El renacer de la cultura en Cali

0

Jair-BN-278x300Por Jaír Villano

@VillanoJair

Hace unos meses estuvimos haciendo un trabajo en el que poníamos en cuestión el papel de la cultura del libro en la ciudad. Lo hicimos pensando en que la oferta de eventos es ínfima; Cali, no se necesita un estudio, se ha vendido como la urbe de la salsa, el pandebono, el chontaduro y pare de contar. Evidentemente, eso no es así. De modo tal, que nuestra faena consistía en salir en busca de testimonios que nos ampliaran el panorama sobre dicha situación.

Hablamos con docentes, escritores, poetas, periodistas y funcionarios de la alcaldía municipal; salvo estos últimos, todos coincidían en que, en términos culturales, a la ciudad le falta mucho por avanzar.

El punto es que de ese trabajo salió un producto audiovisual (a manera de documental), un reportaje, y dos columnas que pueden encontrar en estas páginas[1].

Ahí se dejan expuestas las preocupaciones de los entrevistados por el estercolero al que nos vemos sometidos los amantes de la literatura. Pero si la realidad cambia, la opinión cambia, en un parafraseo a Keynes, de manera que hoy vale la pena atenuar esas opiniones, sacando a colación los más recientes eventos que se han celebrado.

¡Es una realidad! En Cali sí hay por hacer. Como se sabrá, antes de la Feria Internacional del Libro, estuvo el Oiga, mire, lea; lo mejor es que por esa misma semana se llevaba a cabo el festival de Blues y Folk, el festival Cusumbo, y después se abría paso a los documentales del festival de cine Ambulante, y luego el Ajazzgo, y hace una semana la FILCA, y ahora mismo, en la sala de cine del museo La Tertulia, se presentan películas francesas en el marco del festival de cine Francés. (¡Y falta!: dentro de poco se dará inicio al festival Internacional de Cine de Cali).

Quedan por fuera otras manifestaciones artísticas que también tienen lugar en la ciudad, a lo cual un lector se preguntará: ¿Ve, y este por qué pasó de la cultura del libro, a la música y el cine?

No es gratis, estimado lector. Es que al igual que nosotros, un periodista de la revista Arcadia cayó el típico yerro –no digo que de mala fe– del reportero ligero; me explico, en un artículo titulado: “El lento renacer de la cultura en Cali”, reduce ese amplísimo repertorio de cultura a literatura, y también perpetra algunas imprecisiones fatales, como aquella según la cual en Cali hay solo una editorial y una librería. Por favor, hace falta que se pasee por el parque Santa Rosa y sus alrededores. (Véase: http://www.revistaarcadia.com/libros/articulo/festivales-musica-literatura-cine-cali/44534)

Se mencionan solo algunas celebraciones que están en el tintero para demostrar que la aseveración del titular de ese artículo no corresponde a la verdad. Hace unos meses atrás quien escribe y su equipo de trabajo –Andrés Aritizábal, Juan David Patrón y Daniel Sánchez– pensaban igual, pero fue cuestión de empezar a mirar agendas distintas a las oficiales, para descubrir que lo que hay en Cali es cultura. De hecho, un reconocido escritor que lleva poco tiempo en Cali, Santiago Gamboa, se impresiona por la oferta que ofrece esta urbe.

Sí, de a poco la ciudad va retomando ese aire cultural que la rodeó hasta antes de que la mafia hiciera de las suyas.

Ahora bien, que falta por hacer, indudablemente. Si bien la FILCA fue un éxito, en términos de asistencia no se equipara a lo que pasa en Bogotá y en Medellín (y eso que la entrada fue gratis). Al público caleño le falta entender que la cultura tiene un precio, que detrás de sus hacedores hay personas que viven; a los medios oficiales les falta más difusión y presencia en estos eventos, que siguen siendo minoritarios; a los que aspiran a ser los futuros administradores del municipio, también, hasta ahora en los debates que se han realizado poco o nada se ha aludido en relación a la política cultural que merece Cali.

Y sin embargo, vamos avanzando.

Noticia positiva: la editorial independiente Caza de libros acaba de montar su sede en Cali (en Ibagué y Bogotá están hace rato); Pablo Pardo y su jauría de escritores estuvieron haciendo presencia en la FILCA. La invitación es entonces a que las plumas que no han publicado, o las que quieran hacerlo con esta editorial, se animen a llevar sus trabajos, Óscar Perdomo y Camilo Gónima los estarán esperando. En Caza de libros se publican todos los géneros, de modo que luego no se quejen.

[1] Columnas: ¿Cali: un desierto cultural? (1 Y 2) http://elpueblo.com.co/cali-un-desierto-cultural-i/http://elpueblo.com.co/cali-un-desierto-cultural-ii/

-Reportaje: ‘Literatura en Cali: ¿una ciudad que se quedó en su salsa?’:   http://periodicoelgiro.com/fila-b-4/literatura-en-cali-una-ciudad-que-se-quedo-en-su-salsa/

Comments are closed.