El racquetball se une a los preparativos de los Juegos Mundiales

1

En la semana reciente se llevó a cabo la Segunda Parada Mundial de Racquetball, evento preparatorio de los Juegos Mundiales 2013, que se disputarán también en Cali, y cuya sede será el Club Cañasgordas.

Cristina Amaya (foto) consiguió una medalla de bronce en el mundial de este año y estará en Juegos Mundiales

En Cali ya se vive un ambiente mundialista por donde quiera que se mire. En breve comenzará la ejecución de las obras de remodelación de 18 escenarios deportivos y la construcción de tres más con motivo de las justas orbitales. El año en materia deportiva terminó con la Segunda Parada Mundial de Racquetball, disputada desde el 29 de noviembre al 2 de diciembre. Fue el séptimo evento internacional que recibe la ciudad para calentar motores antes de los Juegos Mundiales.

Recientemente, en la Sucursal del Cielo se llevaron a cabo importantes reuniones entre los delegados internacionales de la Asociación de Juegos Mundiales para coordinar los avances de preparación de la cita mundialista.

De tales plenariasquedó una sensación positiva, fueron bien valorados los preparativos, que hasta ahora son sobre el proyecto para tener a punto los escenarios deportivos y las experiencias en organización ya conseguidas durante los eventos internacionales que ha recibido Santiago de Cali en este 2012.

Por escenarios como el Club Comfenalco Valle del Lili, el Hotel Dann Carlton, la Base Aérea, los coliseos Evangelista Mora y María Isabel Urrutia, más el Club Cañasgordas, recientemente empleado, entre otros, han pasado siete disciplinas deportivas de las 31 que estarán en los Juegos Mundiales 2013 entre julio 25 y agosto 4 de ese año.

Los caleños han disfrutado en el último semestre de 2012 del Open Internacional de Baile Deportivo, el Campeonato Internacional de Deportes Aéreos, Mundial juvenil de Fistball, el Suramericano de Levantamiento de Pesas Potencia, el Suramericano de Gimnasia Rítmica, el Iberoamericano de Duathlón, el Panamericano de Sambo y, en esta semana, de la Copa Mundo de Racquetball.

Además, desde la secretaría de Deporte y Recreación de Cali, como dependencia de la administración municipal, se ha implementado una amplia estrategia de masificación de las disciplinas deportivas en eventos abiertos como la tradicional ciclovía y diferentes competencias recreativas que se han presentado.

Así se ha dado a conocer el Ultimate, el Sumo y el Rugby, al entregar detalles de la forma como son practicados. En el caso del primero, la estrategia Cali Mundial tiene la meta de llegar a los Juegos Mundiales con más de 5000 discos voladores fabricados en Cali con material totalmente reciclado. Y ya se han entregado cerca de 2000 a la comunidad caleña.

Nuevas expectativas en el racquetball

En el racquetball la clave es la agilidad. En la foto, el vallecaucano Alejandro Herrera busca dar recepción a la bola

En este deporte Colombia tiene un pie adelante para su preparación. Cali es una de las ciudades que mejores deportistas ha aportado en los últimos años a esta disciplina, que requiere concentración y esfuerzo físico a pesar de practicarse en un espacio reducido.

De la Sultana del Valle se destacan actualmente cuatro grandes deportistas, que a pesar de ser jóvenes y acumular aún pocos años en el deporte, ya consiguieron la hazaña de hacer sonar el himno nacional en diferentes instancias internacionales, entre ellas, el mundial pasado de racquetball, jugado en agosto de este año.

Fue obra de Cristina Amaya y Carolina Gómez (la primera, vallecaucana; y la segunda, capitalina) en la modalidad de Dobles Femenino cuando se alzaron con el bronce en el cuadro oro de la categoría mayores del mundial. También en este certamen, pero en el cuadro rojo, ambas deportistas consiguieron hacerse a la de oro por la modalidad de Dobles Femenino.

