El procurador es hostil a la paz

0

por Horacio Serpa

El señor Procurador, doctor Alejandro Ordóñez, contó a la plenaria del Senado en la noche del debate sobre Justicia Transicional que cuando el Presidente Santos le dijo sobre la posibilidad de hacer la paz con la guerrilla, le contestó: “Seré un escéptico, no hostil”.

El Procurador es hombre correcto y un funcionario honorable. Jurista de alta talla, santandereano de carácter y noble estirpe, con una familia querida y respetable.

Escolástico y Tomista a más no poder es cancerbero de radicales tradiciones religiosas y conservador de doctrina y dogmas. Un personaje talentoso que en todo trata de imponer sus criterios aún por encima de leyes y jurisprudencias que le corresponde acatar y aplicar. Pero es el Procurador General, un personaje decente en medio de tanto cambalache, y eso es mucho decir.

Al Procurador no le gusta la paz de Santos. La aborrece. La desconoce, la ataca con saña, la desprestigia en cada oportunidad que se le presenta, es decir, todos los días. En el debate del Senado fue manifiestamente hostil.

El doctor Alejandro Ordóñez no atiende la palabra que le dio al Presidente de la República. Toda su inteligencia la ha puesto en contra de la posibilidad de conseguir que las farc abandonen la lucha armada. Al proceso de La Habana no le reconoce un gesto, una frase, una intención. Todo es inconveniente y malo, perjudicial e inmoral, y hay que destruirlo. Como los cruzados del medioevo o los fanáticos del Santo Oficio, el querido paisano no deja espacios a la paz santista ni oportunidades de reivindicación a la guerrilla. Todos a la hoguera.

Debiera saberse por qué nacieron las farc y de donde salió el eln en Santander. Por qué el Padre Camilo Torres se metió a la guerrilla ¡Por qué razones se tendió una cortina de humo sobre la violencia partidista del siglo XX. Por qué al comienzo de la subversión actual no se trató de solucionar incruentamente la confrontación. ¿Qué ha significado esta guerra cruel en muertos, en destrucción, en pobreza?

El señor Procurador habla de paz con impunidad. ¿Cuánta es la impunidad en la Justicia Ordinaria? ¿90%?

Debe actuarse por las víctimas de la guerra. Pero hay que pensar en las víctimas futuras si la guerra sigue.

Nadie se acuerda de los pobres ni de que así seguirán si la guerra continúa.

El Procurador alega que representa a la sociedad. Pero la sociedad también está compuesta por quienes no tienen bienestar porque los recursos para ellos se gastan en la guerra. También son de esa sociedad los reclutas y policías que mueren o sufren mutilaciones en la guerra.

No hay guerras buenas, ni santas, ni limpias. Como tampoco hay paz perfecta. La sabiduría de Pambelé nos indica que “es mejor la paz, que la guerra”. Y la del pueblo raso que “es mejor un mal arreglo que un buen pleito”.

Respeto el escepticismo del Procurador. Pero es inconveniente su hostilidad con la paz. Con que cumpla lo que le dijo al Presidente Santos es suficiente.

Comments are closed.