuando los partes médicos indiquen que se ha recuperado. Estoy segura de que si los jugadores que se lesionaron hubieran entrado en las nóminas para el Mundial, no serían lo cracks que todos esperábamos que fueran. Del afán solo queda el cansancio, y menos mal ellos sí lo entendieron.

“Uno sabe cuándo se lesiona, pero no sabe cuándo vuelva.” _-Carlos Bianchi

Abrazo de atajada…

Comments are closed.