Por los Dobles Masculino en el cuadro rojo, los caleños Sebastián Franco y Alejandro Herrera se colgaron la presea de plata, y fue Alejandro quien precisamente repitió medalla, esta vez de bronce y en el cuadro azul, donde Juan Sebastián Herrera, también del Valle del Cauca, se hizo al metal plateado.

Esta selección Colombia de Racquetball que participó del mundial tuvo como entrenador a Juan Pablo Rivas y entre sus líneas compitieron cuatro deportistas vallecaucanos de cinco que tenía la delegación. La quinta era la bogotana Carolina Gómez.

Por esta participación, Juan Sebastián y Alejandro Herrera se ganaron la clasificación automática para estar en los Juegos Mundiales 2013, ante su gente y en el escenario deportivo donde crecieron: el Club Cañasgordas.

Un escenario ideal

Alejandro Herrera es hoy por hoy uno de los mejores exponentes a nivel nacional en el deporte

El Club Cañasgordas ha sido el pionero en la inclusión de este deporte en la tradición caleña, pues desde hace más de diez años viene sirviendo de escenario deportivo para su práctica. Fue allí donde se formaron quienes hoy enaltecen al Valle a nivel internacional en el deporte.

Sebastián Franco, el más joven de la representación colombiana –aunque también uno de los más talentosos– acumula ya siete años dándole a la pequeña pelota frente a la pared del salón designado en el Club Cañasgordas.

Entrenando ahí, Franco ha sido cinco veces consecutivas campeón nacional en la categoría juvenil y en el 2008 logró subir al tercer lugar a nivel mundial, en República Dominicana, cuando tenía 16 años.

Hoy que hace parte de la máxima categoría. Cuatro años más tarde, sostiene la casilla 27 del listado de posiciones mundial de racquetball y tiene por delante una carrera promisoria que espera hacer visible ante su país en julio del año próximo.

Además de practicar el racquetball, Sebastián hace su carrera de Administración de Empresas en la Universidad Javeriana de Cali y sabe que para lograr alcanzar la cima hace falta dedicación. Fue precisamente cuando estudiaba en el colegio Encuentros que conoció el deporte por una demostración a la que asistió en el Cañasgordas.

“En mi familia soy el único que ha practicado el racquetball. Al principio me decían que nadie conocía ese deporte, que mejor me dedicara otra cosa o que solo lo tuviera como hobby. Pero cuando vieron mi dedicación decidieron apoyarme ciento por ciento”, asegura.

Él, junto a los Herrera y Cristina Amaya, también lograron ser el principal atractivo colombiano durante la reciente Parada de la Copa Mundo de Racquetball que se realizó en Cali.

Franco sabe que todavía queda camino, pero hasta ahora se está forjando una carrera ideal: “He escuchado que se tienen muchas expectativas en mí. Voy a tratar de seguir adelante y cumplir con esas metas. Es una gran responsabilidad, pero a la vez da mucha energía y satisfacción saber que estoy haciendo las cosas bien”.

¿Cómo jugar al racquetball?

Este deporte que viene de las palabras raqueta y bola está ganando cada vez más adeptos en el mundo, por lo que ha sido reconocido como tal por el Comité Olímpico Internacional, que lo incluyó en los Juegos Mundiales y ahí hace tránsito para avanzar hasta ser olímpico.

Para jugarlo se necesita agilidad y destreza para ser capaz de recibir bien la pelota cuando rebote de una de las cuatro paredes del salón cerrado donde se practica.

El objetivo, entonces, es hacer rebotar la pelota, similar a la de squash o tenis, lo más rápido y difícil posible para evitar la recepción del contrario, que comparte el salón en competencia.

Se puede jugar en dobles o de manera individual y solo se dispone de una raqueta de cabeza ancha y puño corto con longitud de 22 pulgadas para hacer rebotar la pelota y, de paso, defenderse de ella, pues con la velocidad y fuerza que se le imprime a cada golpe, un impacto en el parietal frontal de un jugador causaría ceguera inmediata. Para protegerse, los jugadores emplean unos lentes de protección, de un material similar a los cascos de los motociclistas, y algunos de ellos utilizan también guantes para evitar el desgaste con la raqueta.

Comments are closed.